Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vantar el cerco. Hiciéronlo finalmente principio del mes de octubre. Esta retirada del campo imperial tan fuera de sazon y con tan poca reputacion fué causa que las cosas se trocasen. Los de Vicencia cobraron avilenteza, y con gente que hicieron venir de Padua tomaron las armas; y á Gaspar de Sanseverino, que con tres mil alemanes tenia por el Emperador aquella ciudad apretaron de manera, que se dieron muy vergonzosamente. La gente de venecianos asimismo no se descuidaba, antes salieron á combatir los lugares que cerca de Padua les tomara el duque de Ferrara. Entregáronse luego Este, Monsilice y Montañana. Por otra parte, acudieronáponer cerco á Ferrara con una buena armada que enviaron por el Po arriba. La gente que iba por tierra ganaron todo el Poles y Robigo, que el mismo Duque les tenia tomado. Estrecharon el cerco de Ferrara hasta tanto que con gente que vino de socorro del Papa y de Francia, el Duque y el Cardenal, su hermano, salieron al campo, y con su artillería, que plantaron en la ribera del Po, hicieron mucho daño en el armada de venecianos, tanto, que de diez y siete galeras perdieron las quince, y fueron forzados con alguna quiebra de su reputacion alzar el cerco. Antes desto el marqués de Mantua Francisco de Gonzaga á tiempo que con gente de á caballo pasaba á su ciudad fué atajado y preso por Andrea Griti. Trataban de trocalle por Bartolomé de Albiano, persona de quien hacian grande estima, si bien le cargaban comunmente que por su priesa y temeridad se perdió la jornada de Abdua. Verona andaba en balanzas, y queria asimismo entregarse á venecianos. Estaba en ella don Juan Manuel con dos mil españoles mal pagados, pequeño reparo. Acudieron soldados franceses, con cuya venida se aseguró aquella plaza. Iba por capitan desta gente el señor de Aubeni, sobrino del que se señaló tanto en la guerra de Nápoles. El gran Maestre con la fuerza del ejército francés tenia su alojamiento entre Bresa y Verona, presto para acudir adonde fuese necesario. Juan Jacobo Trivulcio estaba en Bresa. El cargo de don Juan Manuel, por instancia que él mismo hizo, se dió á cierto Luis de Biamonte, que de años atrás andaba en servicio del rey de Francia.

CAPITULO XXI.

Que el Emperador y rcy Católico se concertaron.

Despues que el conde de Lerin, condestable de Navarra falleció, tanto con mayor calor el rey Católico, al mismo tiempo que la guerra de Lombardía andaba mas encendida, hacia instancia con el rey de Navarra por don Luis de Biamonte, hijo del difunto, para que le restituyese sus estados, por ser don Luis su sobrino y viva su madre. No se pudo acabar cosa alguna con aquel Rey, si bien se alegaba que de los cargos que se hacian al difunto ninguna culpa tenia su hijo. Llegaron los de Sangüesa á desvergonzarse y hacer entrada en las fronteras de Aragon con color de apoderarse de Ul y Filera, pueblos que decian pertenecelles. Por el contrario, los aragoneses para satisfacerse rompieron por tierra de Sangüesa, y les talaron la vega hasta dar vista á la misma villa. Principios eran estos de rompimiento; pero como eran querellas particulares, no

