Estudios históricos, políticos y literarios sobre los judíos de España

Portada
Impr. D.M. Diaz, 1848 - 655 páginas
0 Opiniones
Las opiniones no están verificadas, pero Google revisa que no haya contenido falso y lo quita si lo identifica

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 157 - Castilla. .lli.jj suerte y mas venturosa para España fue el establecimiento que por este tiempo se hizo en Castilla de un nuevo y santo tribunal de jueces severos y graves á propósito de inquirir y castigar la herética pravedad y apoetasía, diversos de los obispos á cuyo cargo y autoridad incumbía antiguamente este oficio.
Página 124 - ... sean las fuerzas de la muchedumbre alterada, y que el resplandor del nombre real y su grandeza mas consiste en el respeto que se le tiene que en fuerzas ; ni el Rey, si le miramos de cerca, es otra cosa que un hombre con los deleites flaco; sus arreos y la escarlata ¿ de qué...
Página 506 - Y a tus muros derrocados Por la justicia divina, Que no vea en tus pecados La causa de tu ruina? ¿Quién te podrá contemplar, Viendo tu gloria perdida, Que no desee que un mar De llanto sea su vida, Para poderte llorar? ¿Cuál pecado pudo tanto Que no te conoHco agora ? Mas, no advertiendo, me espanto, Que tu fuiste pecadora Y quien te ha juzgado santo.
Página 55 - ... de entendimiento para gobernar nuestra república. Non se halló tal señor entre los que estábamos en esta parte; mas levantóse entre nos en la nuestra ayuda Samuel, que fue Dios con él é con nos, é halló gracia é misericordia para nos.
Página 578 - No gime entre las selvas y cristales la tórtola su amada compañera, 105 como yo mis fortunas y mis males. Ave mi patria fue, mas ¿quién dijera que el nido de mi alma le faltara y que las alas de mi amor perdiera? Si pérdida tan grande se alcanzara 1 10 con suspiros, con lágrimas y penas, con mi sangre otra vez la conquistara. Mas ¡ay dolor! que sin piedad condenas los lazos que te ha dado la crianza, adonde nunca tu pasión refrenas.
Página 576 - ... inmortalidad llama lucida, y el que sin ella vive, vive muriendo, y gusto no recibe. Las perlas, los diamantes, sin esta Joya de mayor tesoro, son riquezas errantes. Necio es el hombre que idolatra el oro; que el sosiego del alma es desta vida vitoriosa palma. Viva en la corte ufanp el soberbio político muriendo, y en solio soberano vivan con él los que le están vendiendo: que yo, sin esta muerte, contento vivo con mi humilde suerte.
Página 125 - Avila levantaron un cadalso de madera en que pusieron la estatua del rey Don Enrique, con su vestidura real y las demás insignias de rey: trono, cetro, corona.
Página 575 - No son las virtudes vanidades quien vuestro lustre y majestad deshizo, vosotros con decoro holláis la plata, aniquiláis el oro. Sois alma del deseo, ser de la vida, vida de la muerte, adorno del trofeo, centro del sabio, corazón del fuerte, y el que...
Página 158 - Lo que sobre todo extra»ñaban era que los hijos pagasen por los delitos de los padres: (»que no se supiese ni manifestase el que acusaba, ni le con» t'routasen con el reo, ni hobiese publicación de testigos; todo » contrario á lo que de antiguo se acostumbraba en los otros »tribunales.
Página 55 - Israel, derramámonos unos á esta tierra y otros á diversas partes, donde están ellos deseando su tierra é nos la nuestra. E nos los de esta tierra fabricamos esta casa con brazo fuerte é poderoso. Aquel...

Información bibliográfica