Imágenes de páginas
PDF
EPUB

HISTORIA DE ESPAÑA.

condes de Montagudo y Ribagorza, el alcaide de los Donceles. Acordaron los franceses dejar el cerco y volverse á Francia por el puerto de Maya. Levantaron sus reales postrero de noviembre; siguiéronlos el condestable de Navarra y el coronel Cristóbal de Villalva. Matáronles alguna gente, y tomáronles trece piezas de artillería. Con esto se remató aquella guerra, que fué muy reñida. Los agramonteses acabaron de entregar todas las fuerzas que quedaban en su poder. La ciudad de Pamplona se reparó con todo cuidado, y aun se señaló lugar en que para su defensa se levantase un castillo. Quedó nombrado por virey el alcaide de los Donceles, al cual se dió título entonces de marqués de Comares. Entre tanto que venia á tomar el cargo, dejó el duque de Alba para el gobierno á su hijo don Pedro de Toledo, marqués de Villafranca, que se halló con los demás en aquel cerco, y fué adelante muchos años virey de Nápoles, persona en valor y prudencia muy señalada.

CAPITULO XVI. El Virey ganó la ciudad de Bresa.

El virey don Ramon de Cardona, concluida con tanta prosperidad la guerra de Toscana y asentadas las cosas de Florencia muy á su gusto, revolvió con su campo la via de Lombardía. En Módena, que se tenia por el Emperador, se juntaron con él el de Gursa, don Pedro de Urrea y Andrea del Burgo para consultar lo que se debia hacer. La ciudad de Bresa que todavía se tenia por Francia, la sitiaban venecianos con esperanza de apoderarse della. El Emperador la queria para sí; los suizos porfiaban que se diese al duque Maximiliano Esforcia, cuya defensa tomaran. Por evitarlos inconvenientes que desta discordia podrian resultar, acordaron en aquella junta que el Virey entrase de por medio y la tomase por la liga para dalla á quien de derecho pertenecia. Quedóse el de Gursa en Módena; don Pedro de Urrea y Andrea del Burgo fueron á Roma para entender del Papa su voluntad y persuadille acudiese con el dinero que concertó para la paga de la gente de la liga que de meses atrás no se pagaba. El Papa no venia en ello; excusábase con que desde que se dió la batalla de Ravena espiró aquella obligacion y paga; todavía daba intencion de proveer de dinero, si dejada la empresa de Lombardía, el Virey revolviese sobre Ferrara, de la cual en todas maneras pretendia apoderarse. Con este intento el duque de Urbino era salido en campaña, y tenia dos mil suizos en Luco y Bañacabalo; poca gente para aquella empresa, sino era ayudado, mayormente que por no pagalla la mas se despidió brevemente. Daban don Pedro de Urrea y su compañero al Papa buenas palabras sin concluir nada; acordó de enviar á Bernardo de Bibiena, que fué adelante cardenal, para que avisase al Virey de su voluntad. Llegóá la sazon á Módena el marqués de Pescara, libre por rescate de la prision en que franceses le tenian. Diéronle cargo de la compañía de hombres de armas de Gaspar de Pomar, que mataron en Milan en cierto ruido, y era la mejor gente que á la sazon de españoles se hallaba. Partió el Virey para la Mirandula 1.o de octubre, al mismo tiempo que la guerra de Navarra andaba