se tenia la guerra por declarada, dado que don Luis pretendia con las armas apoderarse de su estado y recobralle. Trataban asimismo de concordarse el Emperador y rey Católico sobre lo del gobierno de Castilla, concierto que el rey Católico, aunque estaba muy arraigado en la posesion, deseaba mucho concluir por sosegar á los grandes, que todavía muchos deseaban novedades. Verdad es que no se contentaba ya conque la cláusula del testamento de la reina doña Isabel se cumpliese, antes queria conservarse en el gobierno por todos los dias de la vida de su hija la Reina, puestola razon le daba aquella tutela, al cual derecho no pre. tendió ni pudo perjudicar la Reina, su mujer; mas caso que muriese, orecia que entregaria el gobierno al Príncipe luego que cumpliese los veinte años, segun que la reina doña Isabel lo mandó y por las leyesestaba establecido. Acordaron de nombrar por jueces ár. bitros para esta concordia al rey de Francia y al cardenal de Ruan, con que pretendian ganallos y obligallos. Para concluir y capitular volvió á España Andrea del Burgo, y fué muy bien recebido. Acerca del Emperdor entendia en esto mismo el obispo de Catania. Pr medio destos dos embajadores se convinieron los príncipes en los capítulos siguientes: que el rey Católico tuviese la gobernacion perpetua de la manera que queda dicho; todavía, caso que tuviese hijo varon, se dicse seguridad que la sucesion del príncipe don Cárlos en los reinos de Castilla no se perturbaria. Sobre la manora de seguridad hobo debates; pero en fin se vino en que en tal caso de nuevo el Príncipe fuese jurado en Cortes, y en las primeras se ordenó jurase el rey Callico de gobernar aquel reino bien y como era razon. Pedia el Emperador que se acudiese al Príncipe con las rentas del principado de Astúrias, pues era suyo. El Rey decia que nunca fué costumbre que se diesen ningun príncipe de Castilla antes de ser casado; solo vino en acudille con treinta mil ducados por año, y almentar esta suma cuando se casase como pareciesejuo ticia. Pretendia el Emperador de las rentas reales se le diesen á él de contado cien mil ducados. El Rey se excusaba con que la hacienda de la corona real se lillaba adeudada en ciento y ochenta cuentos; vino, sin embargo, en que los cincuenta mil ducados que debido los florentines por la entrega de Pisa se diesen al Emperador. Demás desto, ofreció que ayudaria para lo guerra contra venecianos con trecientos hombres de armas, pagados por cuatro ó cinco meses. Acordaron asimismo que cada y cuando que el príncipe don Car los quisiese pasar á estas partes se le enviaria armado en que viniese, en que luego que llegase, partiria paro Flándes el infante don Fernando. Con esto hicieroner tre sí una nueva confederacion y liga, que pretendieron desbaratar don Juan Manuel y los otros caballeros cas" tellanos que andaban en Alemaña; pero no pudiero, ni se les dió parte, antes para excusar inconvenientes, la conclusion se remitió á la princesa Margarita, coo cuya intervencion de todo punto se concordaron aquo llas diferencias, si bien por manera de cumplimieno acordaron que se llevasen al rey de Francia para quo juntamente con el cardenal de Ruan, como jueceso bitros, las confirmasen. Acudieron á Bles, dondero sidia aquella corte, por parte del César Mercurino de Gatinara, presidente de Borgoña, y Andrea del Burgo, que hizo en lo de adelante en Francia oficio de embajador ordinario. Por parte del rey Católico intervinieron Jaime de Albion, su embajador ordinario en aquella corte, y Jerónimo de Cavanillas que le sucedió en aquel cargo. Vieron el Rey y Cardenal el tratado, y dieron su sentencia como jueces árbitros á los 12 de diciembre. Hecho esto, á los que siguieron el partido del Emperador y del Príncipe se restituyeron sus bienes patrimoniales, y don Pedro de Guevara fué puesto en libertad, segun que se capituló entre las demás condiciones de aquella concordia; ocasion con que algunos caballeros se salieron de Castilla con voz de irá servir al Príncipe; entre los demás el que mucho se señaló en esto fué don Alonso Manrique, obispo de Badajoz. En esta sazon el conde de Pitillano, general de venecianos, falleció de enfermedad en Lonigo, tierra de Vicencia. Proveyó asimismo el rey Católico que el conde de Lemos, que no acababa de sosegar y traia inteligencias en Portugal y en Flándes, entregase las fortalezas de Sarria y de Monforte al señor de Poza, gobernador á la sazon de Galicia. En lugar del conde de Ribagorza fué proveido por virey de Nápoles don Ramon de Cardona, que lo era de Sicilia, y en su lugar se dió aquel cargo de Sicilia á don Hugo de Moncada. Muchas cosas se dijeron desta mudanza de virey de Nápoles; los mas cargaban al conde de Ribagorza de poco hábil para cosa tan grande; otros decian que los Ursinos le hicieron mudar;á la verdad ¿quién podrá enfrenar las lenguas de la gente? Quién atinar los deseños y trazas de los príncipes? Sus disgustos, sus aficiones ¿quién las sabrá averiguar?

