Obras del padre Juan de Mariana, Volumen31

Portada
M. Rivadeneyra, 1854
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 202 - ... entre sí, por tener en las ciudades, pueblos y aldeas personas a propósito para dar aviso de lo que pasaba, cosa que algunos tenían en figura de una servidumbre gravísima ya par de muerte.
Página 234 - Antiguamente tenía siete puertas; al presente doce. No se puede sitiar por todas partes por ser muy ancha y los lugares muy desiguales. Por la parte de la vega, que es lo llano de la ciudad y por do la subida es muy fácil, está fortificada con torres y baluartes. En aquella parte está la iglesia mayor, mezquita en tiempo de moros de fábrica grosera , al presente de obra muy prima , edificada en el mismo sitio.
Página 138 - ... la sueltan, no cesaba de hacer riza. ¿Qué estragos no hizo con el deseo ardiente que tenia de vengarse ? Con estas costumbres no es maravilla que cayese, sino cosa vergonzosa que por tanto tiempo se conservase.
Página 202 - Lo que sobre todo extrañaban era que los hijos pagasen por los delitos de los padres, que no se supiese ni se manifestase el que acusaba, ni le confrontasen con el reo, ni hubiese publicación de testigos; todo contrario a lo que de antiguo se acostumbraba en los otros tribunales.
Página 154 - Marco, poeta en aquella era muy señalado y de fama en la lengua limosina ó de Limoges ; su estilo y palabras groseras , la agudeza grande, el lustre de las sentencias y de la invención aventajado.
Página 54 - ... que en tal caso se acostumbran. No eran conformes los pareceres, ni todos hablaban de una misma manera. A muchos parecía cosa dura y peligrosa esperar que un infante de veinte y dos meses tuviese edad competente para encargarse del gobierno. Acordábanse de la minoridad de los reyes pasados, y de los males que por esta causa se padecieron por todo aquel tiempo.
Página 42 - ... diligencia de los interesados, que por la injuria del tiempo, ó por otro demérito suyo. Tal es la fama que corre; así lo atestiguan graves autores. Nos en los hechos y vida del rey don Pedro seguimos la opinión común, que es la sola voz de la fama, y de ordinario va mas conforme á la verdad ; y es averiguado que no menos ciega el amor que el odio los ojos del entendimiento para que no vean la luz ni refieran con sinceridad y sin pasión la verdad.
Página 234 - De dos castillos que tiene la ciudad, el más principal está entre levante y mediodía, cercado de su propia muralla y puesto sobre los demás edificios; llámase el Alhambra, que quiere decir «roja», del color que la tierra por allí tiene, y es tan grande, que parece una ciudad. Allí la casa real y monasterio de San Francisco, sepultura del Marqués Don Iñigo de Mendoza, primer alcaide y general. Las zanjas...
Página 118 - Juan de Mena con versos llorosos y elegantes ; persona en este tiempo de mucha erudición, y muy famoso por sus poesías y rimas que compuso en lengua vulgar: el metro es grosero como de aquella era , el ingenio elegante, apacible y acomodado á las orejas y gusto de aquella edad. Su sepulcro se ve hoy en Tordelaguna villa del reino de Toledo : su memoria dura y durará en España.
Página 68 - ... los jueces confirieron entre sí lo que debían sentenciar. Tuvieron los votos secretos y la gente toda suspensa con el deseo que tenían de saber en qué pararía aquel debate. Para los autos necesarios, delante la iglesia de aquel pueblo hicieron levantar un cadahalso muy ancho para que cupiesen todos, y tan alto que de todas partes se podía ver lo que hacían ; celebró la misa el obispo de Huesca, como se acostumbra en actos semejantes. Hecho esto, salieron los jueces de la iglesia, que...

Información bibliográfica