363 mas encendida; pasó el Po por Ostia. Halláronse al pasar mas de nueve mil infantes, y por su general el marqués de la Padula. Venia Próspero Colona con pasados de cuatrocientos hombres de armas y mil infantes para juntarse con el Virey. Procuró el Papa impedille el paso por las tierras de la Iglesia, mas no salió con ello. Pretendió asimismo por medio del Cardenal seduuense que los suizos no dejasen entrar al Virey en Lombardía. Decia que los españoles se querian hacer señores de Italia; ¿qué prestaria echar los franceses y quedar en su lugar los españoles, gente pobre y mas mala de sujetar? Llegó el campo á Verona, do esperaba Rocandulfo, capitan del Emperador, con dos mil alemanes y cuatrocientos caballos ligeros. Tenia á punto la artillería, que eran seis cañones, una culebrina, veinte piezas de campo. Partieron todos la via de Bresa. Monsieur de Aubeni, apretado del cerco de venecianos y del miedo del nuevo ejército que venia, alzó en aquella ciudad banderas por el Emperador. En esta sazon llegó Bernardo de Bibiena al campo. Dió al Virey el recado que le traia. Respondió él á esta embajada con palabras comedidas que holgara ser avisado antes de pasar el Po para obedecer aquel mandato; que ya tenia la empresa tan declarada y adelante, que sin hacer falta á la reputacion no se podia volver atrás; que acabada, se haria como era razon todo lo que á su Santidad pluguiese. Partieron de Verona los de la liga; de camino rindieron la villa de Pesquera y su fortaleza, que se tenian por Francia. Antes que llegasen á Bresa, envió el Virey á hacer sus cumplimientos con la señoría y con Pablo Ballon, que tenian por general en aquel cerco. Decia que como general de la liga venia á cumplir con su obligacion, y pues iba para este efecto y en servicio de la liga y queria dará cada cual lo que era suyo, diesen órden como sus gentes se juntasen con él. Los intentos eran muy diferentes, y así no se podian concordar. Llegó nuestro campo á ocho millas de aquella ciudad cuando movieron los franceses pláticas de concierto. Acordaron que el señor de Aubeni con su gente, que eran cuatrocientas lanzas y dos mil infantes, con sus armas, caballos y bienes se fuesen donde por bien tuviesen, á tal que no se recogiesen al castillo de Milan ni otros lugares que se tenian por Francia; honrado asiento para tener sobre sí dos campos. El de Gursa fué el todo para que se les concediese. Con las mismas condiciones se obligaron los del castillo de entregar aquella fuerza con la artillería y municiones, si dentro de veinte y un dias no fuesen socorridos bastantemente. El mismo dia que se concluyó este asiento, que fué á los 25 de octubre, se hizo alarde de la gente de armas y de la infantería española en Castanetola, que está junto á Bresa. Halláronse mas de ocho mil infantes con los que llegaron á esta sazon en compañía de Próspero Colona. Quedó en el gobierno de aquella ciudad el comendador Solís con hasta mil soldados que parecieron bastantes para su defensa; lo demás del campo acudió sobre el castillo de Bérgamo, que la ciudad ya estaba rendida. De Nápoles partió el almirante Vilamarin con siete galeras para juntarse con las del Papa, que esperaban en Civitavieja, é ir á Génova y poner cerco sobre el castillo de la Lanterna, que se tenia por Francia. Hallaron en aquel puerto otras tres galeras de la señoría de Venecia, enviadas para el mismo efecto. Tenia el duque de Génova otras cuatro galeras, pero muy faltas de gente y de artillería; todo procedia flojamente; por esto el cerco iba á la larga. Los franceses tenian en Marsella solas seis galeras y un galeon; armada pequeña. Los cardenales scismáticos en Leon de Francia continuaban su concilio; ofrecian á los príncipes grandes partidos como si en su mano lo tuvieran todo. El virey de Sicilia don Hugo de Moncada con una buena armada que juntó pasó á la ciudad de Tripol para dar órden en la fortificacion de los castillos y dejar en buena defensa aquella ciudad por lo que importaba para proseguir la conquista de Berbería. El duque de Urbino se hallaba en la Romaña entre lo de Ravena y Boloña con quinientos hombres de armas y mil suizos. La gente italiana, que tenia en mayor número, cada dia se desmandaba; la tierra y los naturales eran robados, sin que se hiciese efecto de alguna consideracion.

CAPITULO XVII. Que Maximiliano Esforcia entró en Milan.