CAPITULO XXII. Que Bugia y Tripol se ganaron de los moros.

Grande deseo mostraba el rey Católico de emplear sus fuerzas contra los infieles; empresa de mayor honra y provecho que las que contra cristianos se intentaban con tanta porfía. Por esto siempre hizo instancia que, concluida la guerra contra venecianos y recobrados los estados que cada cual de los confederados pretendia, no se pasase á destruir de todo punto aquella señoría; antes era de parecerse recibiese en la liga para que con las fuerzas de todos acometiesen por mar y por tierra al Turco, comun enemigo de cristianos. Era dificultoso conformar voluntades tan diferentes y tan encontradas y juntar en uno intenciones tan contrarias. Trató con sus fuerzas y con la ayuda con que los otros principes le acudiesen de encargarse de aquella santa guerra y pasar en persona á levante. Comunicó este intento con el Papa, que venia bien en ello y se ofrecia de ayudar de su parte. El reino de Nápoles y el de Sicilia eran de gran comodidad para emprender esta conquista por la facilidad de se proveer de gente y mantenimientos. A los que con atencion miraban todos los Particulares les parecia no llevaba camino que el Rey on la edad que tenia y la poca seguridad que se podia ener en su ausencia que lo de Castilla no se alterase, to outase tan léjos destos reinos. Pareció era mas á

propósito dar calor á la conquista de Africa, que con tan buen principio tenian comenzada. El conde Pedro Navarro en el puerto de Mazalquivir tenía trece naos muy bien artilladas y armadas. Embarcóse en ellas con gente muy escogida la vuelta de Ibiza, donde con otra parte de la armada le esperaba Jerónimo Vianelo. Detuviéronse allí algunos dias por ser lo mas áspero del invierno. Publicóse que la armada iba sobre la ciudad de Bugia. Salieron de Ibiza 1.o de enero del año que se contaba de nuestra salvacion de 1510. Los principales capitanes Diego de Vera, los condes de Altamira y Santistéban del Puerto, Maldonado y dos hermanos Cabreros. La gente hasta cinco mil hombres, la artillería mucha y muy buena. Está Bugia puesta en la costa de Numidia, no muy distante de los confines de la Mauritania Cesariense. Fué antiguamente del reino de Túnez; despues de los reyes de Tremecen, que la poseyeron hasta que la recobró Abuferriz, rey de Túnez. Este la dejó á un hijo suyo, llamado Abdulhazis, con título de nuevo reino. Deste rey Moro descendia Ahdurrahamel, que era el que de presente la poseia, dado que la quitó á un sobrino suyo, por nombre Muley Abdalla, hijo de su hermano mayor, y por consiguiente legítimo rey. Su sitio es á las faldas de una alta montaña con una buena fortaleza á la parte mas alta. Ceñia la ciudad toda un muro, aunque antiguo, muy fuerte. Solia tener mas de ocho mil vecinos, y era la principal universidad de filosofía en Africa. Su territorio es mas á propósito para frutales y jardines que para sementera, por ser muy áspera la tierra y doblada. Llegó la armada á Bugia víspera de los Reyes. No pudo la gente desembarcar aquel dia por ser el viento contrario. El rey Moro por lo alto de la sierra se mostró con diez mil peones y algunas cuadrillas de á caballo. Comenzaron á bajar hácia la marina para impedir que los nuestros no saltasen en tierra; pero la artillería de la armada los hizo arredrarse y dejar libre el desembarcadero. Ordemó el Conde su gente repartida en cuatro escuadrones. Subió la sierra para pelear con los moros, mas ellos no se atrevieron á aguardar, antes se metieron en la ciudad. Los nuestros, parte por una ladera de la ciudad vieja que hallaron despoblada, otros por lo alto de la sierra con grande órden se arrimaron al muro y le escalaron en breve espacio. Dentro de la ciudad no hallaron resistencia á causa que como entraban los cristianos, el Rey y los soldados moros se salian por la otra parte. Puso esta victoria gran espanto en toda Africa, mayormente que Muley Abdalla, el legítimo rey, se soltó de la prision en que su tio le tenia, y se vino á poner en poder del Conde. Tomada la ciudad, el Conde salió al campo, y acometió á los reales de Abdurrahamel, que estaban á ocho leguas de la ciudad, y le hizo huir segunda vez con toda su gente. Con esto muchas ciudades de aquella costa á porfía se ponian en la obediencia del Rey. La primera fué Argel, mas occidental que Bugia, llamada de los moros Gezer, que significa isla,

