Obras del padre Juan de Mariana: Historia general de España [continúa] Tratado contra los juegos públicos. Del rey y de la institucion real. Tratado y discurso sobre la moneda de vellon que al presente se labra en Castilla, y de algunos desórdenes y abusos. Discurso de las cosas de la Compañia. Escritos sueltos. Catálogo de las obras de Marina

Portada
M. Rivadeneyra, 1872
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 200 - Y lo más grave, que por aquellas pesquisas secretas les quitaban la libertad de oír y hablar entre sí, por tener en las ciudades, pueblos y aldeas personas a propósito para dar aviso de lo que pasaba; cosa que algunos tenían en figura de una servidumbre gravísima ya par de muerte.
Página 200 - ... al principio pareció muy pesada à los naturales. Lo que sobre lodo estrañaban era que los hijos pagasen por los delitos de los padres : que no se supiese ni manifestase el que acusaba , ni le confrontasen con el reo , ni hobiese publicación de testigos ; todo contrario á lo que de antiguo se acostumbraba en los otros tribunales.
Página 200 - Si los delitos eran de mayor canlia, después de estar largo tiempo presos y después de atormentados , los quemaban. Si ligeros, penaban á los culpados con afrenta perpetua de toda su familia.
Página 372 - Príncipe el más señalado en valor y justicia y prudencia que en muchos siglos España tuvo. Tachas a nadie pueden faltar, sea por la fragilidad propia o por la malicia y envidia ajena, que combate principalmente los altos lugares. Espejo sin duda por sus grandes virtudes en que todos los príncipes de España se deben mirar.
Página 50 - Al principio del mundo vivían los hombres derramados por los campos á manera de fieras; no se juntaban en ciudades ni en pueblos; solamente cada cual de las familias reconocía y acataba al que entre todos se aventajaba en la edad y en la prudencia. El riesgo que todos corrían de ser oprimidos de los...
Página 235 - ... del tiempo, las cejas anchas, la cabeza calva, la boca pequeña, los labios colorados, menudos los dientes y ralos, las espaldas anchas, el cuello derecho, la voz aguda, la habla presta, el ingenio claro, el juicio grave y acertado, la condición suave y cortés, y clemente con los que iban á negociar.
Página 64 - Dios, sin la cual todo el trabajo que se ha tomado sería en vano, y de poco momento la autoridad del que rige y manda, si los vasallos no se le humillasen. Pospuestas, pues, las aficiones particulares, poned las mientes en Dios y en el bien común...
Página 50 - ¿Qué cosa puede ser más perjudicial que entregar á ciegas y sin prudencia al hijo, sea el que fuere, los tesoros, las armas, las provincias, y lo que se...
Página 64 - Sólo servirá para que los que estáis presentes tengáis por cierto que en la resolución que se ha tomado se tuvo muy particular cuenta con esto: que en el nuevo Rey concurran las partes de virtud, prudencia, valor y piedad que se podían desear. Lo que viene...
Página 235 - Rey tenia el color tostado por los trabajos de la guerra, el cabello castaño y largo, la barba afeytada á fuer del tiempo , las cejas anchas , la cabeza calva , la boca pequeña , los labios colorados , menudos los dientes y ralos , las espaldas anchas , el cuello...

Información bibliográfica