Entretúvose Maximiliano Esforcia algunos meses en Trento y en el Veronés. Esperaba que los franceses acabasen de salir de aquel su estado, en especial procuraba se ganasen los castillos de Milan y de Cremona, que se tenian por Francia. Pretendia otros que los milaneses contentasen á los suizos, los cuales, dado que se mostraban mucho de su parte y no venian en que se desmembrase parte alguna de aquel ducado, sino que se le diese lo de Placencia y Parma, que tenia el Papa, y lo de Aste, que pretendia, y lo de Cremona y Geradada, que se dió los años pasados á venecianos; todavía querian tener parte en la presa. Concertaron los milaneses de dalles en dos años ciento y cincuenta mil ducados, y perpetuamente por año cuarenta mil. Para seguridad de la paga ofrecieron que tuviesen en su poder tres fortalezas de aquel ducado. Las voluntades de los príncipes no iban conformes, y las trazas eran contrarias. El Emperador quisiera mas lo de Milan para uno de sus nietos; no se aseguraba empero de podello sustentar contra el poder de Francia y de toda Italia, que deseaban se pusiese señor propio y natural en aquel estado. Llegó este deseo comunátérmino, que el obispo de Lodi, hijo bastardo del duque Galeazo, se puso en la fantasía de hacerse duque de Milan. No le desayudaba el Cardenal sedunense para esto por conservarse en el gobierno que de aquel estado tenia y en nombre ajeno mandallo todo. Persuadíase que cuanto el Duque fuese mas flaco, tanto tendria mayor necesidad de su ayuda; ni al Papa le desplacia en lo secreto aquella traza, por no asegurarse del duque Maximiliano, que vemia muy prendado del Emperador y rey Católico. Por cortar todas estas tramas despues que se acabó lo de Bresa, se dió órden en la ida de Maximiliano Esforcia á Milan. Entró en aquella ciudad á los 29 de diciembre, principio del año 1513. Acompañáronle el Cardenal sedunense, el virey de Nápoles, el de Gursa y don Pedro de Urrea. Fué recebido con toda la majestad y muestra de alegría con que se solian recebir los duques pasa

dos. Los embajadores de los suizos le presentaron las llaves de la ciudad con grande ceremonia. Concluidas las fiestas, se trató de allanar lo que quedaba por Francia. El marqués de la Padula fué con la infantería española contra Trezo, castillo muy fuerte á la ribera del rio Abdua, y le rindió en pocos dias; el de Novara, que era mas importante, se entregó á la gente del Duque, Tratábase de concluir las paces entre el Emperador y venecianos; y por cuanto la tregua asentada espiraba por todo el mes de enero, concertó el conde de Cariati que se prorogase por todo febrero y despues hasta en fin de marzo. El de Gursa venía en las condiciones que le ofrecia el Papa el año pasado de parte de venecianos; pero ellos no aceptaban ningun partido si no les daban á Verona. Pareció seria necesario hacelles la guerra con las fuerzas del Emperador, de España y de Milan, sin hacer mencion de los suizos, por tener entendido en breve se concertarian con Francia por medio de monsieur de la Tramulla, que fué enviado para este efecto; principio de nuevas revoluciones. Pretendia el Virey que ante todas cosas se asegurasen del estado de Milan, en que á los franceses quedaba la mayor parte; y Trivulcio tenia juntos cinco mil infantes para volverá aquella empresa, y cada dia se le juntaban mas. Por esto puso á Próspero Colona en Aste con buen número degente para atajará los franceses el paso. El rey Caló. lico quiso valerse de Inglaterra para enfrenar el poderde Francia; y visto por lo que pasó el año pasado, que los ingleses no hacian buena mezcla con otra gente, por ser tal su condicion que mal se concierta con nadie, hacia instancia con aquel Rey que por la parte de Calés acometiese lo de Normandía, y él ofrecia con su gente tomar la empresa de Guiena para entregalla al Inglés luego que fuese ganada; partido honroso y provechoso, si se cumpliera; así lo entendia aquel Rey. Con este intento aprestó una armada de cincuenta naves, en que pensaba pasará Francia nueve mil infantes, gente bien armada y lucida, y aun hacia instancia con el rey Católico le enviase otras cincuenta naves desde España para ayudarse dellas en aquella guerra. No era fácil cosa acudirá tantas partes, porque demás de ser las empresas muy graves, el rey Católico andaba enfermo y la Andalucía alborotada. La ocasion de la dolencia fué cierta bebida extravagante que le hizo darla Reina en Medina del Campo por el deseo que tenia de concebir; así lo refieren el doctor Carvajal en sus Memorias y Pedro Mártir como cosa que se tenia por averiguada. Lo que resultó fué que se debilitó el Rey de manera, que ninguna cosa apetecia sino andarse por los bosques. Aumentábase el mal de cada dia mas con desmayos ordinarios y muestras de hidropesia. La Ao dalucía se alteró por la muerte de don Enrique, duquo de Medina Sidonia. Tenia una hermana de padre y ma"