por la que tiene delante en el mar, terror adelante de

España, rica y poderosa con los despojos de nuestras desgracias. Tras Argel, el rey de Túnez y la ciudad de Tedeliz hicieron lo mismo. Hasta el rey de Tremecen y los moros de Mostagan trataron de ponerse y se pusieron en la obediencia del Rey; tan grande era la reputacion que ganaron los nuestros. Con todos se hicieron capitulaciones, en que se les mandaba diesen libertad á todos los cristianos, y acudiesen con ciertas parias cada un año. En asentar estas cosas se detuvo algun tiempo el conde Pedro Navarro, sin descuidarse de aparejar lo necesario para pasar adelante en la conquista, en el tiempo que en la India de Portugal Alonso de Alburquerque, por comenzar con buen pié, se apoderó de la ciudad de Goa, nobilísima por ser la silla del imperio portugués en la India. Esta ciudad está en una isleta del mismo nombre que hace un rio al desaguar con su corriente en el mar. Boja cinco leguas p0co mas. Era sujeta á Zabaim Idalcan; y á la sazon tenia pequeña guarnicion por causa que su señor para otras guerras que tenia llevó de allí la gente de guerra. Dió aviso desto al Gobernador un cosario, por nombre Timoya, que andaba con catorce fustas robando por aquellos mares. Halló el Gobernador ser verdad lo que el cosario le dijo. Entró con su armada en el puerto, y sin dificultad se apoderó de la ciudad, en que entró á los 16 de febrero. Muy diversa suerte fué la de su predecesor Francisco de Almeida, que no pudo llegará Portugal á causa que antes de doblar el cabo de Buena Esperanza, como saliesen algunos de sus navíos á hacer agua y proveerse de algun refresco, se levantó cierta cuestion con los cafres, que así se llaman los naturales de la tierra. Acudió Almeida á socorrer á los suyos, y fué en la pelea muerto miserablemente. Esta notable desgracia sucedió 1.o de marzo. Tenia el rey Católico proveido por general para la conquista de Africa á don García de Toledo, hijo mayor del duque de Alba, con intento que aquella guerra se hiciese con mayor reputacion, y porque queria servirse del conde Pedro Navarro en la guerra de Italia. Detúvose algunos meses antes de partir de España. El Conde, por no perder tiempo y porque Bugia se picaba de peste y dolencias, salió á 7 de junio con ocho mil hombres la vuelta de Faviñana, que es una isleta puesta delante de Trapana, ciudad de Sicilia. Allí acudieron, como lo tenian ordenado, las galeras de Nápoles y Sicilia, que eran once por todas, sin otros muchos bajeles, de suerte que llegaba la gente á catorce mil hombres. Con toda esta armada llegaron en pocos dias á vista de Tripol, ciudad de la provincia que antiguamente se llamó Africa, mas adelante de la Numidia, sujeta á los reyes de Túnez, aunque de presente alzada con su propio señor, que llamaban jeque. La mayor parte está rodeada de mar, y por la tierra tenia una cava muy ancha llena de agua con su cerca bien torreada. Acudieron muchos alárabes y otros moros á la defensa, que entre todos llegaban á catorce mil. Desembarcó el Conde con su gente, que dividió en dos partes, la una para pelear con los moros que salieron á la marina para impedir que no saltasen en tierra; á los demás mandó combatir la ciudad. Fuera desto, por la parte del mar salieron algunos soldados y marineros con escalas para entralla por aquel lado. La pelea fué muy brava. En dos horas que duró los moros de fuera se pusieron en huida, y la ciudad por junto á la puerta que llaman de la Victoria se entró á escala vista. Un infanzon aragonés, que se de

