Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

DE CONSTITUCIONES, DISPOSICIONES DE CARACTER CONSTITUCIONAL,
LEYES Y DECRETOS ELECTORALES PARA DIPUTADOS Y SENADORES, Y REGLAMIENTOS DE LAS CÓRTES
QUE HAN REGIDO EN ESPAÑA EN EL PRESENTE SIGLo,

ORDENADA

en virtud de acuerdo de la Comision de gobierno interior del Congreso de los Diputados,
fecha 11 de Febrero de 1881,
BAJO LA ALTA INSPECCION DIRECCION DE SU PRESIDENTE,
POR

D. MANUEL FERNANDE MARTIN,

Ofioial de la Secretaría de dicho Cuerpo Colegislador.

TOMO SEGUNDO.

PR M E R A É P O CA -
(Desde 22 de Mayo de 1809 hasta 1 de Mayo de 1814)

MADRII).

IMPRENTA DE LOS HIJOS DE J. A. GARCíA,

Calle de Campomanes, núm. 6.

[merged small][graphic]
[ocr errors][merged small]

i.

Objeto y extensión de estas notas preliminares.—Declaración de que la soberanía nacional residía en las Cortes generales y extraordinarias.— División del poder público en legislativo, ejecutivo y judiciario, reservándose las Cortes el primero.—Dudas acerca de este punto.—Dificultades para determinar los limites del Poder ejecutivo.—Proyecto del Sr. Arguelles para marcar los del Poder judiciario.—Consiguiente indeterminación de las facultades de las Cortes.—Resoluciones de éstas, en lo relativo al régimen de las elecciones y examen de poderes, no incluidas entre los textos y documentos legales.—Acuordos y prácticas adoptados en sesión pública para el régimen interior de las Cortes hasta el 27 de Noviembre de 1810 en que se aprobó el primer reglamento. Sesiones secretas y juramento que en ella prestaron los Sres. Diputados.—Acuerdos reglamentarios adoptados en sesión secreta hasta dicho dia.

Aunque, según queda expresado al final de la introducción de esta obra, en las colecciones de impresos ó manuscritos, que se hallan hoy á disposición de los Sres. Diputados, se puede estudiar con más facilidad que antes de 1873 la historia de todos y de cada uno de los textos legales posteriores á la instalación de las Cortes generales y extraordinarias de 1810, que se incluyen entre los de la primera época; no se puede decir que en ellos y en los anteriores á aquel acto se halla contenido íntegramente el Derecho parlamentario, que estuvo en vigor desde el 22 de Mayo de 1809 hasta el restablecimiento de la Monarquía absoluta en el mismo mes de 1814. Y como de reproducir todos los decretos ú órdenes de aquellas Cortes en que se encuentran disposiciones relacionadas con sus facultades y prerogativas y con los derechos y obligaciones de los señores Diputados, habría que dar cabida á muchos más textos, algunos de ellos extensos y de muchos artículos, de los cuales muy pocos solamente se refieren á estos derechos y á aquellas prerogativas, se ha considerado preferible indicar en estas notas preliminares ordenadamente, y con las remisiones oportunas, lo que ha parecido más importante, para completar en lo posible los textos legales reproducidos, y para que se pueda formar idea de cómo se entendían y practicaban en aquella época ciertos principios, que sirven como de base y cimiento al régimen representativo moderno; de cómo se organizaron los servicios interiores de las Cortes y el Poder ejecutivo, con otras particularidades dignas de especial mención; concluyendo con una reseña de los hechos principales ocurridos desde el regreso á España de D. Fernando VII, hasta el golpe de Estado, dado de orden del mismo, en la noche del 10 al 11 de Mayo de 1814.

[graphic]

Por las circunstancias del momento en que se instalaban las Cortes generales y extraordinarias, debia figurar en concepto de aquellos legisladores á la cabeza del nuevo régimen que se inauguraba, y por eso lo colocaron en primer término en el célebre decreto de 24 de Setiembre de 1810, el principio de que en aquellas Cortes residía la soberanía nacional, demostrando que tal era el sentido en que dicho principio se consignaba, entre otros muchos datos, las siguientes palabras del Sr. D. Diego Muñoz Torrero, principal autor con el Sr. D. Manuel Luxán de dicho decreto, pronunciadas en la sesión pública de 29 de Agosto de 1811:

«Las Cortes, antes de entrar en su carrera política, creyeron de su deber empezar haciendo una protesta solemne contra las usurpaciones de Napoleón, declarando la libertad é independencia y soberanía nacional, y que por consiguiente era nula la renuncia hecha en Bayona, no solo por la violencia que intervino en aquel acto, sino principalmente por la falta de consentimiento de la Nación, considerándose entonces este paso absolutamente preciso para que sirviese de cimiento á las ulteriores providencias, cuya fuerza legal dependía de la autoridad legítima de las Cortes, convocadas de un modo extraordinario y nuevo en España, por exigirlo así la salvación de la Patria, que es la suprema ley a que deben ceder en todos los casos cualesquiera otras consideraciones ó intereses.»

Que aquellas Cortes, no obstante su carácter de gene, rales y extraordinarias y residir en ellas la soberanía nacional, no debían ser omnipotentes, reconocíase inmediatamente en el mismo decreto, al declarar que, no conviniendo quedaran reunidos el Poder legislativo, el ejecutivo y el judiciario se reservaban el ejercicio del Poder legislativo en toda su extensión, habilitando á los individuos que componían el Consejo de Regencia para que, bajo aquella misma denominación, interinamente y hasta que las Cortes eligieran el Gobierno que más conviniera, ejercieran el Poder ejecutivo; y confirmando por entonces todos los tribunales y justicias establecidas en el Reino, para que continuaran administrando justicia según las leves.

m

En las antiguas de España no era siempre fácil distinguir el acto de su formación de los de su sanción y promulgación, por donde la primera duda acerca de la facultad que expresamente se reservaban las Cortes, «en toda su extensión,» era la de si á ellas solas correspondería, no solo el derecho de hacer las leyes y sancionarlas, sino también el de promulgarlas; pero esta duda, que ya parecía resolverse en el último párrafo del decreto en sentido

« AnteriorContinuar »