dre, por nombre doña Mencía, casada con don Pedro

Giron, y un hermano de padre, que se llamaba don

Alonso Perez de Guzman. Nombró en su testamento

por sucesora en el estado á su hermana, afirmando quo

el segundo matrimonio de su padre no fué válido. Coo

este fundamento tanflaco pretendió don Pedro Girono"

mar posesion de aquel rico estado, y se apoderó de M6

dina Sidonia. Doña Leonor de Zúñiga, madrastradeo

Enrique y de doña Mencia, hacia las partes de su hijo, que demás de ser justificadas ájuicio de todos, le ayu

daba el favor del Rey, que pretendia casar al nuevo he

redero con doña Ana de Aragon, hija del arzobispo de Zaragoza. Llegaron las cosas á término de guerra, á causa que cada cual de los pretensores tenia sus valedores, y les acudian señores y caballeros sus aliados. Don Pedro era un caballero muy brioso y que estuvo á punto de aventurallo todo; todavía prevaleció la razon, y el estado quedó por el hermano del difunto. En Bugia estaba por capitan Gonzalo Mariño, y en Oran Martin de Argote, como teniente del marqués de Comares. Sucedieron con los moros algunas revueltas, en que no se hizo cosa de momento, mas de que Muley Abdala con gente que traia consigo llegó á dar vista á Bugia y quemó el arrabal de aquella ciudad; el daño fué grande, no quedó en pié sino una torre, en que se recogieron los judíos. La causa deste desman fué el mal órden de Gonzalo Mariño, por romper el primero los capítulos de la paz que con los moros tenia puesta; que fué causa de removelle de aquel cargo, y en su lugar fué proveido por capitan don Ramon Carroz.

CAPITULO XVIII. De la muerte del papa Julio.

Traia asimismo el papa Julio muy quebrada la salud. Su flaqueza y cuidados le acarreaban diversas enfermedades; divulgóse que de aquella no escaparia y que no podria vivir muchos dias. Teníase gran recelo que los cardenales scismáticos con su muerte no intentasen alguna novedad, por lo menos quisiesen hallarse en el conclave. Dióse aviso al duque de Milan, á Florencia, Sena y Luca que mandasen guardar los pasos. Falleció el Papa á los 20 de febrero. Alteróse el pueblo romano, como suele, en las vacantes, y mas entonces por quedar comunmente todos resabiados del gobierno pasado y muy encontrados los coloneses, aborrecidos el Papa y los Ursinos, sus allegados. Saquearon el monasterio de San Pablo, que es de monjes benitos, y hicieron otros insultos. Ayudó mucho la industria y autoridad del embajador Jerónimo Vic para que se sosegasen. Entraron los cardenales en conclave á los 4 de marzo, habiendo primero enviado á su padre el hijo del marqués de Mantua, que estaba en rehenes, y á los 11 de conformidad de casi todos, salió elegido el cardenal Juan de Médicis, que se llamó Leon X. Declaróse el mismo dia que queria perseverar en la liga y hacer que el Emperador y el Inglés entrasen en ella. Los cardenales Carvajal y Sanseverino, que se entretenian en Leon con menos reputacion que nunca, acordaron de pasará Italia y hallarse en el conclave. Favorecíalos Próspero Colona, que asimismo pretendía ir á Roma, y ofrecia sacarpontífice de su mano; el Virey empero no le dejó ir por recelo con su ida no se alborotase Roma y se quitase la libertad al conclave. Aportaron los dos cardenales con un galeon á Liorna. Por las guardas que tenian puestas yá la mira fueron detenidos y llevados á Pisa. Dió aviso luego al Papa Julio de Médicis, su primo; mandó llevallos á Viterbo, y de allí á Civita Castellana, "loo tenia un muy buen castillo, hasta que su causa se