cia Juan Ramirez, fué de los primeros que subieron en el muro. No quedó con esto rendida la ciudad, antes fué menester ganalla palmo á palmo y pelear por las calles con los moros que se defendian como gente desesperada, y que no pretendian vencer, sino dejar sus muertes vengadas. Murieron cerca de cinco mil moros, y quedó preso el jeque. De los nuestros faltaron algunos muy valientes soldados, entre ellos uno de los Cabreros, sobrinos del camarero del rey Católico, y el coronel Ruy Diaz de Porres y Cristóbal Lopez de Arriaran, que era el almirante de la armada. Dieron la ciudad á sacomano; los despojos se dieroná los que pelearon; á los que quedaron en guarda de la armada consignaron los cautivos y las mercaduríasque en la ciudad se hallaron; traza del Conde á propósito que todos quedasen contentos y ricos.

CAPITULO XXIII. De lo poco que se hacia en la guerra de Italia.

La guerra contra venecianos se llevaba adelante, aunque con poco calor; la causa, que el rey de Francia se retiró á su reino, cohradas las ciudades que le pertenecian; el Emperador se fué á Alemaña sin dejaracabada su empresa, porque todavía le quedaba por ganar lo de Treviso y del Frioli y lo de Aquileya, Padua rebelada. Verona con su comarca en poder de franceses empeñada por sesenta mil ducados con que el Francés socorrió al Emperador y á su pobreza, que era grande. Púsose condicion que se quedase con la prenda, si dentro de un año la deuda no se pagase. Acordóse que los príncipes confederados ayudasen con gente, conforme á las capitulaciones de Cambray, hasta tanto quo el Emperador quedase entregado en todo lo que le pertenecia de venecianos. Era general de los imperiales el príncipe de Analth, poca la gente y menos la repular cion, y no tenia dineros para pagalla. De parte de Francia le asistia con buen número de soldados Cárlos de Amboesa, gran maestre de Francia, con cuya ayuda se recobró por el César la ciudad de Vicencia, que serindió á voluntad y merced del vencedor. De Nápoles por órden del rey Católico acudió el duque de Termens Vincencio de Capua, persona de valor y confianza, con cuatrocientos hombres de armas, muy lucida gente, tor dos españoles escogidos de los que en aquel reino le nian. El Papa no acudió, sea por no tenerse por ob gado á pasar adelante, sea por el disgusto que tenia con el rey de Francia por el favor que daba al duque de Ferrara, su enemigo, en que muy declarado se mostroba. Llegó el negocio á término que el Papa dió la absolucion de las censuras en que venecianos incurrieran, y se confederó con ellos, ca no queria que aquella nobilísima república se acabase de destruir, cosa en que se conformaba el rey Católico; además que se pretenlo valer de sus fuerzas para despojar de su estado al duque de Ferrara, con quien estaba muy indignado, tanto, que le hizo citar, y en rebeldía le condenó por senleo cia fuese privado de aquel feudo; razones ¿cuándo los príncipes faltaron para ejecutar su saña? El prior cipio destos disgustos fué la sal que el Duque hacia o

