Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nobles y patrióticos sentimientos, carecía de todos los medios parlamentarios para sostenerla en los debates. Admira ciertamente que se hubiese fiado á su capacidad y á su juicio una de las cuestiones mas complicadas que pudieran suscitarse en aquella época, para abandonarle despues en la discusion como sucedió en realidad. El fin principal en este punto era que se dijese en las Córtes por boca de un diputado, lo que fuera de la sesion ni podía tener el influjo que se deseaba, ni dejar tal vez de acarrear responsabilidad a los que solo querían ser instigadores. Cuando otro fruto no produjese que arrojar en medio de ellas una manzana de discordia, harto era en aquellas circunstancias. Una deliberacion de esta naturaleza no podía dejar, al parecer suyo, de comprometer la circunspeccion y buen nombre del congreso.

. Estaba precedida la proposicion de un largo preámbulo en que no solo se reproducían las razones esforzadas en sesiones secretas, sinó tambien toda la detraccion y maligna censura de los libelos mas famosos contra las Córtes, y en seguida varios artículos reducidos en sustancia: á

que se nombrase una regencia presidida por

una persona real :-que se la habilitase para proporcionar, por tratados con la Gran Bretaña ú otros gobiernos amigos ó neutrales, los auxilios necesarios para mantener los ejércitos :-que se señalase por término perentorio el de un mes para nombrar la regencia y concluir la constitucion :--y que no se convocasen otras Córtes hasta el año de 1813. En estos artículos estaba envuelto el gran designio de los que unidos en la apariencia aspiraban á objetos diferentes. El designio, como se ha indicado ántes, era remover el obstáculo que a todos embarazaba, la existencia de las Córtes.

El éxito de esta tentativa fué el que era de esperar de los medios que se habían empleado. El autor aparente de la proposicion, perdido en el laberinto de nociones que intentaron infundirle los que le tomaron por instrumento, hubo de comprometer la parte del secreto á

que

había podido alcanzar. En realidad, á no ser por

la interposicion generosa de uno * de sus colegas de provincia, dolido de su candor y su inesperiencia, no se sabe adonde hubieran llegado sus

* El ilustre mártir de la libertad Don Francisco Fernández Giolsin.

revelaciones, y cual el embarazo de las Córtes en la incongruente discusion que no podía menos de haberse suscitado. Confundido

у fuera de sí, quiso evitar tan dura prueba retirando la proposicion; pero confirmado nuevamente por sus instigadores, la reprodujo en la sesion inmediata. No pudiendo entrar como mantenedor en la lid que incautamente había provocado, y ménos todavía, vista la exaltacion

que

causó en los ánimos la insidia y veneno del preámbulo, la contienda exigia que se variase de campo y adversarios. El movimiento de reaccion, como era natural, inclinó la deliberacion hacia el estremo opuesto. Las Córtes, sin resolver sobre la proposicion admitieron para que se discutiese otra contraria que en realidad solo invertía el orden en que se debía combatir por la misma empresa. Los debates fueron vigorosos, y cerrada, al fin la discusion se acordó por 93 votos contra 32, que : “ en la regencia

que se nombrase para gobernar el reino conforme á la constitucion no se pusiese ninguna

persona real.”

Nada prueba mejor cuan poco nacional era este proyecto que el pequeño número de diputados que le dió su aprobacion; no obstante el

empeño de revestirlo con todo el prestigio de las doctrinas mas favorecidas y plausibles que podían presentar entonces sus promovedores. Ademas de introducir un artículo

para

interesar á los ejércitos, aparentando que su manutencion dependía de negociaciones estrangeras, fundadas esclusivamente en la aprobacion de este plan, se hizo uso en los debates contra los que lo resistian, de las alusiones mas penetrantes y malignas; de las imputaciones y apóstrofes mas odiosos y crueles. Sirva de ejemplo la habilidad

у

destreza oratoria con que aludió á las usurpaciones políticas el diputado * que mas se distinguió en sostener este proyecto; y cuyo objeto en este caso era hacer sospechosos á los que le impugnaban. Despues de referir el atentado con que Oliverio Cromwell disolvió el parlamento de Inglaterra, y el célebre anuncio, Esta casa se alquila, que algunos suponen hizo fijar sobre la puerta de la Cámara, vuelta la vista hacia sus adversarios, y dirigiéndoles la peroracion con todo el énfasis de una invectiva personal añadió,

“ Con toda esta petulancia y desprecio se condujo para alzarse con el

* Don Pedro Inguanzo y Rivero, diputado por el principado de Asturias.

“ mando despótico y tiranizar á la nacion el que se había titulado protector de ella.”.

Entre los graves inconvenientes que presentaba este proyecto á la consideracion de las personas imparciales de todas las opiniones y doctrinas, no era el menor el que el gobierno estuviese sometido al influjo de los estrangeros. El generoso principio de independencia nacional no podía menos de triunfar siempre en competencia de intereses y miras que no le respetasen; cuando sin su apoyo, ni la lucha era mas que una disputa acerca de personas ó familias ; ni podía acarrear otro fruto que la ciega sumision al vencedor.

Aunqué se procuraba usurpar de esta manera la atencion de las Córtes, no por eso era posible impedir la resolucion de negocios urgentes y de utilidad general. La regencia, al ver el interes con que miraban la deuda pública, recomendó en diferentes mensages que adoptasen alguna providencia decisiva en materia tan importante. El ministro de hacienda presentó de su órden varias memorias para ilustrarla, y despues de la mas detenida deliberacion se acordó reconocer solemnemente todas las deudas del estado, y que se procediese á su liquidacion en la forma mas

« AnteriorContinuar »