determinase. Hizo Julio de Médicis mucha honra á estos cardenales y al señor de Solier, que venia con ellos por embajador del rey de Francia. Por medio dellos se declaró por servidor de aquel Príncipe, que fué principio de mayores males y daños. Con la vacante del Pontificado y con la sombra del Virey tuvo el nuevo Duque comodidad de apoderarse de Placencia y procurar de hacer lo mismo de Parma. Acudió el Virey á aquella parte con su campo por estar receloso del poder de Francia, que se juntaba en daño de Milan, y por entonces no era sazon de comenzar la guerra contra venecianos. La falta de dinero para la gente era grande, y no se hallaba camino para socorrerse en aquella necesidad, mayormente que se continuaba la plática de asentar las paces entre el Emperador y venecianos, y para concluir eran idos á Alemaña, primero el cardenal de Gursa, y despues don Pedro de Urrea y el conde de Cariati. No se conformaban en las condiciones de la paz porque el César queria quedarse con Bresa y Verona; los venecianos pretendian recobrar todo su estado como le tenian antes de la guerra. Entró de por medio el rey de Francia y concertóse con aquella señoría; terció Andrea Griti en favor del Francés, ya puesto en libertad, y tambien Bartolomé de Albiano. Las condiciones fueron: que aquella señoría quedase con todo el estado que antes tenia, excepto Cremona y Geradada, quo fuesen del rey de Francia, y se volviesen á incorporar en el ducado de Milan. Obligábanse para recobraraquel ducado y las tierras de venecianos que la señoría acudiria con mil lanzas y con seis mil infantes, y por su capitan Bartolomé de Albiano, y el Rey con mil y docientas lanzas y doce mil infantes, y por capitan general de la infantería nombró á Roberto de la Marcha, y por lugarteniente de general al señor de la Tramulla, y en su compañía Juan Jacobo Trivulcio. Luego que se publicó esta avenencia, Trivulcio con la gente italiana que tenia alistada por el rey de Francia se puso dentro de la ciudad de Aste. Bartolomé de Albiano acudió al ejército de la señoría para acometer á Verona ópasar á juntarse con los franceses. Esta novedad junto con la ausencia del Virey causó tan grande mudanza, que los mas pueblos de Lombardíase declararon contra el duque Maximiliano. Cuán grandes son los vaivenes desta vida Apenas era entrado en posesion de aquel estado, cuando todo se le volvia al revés; así sucede á los desgraciados. La causa por que el rey de Francia so apresuró en concluir esta confederacion fué tener muy adelante otro tratado, que se comenzó los meses pasados á persuasion del cardenal don Bernardino de Carvajal, esá saber, de asentar treguas con el rey Católico para sobreseer de todo auto de guerra desta parte de los Alpes. Venia muy á cuento á estos dos reyes esto concierto, al Católico para asegurarse en la posesion de Navarra, al Francés para recobrar lo de Milan, ca de los interesados el rey de Navarra y el duque Maximiliano poco caso se hacia; propia condicion de poderosos para con los que poco pueden. Para concertar esta tregua enviaron á Francia los meses pasados ádon Jaime de Conchillos, obispo de Catania, y á la sazon electo de Lérida. Pasó de Fuente-Rabía á Bayona para verse con Odeto de Fox, señor de Lautreque, que era capitan general de Guiena. Trataron con poderes que de sus reyes mostraron de concertarse mediado el mes de marzo. Quedaron desconformes. Juntáronse segunda vez en el castillo de Ortuvia, que está en el término de Francia, dos leguas de Fuente-Rabia. Allí concertaron, 1.° de abril, que la tregua entre el rey don Fernando y sus confederados, el rey de Inglaterra y el príncipe don Cárlos, y el Francés con el rey de Escocia y duque de Güeldres durase por espacio de un año, á contar desde aquel dia; que en este tiempo hobiese comercio de un reino á otro desta parte de los Alpes por donde se sobreseia de las armas. El rey don Juan de Navarra quedó excluido deste concierto, que era como entregalle á su enemigo para que con sus agudas uñas hiciese en él presa. Cuanto al Emperador y rey de Inglaterra, se puso por condicion que si dentro de dos meses no firmasen las treguas, fuesen excluidos della, como lo quedaron. Sintióse mucho el Emperador deste concierto, tanto mas, que se hizo sin dalle parte, como fuera razon. Decia ¿qué manera era aquella de querer correr la misma fortuna con él como siempre el rey Católico lo publicaba? Que con esta tregua en ocho dias el Francés se haria señor de Milan, y con la ayuda de las potencias de Italia, que luego se le allegarian como á vencedor, se haria señor del reino de Nápoles y de todo lo al de aquellas partes; con que revolveria sobre los dos, que eran sus verdaderos enemigos y se vengaria dellos á toda su voluntad. Lo que sobre todo encarecia era que por consejo y traza del cardenal Carvajal, que en tantas maneras habia deservido, se hobiese tomado aquel camino. A la verdad la traza fué muy aguda y como del ingenio de aquel Prelado. Mas era muy claro que si esto se llevaba adelante, se perderian todas las ciudades que en Lombardía se tenian por el Imperio, que era el mayor sentimiento que en este caso el César tenia, si bien alegaba otras razones y agravios.