Comaquio en perjuicio de la que se beneficiaba en 0 o via, tierra del Papa, y las imposiciones que de nuevo hacia cobrar de las mercadurías que por el Po se llevabaná Venecia. Desto tuvo el Francés tanto sentimiento, que mandó embargar y secrestar todas las rentas de los cardenales franceses y de los curiales de su señorío, y les mandó salir de Roma y que viniesen á residir en sus iglesias. Iban en aumento estos disgustos por cuanto el Papa por una parte intentó con favor de las galeras de venecianos hacer que el comun de Génova, en que tenia mano por ser natural de Saona, se levantase contra el gobierno de Francia. Envió con las galeras á Octaviano de Campofregoso y otros forajidos de aquel estado; y á Marco Antonio Colona dió órden que de Luca, donde asistia, se acercase á Génova con gente de ápié y de á caballo. No se hizo efecto por no estar las cosas sazonadas. Por otra parte, alcanzó de venecianos que pusiesen en libertad al marqués de Mantua, de cuya persona pretendia servirse en la guerra contra Francia, á tal que para seguridad le entregase á su hijo. Dióse libertad al Marqués á los 14 de julio. Asimismo acometió las tierras del duque de Ferrara, y pretendia apoderarse de la misma ciudad, y como las demás restituilla á la Iglesia por ser aquel estado feudo suyo, sin tener respeto al rey de Francia, en cuya proteccion estaba, y el mismo Duque ocupado en su servicio. Nombró por general de la Iglesia para esta guerra al duque de Urbino. Tuvieron las gentes del Papa tomadas todas las tierras del ducado de Ferrara, que están en la Romaña de la otra parte del Po; acudió un capitan francés, llamado Chatillon, con trecientas lanzas á los 29 del mes de julio. La gente del Papa, alzado el cerco que tenian sobre Lugo con la nueva del socorro, se retiró álmola. Recobró el de Ferrara lo perdido; pero la gente del Papa en breve lo tornó luego á ganar, y aun el cardemal de Pavía, por trato que tuvo con algunos ciudadanos de Módena, se apoderó de aquella ciudad por el Papa. Corria el mismo peligro Regio. Metió dentro el Duque gente, y monsieur de Chamonte envió para su defensa docientas lanzas. El duque de Urbino, que se lallaba á la sazon en Boloña, pretendia fortificar aquela ciudad, ca se temia acudiria sobre ella el campo francés. Asimismo el Papa por medio del Obispo sedunense, que era suizo de nacion, y para mas obligalle le dió intencion del capelo, levantó hasta en número de doce mil de aquella gente, los ocho mil á su sueldo, y el resto al de la señoría de Venecia, todo con intento de hacer la guerra en el ducado de Milan y poner en aquel estado á Maximiliano Esforcia, que andaba despojado en la corte del Emperador. Todos pensamientos, si bien uas altos que sus fuerzas, muy conformes á su natural, desuyo muy desasosegado y brioso, como lo mostró en loda la vida pasada, porque en el pontificado del papa Sisto, su tio, nunca entendió sino en sembrar discordias, y en el del papa Inocencio se dijo fué la causa que los barones del reino tomasen las armas contra su Rey; y en tiempo de Alejandro fué el principal caudillo para fuer los franceses en Italia; de suerte que nunca supo oir en paz y siempre procuró contienda. Los intentos el Papa forzaron al gran maestre de Francia áretiraro con su campo la via de Milan para guardar aquel eso acudi, si fuese necesario, á lo de Génova. Ver

dades que publicabaretirarse de aquella guerra á causa que el Emperador estaba ausente, y que sin él no se podia hacer efecto de momento, tanto mas, que los venecianos se reforzaban cada dia con gente que les acudia de la Romaña y de otras partes. Todavía quedó Juan Jacobo Trivulcio con buen golpe de gente de armas, porque sin ella lo demás del ejército imperial apenas pudieran ser señores del campo. Llegó á tanto grado esta mengua, que los alemanes acordaron de sacar de Vicencia su artillería y municiones y pasallas áVerona, por ser aquella ciudad y castillo muy flacos y no tener ellos fuerzas bastantes para tenerse. Por este tiempo la duquesa de Terranova se detenia todavía en Génova; y como el Papa continuaba en hacer instancia que su marido el Gran Capitan fuese á serville, los franceses se recelaron de su estada allí. Por esto proveyó su marido que á la hora se partiese para España, donde los de Fuente-Rabía y los de Hondaya, pueblo de la Guiena, tenian contienda sobre á cuál de las partes pertenecia el rio Vidasoa, con que parten término España y Francia. Llegaron diversas veces á las manos, y el pleito á términos, que se nombraron jueces por los reyes, los cuales acordaron que cada cual de las partes quedase con la ribera que caia hácia su territorio, y el rio fuese comun. Solo se vedó á los franceses tener allí y usar de bajeles con quilla, es á saber, grandes, con que finalmente se sosegaron.

CAPITULO XXIV.

Que el Papa dió la investidura del reino de Nápoles al rey Católico.