CAPITULO XIX. De la guerra de Navarra.

Antes que se asentase la tregua con Francia, monsieur de Lautreque en Bayona ponia en órden la gente de guerra que tenia, y juntaba otra de nuevo, y fundia artillería con intento, á lo que se entendia, de dar al improviso sobre San Juan de Pié de Puerto, que no era plaza muy fuerte; la cual ganada, pensaba por aquel paso subir los puertos y meterse dentro de Navarra. Con este recelo el marqués de Comares envió á Valderroncal algunas personas para asegurarse de aquella gente, que andaba muy recatada, y no se tenia bastante confianza que no diesen paso por sus tierras al campo francés. Proveyó asimismo la gente de ápié y de á caballo que pedia Diego de Vera para defender aquella villa. No se pasó mas adelante á causa de la tregua que se asentó, como queda dicho; con que los nuestros tuvieron comodidad, no solo de mantenerse en lo que poseian, sino de pasar adelante en su conquista, si bien el rey don Juan tenia juntos hasta cinco mil hombres para hacer el daño que pudiese, y aun hizo sus requerimientos al obispo de Zamora para que volviese á la prision; mas el rey Católico declaró estar libre de la

palabra que dió, lo uno por ser preso de mala guerra, pues iba como embajador y en servicio de la Sede Apostólica, lo otro por la muerte del de Longavila, á quien él se obligó personalmente. Por otra parte, el ma. riscal de Navarra, que se llamaba tambien marqués de Cortes, rompió por las fronteras de Guipúzcoa con otros dos mil hombres; pero la gente de la tierra por órden de don Luis de la Cueva, que guardaba áFuente-Rabía por su padre, le hicieron resistencia. Acogíase esta gente al castillo de Maya, que era muy fuerte, puesto en tierra devascos, por do se pasa á Guiena. Tuvo aviso el señor de Ursua, servidor del rey Católico, que el Alcaide es. taba ausente; acudió sobre el castillo con gente, mas como era poca y el Alcaide á la sazon sobrevino, no pudo salir con la empresa. Proveyó el marqués de Comares que Diego de Vera y Lope Sanchez de Valenzuela, que envió de nuevo con gente, fuesen á cercar aquel castillo para atajar los daños que los dél hacian por aquellas montañas. Hiciéronlo así, pero tampoco le pudieron tomar; antes por aviso que les vino de que el mariscal acudia al socorro de los cercados con gente y asimismo el rey don Juan se retiraron, y quedó la artillería en Azpilcueta á peligro de perderse. El Marqués acordó de acudir en persona con mas de dos mil soldados y artillería mas gruesa que la que llevaron antes. Los de dentro, visto que de Francia no les podia venir socorro y que su Rey no tenia fuerzas bastantes para resistir, rindieron aquella fuerza dentro de muy pocos dias; negocio de grande importancia, ca con esto quedó llana toda la tierra de vascos y Cisa, que están de la otra parte de los puertos. Poseian los condes de Fox de tiempo muy antiguo en lo de Cataluña lo de val de Andorra y vizcondado de Castelbó, que cae cerca de Urgel, y entonces erande la ya reina de Navarra doña Catalina, habidos por herencia de sus padres. Esto todo por el derecho de la guerra perdieron aquellos reyes, y vinoá poder del rey Católico. Por la ausencia del cardenal de Sorrento, que fué á Roma al conclave, quedó en el gobierno de Nápoles el almirante Vilamarin. Las provincias de Calabria y Pulla se hallaban sin gobernadores, porque Hernando de Alarcon, que lo era de Calabria, y el marqués de la Padula, que tenia cargo de Pulla, andaban en el ejército. Esto y la falta de gente de guerra dió ocasion á muchos insultos que por todas partes resultaban sin remedio ni sin término; en particular se levantaban los vasallos contra los barones, movidos de los malos tratamientos que les hacian, algunos pueblos enteros se alzaron, en que acontecieron cosas notables y enormes delitos. Detnás desto, venian nuevas que el gran Turco armaba en daño de cristianos; y puesto que se entendia pretendia pasar Rodas, todavía se temia no acudiese á Sicilia ó á lo de Pulla. Los venecianos otrosí, despues que se ligaron con Francia, tenian puestos los ojos en recobrar las ciudades que poseyeron en la Pulla. Era necesario acudir á todo esto. Dióse órden como todas aquellao marinas estuviesen bien proveidas y aprestada el oro mada del Almirante para todo lo que sucediese. A Bor renguel de Olms, que vuelto á España salió al princio pio de abril de Sevilla con cuatro galeras muy en órden, con intento de dar sobre ciertas fustas de moroso en Tanger, se entendió tenian los moros recogidas en el rio de Tetuan, se le mandó que, pospuesto todo lo al, se encaminase á Italía para juntarse con el Almirante y con la armada de allá. Por este mismo tiempo el estado de Génova grandemente se alteró. Los adornos, que andaban desterrados de aquella ciudad y hasta aquí se mostraban aficionados á la corona de Aragon, concertaron con el rey de Francia de echar los fregosos de Génova y volvella á su sujecion. Súpose que el conde de Flisco y sus hermanos tenian parte en esta prática. Los hermanos del Duque mataron al Conde por esta causa dentro de palacio. Juntáronse los hermanos del muerto con los adornos, y con gente que levantaron se acercaronáGénova. La armada francesa en su ayuda hizo lo mismo por mar. Salió el Duque con sus galeras en seguimiento de aquella armada, que no le osó esperar. Mientras seguia el alcance, los adornos y fliscos se apoderaron de la ciudad, y el Duque fué forzado á retirarse á Pomblin. Su armada se recogió á Portovenere. Entonces nombraron por duque de Géneva á 0ctaviano Fregoso, que era á gusto de todo el comun, y hermano del arzobispo de Salerno y aun tenia deudo con el Papa. Duró poco esta prosperidad á los adornos. Los fregosos se concertaron con el Virey que los restituyese en sus casas con promesa de poner aquella ciudad y señoría en la proteccion del rey Católico. Hicieron sus capitulaciones. Envió el Virey con gente al marqués de Pescara, que cumplió lo que se concertó con aquel linaje y parcialidad. Cuanto al Duque de aquella señoría no pareció se hiciese mudanza. Sucedió esto algunos dias adelante; volvamos á lo que se nos queda atrás.

por aviso del capitan general de Portugal, que residia dejado el campo, se fué á meter dentro de Novara. En

CAPITULO XX.

Los suizos vencieron á los franceses junto á Novara.