Tenia el rey Católico convocadas Cortes generales de Aragon, Valencia y Cataluña para la villa de Monzon y para los 20 de abril, con intencion que aquellos sus reinos le hiciesen algun servicio para proseguir la guerra de Africa, que era de su conquista. Salió de Madrid la primavera para hallarse al tiempo aplazado. Quedó en aquella villa el infante don Fernando, y en su compañía el cardenal Arzobispo y los del Consejo real. Llevó consigo al duque de Medina Sidonia y don Pedro Giron, ca les tenia dado perdon, dado que se retuvo las fortalezas de Sanlúcar, Niebla y Huelva. Iban otrosí en su compañía el Condestable, el marqués de Priego y el conde de . Ureña. Llegó á Zaragoza, y dende pasó áMonzon. Concurrió mucha gente por ser las primeras Cortes generales que tenia despues que reinaba, como antes fuesen particulares de cada uno de aquellos tres estados pertenecientes á la corona de Aragon. Ocupábase el Rey en esto, y no se descuidaba en acudirá la conquista de Africa y á la guerra de Italia; mas particularmente hacia grande instancia con el rey de Francia para que se reformase aquella condicion que capitularon tocante á la sucesion en el reino de Nápoles, caso que la reina doña Germana no tuviese hijos. No daba el Francés oidos ni lugar á esta demanda, con la esperanza que siempre tuvo de recobrar aquel estado por el camino que pudiese, en especial que á esta sazon falleció el cardenal de Ruan, que estuvo siempre muy apoderado de la voluntad de aquel Rey, y no terciaba mal en las cosas que tocaban al bien comun y se enderezaban á la paz. Tenia este negocio puesto en mucho cuidado al

rey Católico por lo que importaba; acordó de valerse del Papa y ayudarse de la enemistad que tenia con el rey de Francia para alcanzar la investidura de aquel reino. Al Papa al principio se le hizo de mal concedella; despues, como se vió embarazado en negocios tan graves, por valerse de la ayuda de España, acordó de dar la investidura de la manera y tan amplamente como se pudiera pintar. Habia el papa Alejandro concedido al rey de Francia la investidura de la parte de aquel reino, como queda dicho, con el título de rey de Nápoles y de Jerusalem. Era dificultoso despojalle de aquel derecho, mayormente sin oille. Acordó declarar que el Francés perdió la investidura por no acudir, como no acudió en tantos años, con el reconocimiento que debia, y mas porque enajenó aquel feudo cuando se concertó con el rey Católico, sin consentimiento del Pontífice, señor directo de aquel estado. Con esto le concedió la investidura de todo aquel reino para sí y para sus sucesores; y señalóse que pagase cada un año la fiesta de San Pedro y San Pablo ocho mil onzas de oro, y cada trienio un palafren blanco. Demás desto, por una vez debia dar cincuenta mil ducados, y lo mismo contasen sus sucesores cada y cuando que se les diese la investidura; que eran todas las mismas condiciones que se impusieron al rey Cárlos el Primero cuando se le dió la investidura. Esto se concedió por el Papa y colegio de cardenales por principio del mes de julio. Poco despues, á 7 del mes de agosto, el Papa hizo relajacion del censo y de los cincuenta mil ducados, y se contentó con que cada un año le presentasen un palafren blanco decentemente adornado y le sirviesen con trecientas lanzas cada y cuando que se hiciese guerra en el estado de la Iglesia; que era una de las condiciones de la investidura, de que no quiso el Papa alzar mano por servirse dellas para la empresa de Ferrara. Despues, en tiempo del papa Leon X, se impuso un censo de siete mil ducados cada un año por la licencia que dió al emperador don Cárlos para que juntamente con el Imperio pudiese tener aquel reino contra lo que tenian de tiempo antiguo capitulado con las casas de Anjou y de Aragon. Mostró gran sentimiento el rey de Francia por esta concesion, y sobre ello su embajador el obispo de Rius hizo grande negociacion, y formó grandes quejas acerca del rey Católico á tiempo que las Cortes de Monzon se continuaban. En ellas, á los 13 de agosto, se acordó que sirviesen para la guerra de Africa con quinientos mil escudos, que fué un servicio muy grande, considerado el tiempo y la libertad de aquellas provincias; pero era muy encendido el deseo de todos que aquella conquista se prosiguiese, que se aumentó con las nuevas que entonces llegaron de la toma de Tripol. Demás desto, por si otras ocupaciones forzasen al Rey de ausentarse antes de concluir las Cortes, habilitaron á la reina doña Germana para presidir en ellas, y aun si fuese necesario, convocallas de nuevo, á tal que fuese proveida por teniente general de aquellos reinos y principado. Decretóse otrosí que se extinguiese en aquellos reinos la hermandad que se instituyó los años pasados. Asistieron á estas Cortes, como era costumbre, el vicecanciller Antonio Augustin y Juan de la Nuza, justicia de Aragon. Los embajadores que se hallaron en Monzon,