La masa del ejército francés se hacia en Aste y en el Piamonte. Su general monsieur de la Tramulla se aprestaba con todo cuidado, y de Francia le vinieron hasta cuatrocientos caballos ligeros. Tenia en su compañía á Juan Jacobo Trivulcio y á Sacromoro, vicecómite, que desamparado el duque de Milan, en cuyo servicio anduvo, se pasóá la parte de Francia. Bartolomé de Albiano asimismo con el ejército de la señoría se ponia en órden para sitiar á Verona. Era cosa maravillosa que fuera destos dos campos en un mismo tiempo se hallaban otros tres en diversas partes de Lombardía, muestra de su abundancia, en que no tiene par. Dentro de Verona se contaban cinco mil tudescos y seiscientos caballos ligeros, que corrian la tierra hasta cerca de Vicencia no de otra guisa que si fueran señores del campo. Junto á Placencia alojaba el Virey con mil y cuatrocientos hombres de armas, ochocientos caballos ligeros y siete mil infantes, gente muy escogida y lucida. El duque de Milan se hallaba acompañado de los suizos, que eran hasta ocho mil, y esperaba otros cinco mil que pasasen en su ayuda los Alpes. Sin embargo, los de Milan y casi todas las demás ciudades de aquel estado cobraron tanto miedo, que se rebelaron contra el Duque y alzaron banderas por Francia. El mismo Duque no se confiaba de venir á las manos con los enemigos, y

tró allí último de mayo sin recatarse que por aquella gente en aquel mismo puesto fué vendido su padre á los franceses. El Virey mostraba voluntad de juntarse con el Duque; pero como quier que de Roma no le enviaban dinero segun que el embajador Vic lo prometia, y por otra parte tenia aviso de España que se volviese al reino, no se atrevia á empeñarse mucho en aquella guerra. Tomó por resolucion de estarse á la mira y con su presencia dar algun calor á la defensa de Lombardía. Llamó al comendador Solís para que tuviese cargo de la infantería por la ausencia del marqués de la Padula, que fué proveido por capitan general de Florencia. Envió en su lugar á Luis cart para la defensa de Bresa. En guarda de Cremona puso la gente del Papa, y despues para mayor seguridad envió allá á Ferramosca con cuarenta hombres de armas, trecientos soldados españoles y quinientos italianos. No bastó esta diligencia para defender aquella ciudad; luego que Albiano llegó allí con su campo, la entró con muerte de todos los hombres de armas, que llegaban á docientos, y á los españoles quitó las picas. Con la nueva deste suceso los franceses se determinaron de sitiar á Novara. Eran por todos ochocientas lanzas y ocho mil infantes, los tres mil alemanes, los demás gente soez y de poca cuenta. Hicieron ademan de combatir la ciudad. Vino aviso que los suizos venian en favor del Duque hasta llegar á doce mil en número, y que el baron de Altosajo traía otros cinco mil. Por esta causa los franceses se volvieron á su fuerte, que tenian entre Gaya y Novara. Luego que llegó el primer socorro, cobraron tanto ánimo los suizos, que sin esperar al de Altosajo, salieron en busca del enemigo. Quisieran los franceses excusar la batalla, mas no podian. Salieron de mala gana á la pelea. Los hombres de armas y caballos ligeros de Francia no curaron de pelear. La batalla, que duró dos horas, fué muy reñida entre la gente de ápié. Los alemanes se defendieron ferocísimamente, pero finalmente el campo quedó por los suizos. Murieron de la parte de Francia pasados de siete mil, y entre ellos todos los alemanes, y de gente principal Coriolano Trivulcio y Luis de Biamonte. Despues desta victoria, que fué á los 6 de junio, llegó el baron de Altosajo, y se levantaron por el Duque Milan y Pavía; y casi todo aquel estado se puso en su obediencia. En la prosperidad todos acuden. El Virey envió al Duque cuatrocientas lanzas con Próspero, porque tenia gran falta de gente de á caballo, y la caballería enemiga quedó entera. El resto de su campo se quedó como le tenia antes junto al rio Trebia, cerca de Placencia. Entendióse hizo grande efecto para alcanzar aquella victoria el impedir, como impidió, que Albiano no pudiese irá juntarse con el campo francés. Albiano, luego que tuvo aviso de la rota de Novara, se retiró con su gente, que era por toda mil lanzas y trecientos caballos ligeros y cinco mil infantes los mas número, gente vil. Aquella señoría se hallaba muy apretada y falta de dinero, tanto, que se socorria con la décima de las rentas de los particulares y uno por ciento del dinero que empleaban en mercaderías. De camino ganó Albiano á Liñago, que guardaba el capitan Villada con docientos

« AnteriorContinuar »