los señores de Castilla y de Nápoles y Sicilia fueron en gran número; y muchos mas los que tenian voto en Cortes de los tres brazos. En el eclesiástico tenia el primer lugar don Alonso de Aragon, arzobispo de Zaragoza; entre los ricoshombres se asentaban los primeros los condes de Belchit y de Aranda; entre los infantes, don Miguel de Gurrea y don Miguel Perez de Almazan. Sin estos, asistieron los procuradores de los reinos de Aragon y Valencia y de todas las ciudades y villas que suelen acudir y tienen en Cortes voto y lugar.

CAPITULO XXV. Que don García de Toledo fué muerto en los Gelves.

Aprestóse en la ciudad de Málaga una armada en que partiese don García de Toledo con gente á la conquista de Africa. Solicitaba el rey Católico su ida; mas entretúvose por causa de estar Bugía inficionada de peste. Hízose á la vela con siete mil hombres ya que los calores del verano iban adelante. Aportó á Bugia; para guarda de aquella ciudad dejó parte de su armada con tres mil hombres. Diego de Vera al tanto, dejado órden en las cosas de Bugia, siguió la armada, y juntos llegaron al puerto de Tripol con diez y seis velas en coyuntura que el conde Pedro Navarro tenia embarca. da su gente, que eran mas de ocho mil hombres, con resolucion de ir sobre los Gelves, que es la mayor y mas importante isla que hay en la costa de Africa, mas occidental que Tripol, en distancia como de cien leguas. Es muy llana y arenosa, cubierta de bosques de palinas y de olivos, tan allegada á tierra firme, que por um parte se pasa de una á otra por una puente. Boja mas de diez y seis millas; tiene falta de agua; no hay en ella pueblos, sino caserías, y á la marina un castillo, estancia del señor. Solia ser del rey de Túnez, mas etonces tenia su propio jeque, á quien obedecian. Par. tieron de Tripol con toda brevedad; llegaron á los Ge. ves un miércoles, 28 de agosto, dia de San Agustin. Desembarcó la gente sin hallar impedimento ni contraste entre la isla y tierra firme, en un lugar que llaman la Puente Quebrada. Ordenaron de toda la genle siete escuadrones. Quiso don García, sin embargo que era general, ir delante de todos con los caballeros que llevaba en su compañía; quién dice con voluntad acuerdo del conde Pedro Navarro, quién afirma que pesar suyo. El jeque tenia hasta ciento y cincuenta de á caballo y dos mil de ápié, gente mal armada y tan medrosa, que ofrecieron partidos muy aventajados por no venir á las manos. Era pasado medio dia cuando nuestros escuadrones comenzaron á marchar. El calor fué tan excesivo y el polvo de los arenales tan grande, que todo parecia echar de sí llamas. Apenas caminaron dos leguas cuando algunos de pura sed se caian mueo tos, y todos la padecian extrema. Llegó el primero cuadron á unos palmares, donde por entender queo to á unas casas caidas habia ciertos pozos, la gente todo se desordenó por beber; aquí descubrieron los moro, que, advertidos del aprieto de nuestra gente, se fuero para ellos. Apeóse don García y algunos otros que iban ácaballo. Decíanle algunos que se retirase. «Adelao, dijo él, caballeros; ¿somos llegados aquí para volver

« AnteriorContinuar »