Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

وز

وو

رو

[ocr errors]

», villas fasta dos mil homes é mugeres : é

otros fueron condenados á carcel perpetua. E a otros dado por penitencia que todos los dias de su vida anduviesen señalados con cruces grandes coloradas puestas sobre sus ropas en los pechos y en las espaldas. E los inhabilitaron ansí á ellos como á sus fijos de todo oficio pú

blico que fuese de confianza. E consti„ tuyeron que ellos ni ellas no pudiesen

vestir ni traer seda, ni oro , ni plata, ni camelote , sopena de muerte.

„ Ansímismo se facía inquisicion si los „ que eran muertos dentro de cierto tiem»po habian judaizado, E porque se falló

algunos en su vida haber incurrido en „ este pecado de heregía é apostasía , fue„ron fechos procesos contra ellos por via „jurídica : é fueron condenados é sacados „sus huesos de las sepulturas é quemados » públicamente : é inhabilitaban sus fijos » para que no hobiesen oficios ni benefi„cios. Destos fué fallado gran número, cu» yos bienes y heredamientos fueron to», mados é aplicados al fisco del rey é de

reyna.

Vista esta manera de proceder muchos de los de aquel linage , temiendo

la

[ocr errors]

to

رو

sa ,

aquellas execuciones , desampararon sus „, casas é bienes ; é se fueron al reyno de „Portugal , é á tierra de Italia , é á Fran„cia , é a otros reynos, contra los quales », se procedia en absencia por los inquisi„dores , é les eran tomados sus bienes ; de „, los quales , é de las penas pecuniarias „ que pagaban los reconciliados por quan

eran de aquellos que habian ido „ contra la fe , mandaron el rey é la reyna que no se destribuyesen en otra co

salvo en la guerra contra los moé en otras cosas que

fuesen

para » ensalzamiento de la fe católica.

Algunos parientes de los presos denados reclamaron diciendo que aquella inquisicion y execucion era rigorosa allende de lo que debia ser : é que en la ma

nera que se tenia de facer los procesos , y en la execucion de las sentencias, los ministros y executores mostraban tener odio á aquellas gentes (?).

He aquí lo que dixo Fernando del Pulgar en la crónica , cuya última cláusula indicaba la opinion suya, cubriéndo

وو

ros ,

é cona

(2) Pulgar : Crónica de los reyes católicos , part. 2. cap. 77

F

go,

la como historiador con el velo de afirmar que así lo decian los parientes de los procesados ; pero hablando confidencialmente con el cardenal Mendoza su ami

le dixo que no tenia por justos los castigos que hacia la Inquisicion, con especialidad los de la pena de muerte contra los hereges : y otros varios opinaban lo mismo, por lo qual Juan de Mariana en la historia general de España contando el principio de la Inquisicion , dixo:

Si los delitos eran de mayor contía, „, despues de estar largo tiempo presos , y

despues de atormentados , los quemaban. „Si ligeros, penaban a los culpados con „afrenta perpetua de toda su familia. A „ no pocos confiscaron sus bienes

у

los condenaron á carcel perpetua.

„A los mas echaban un sambenito, „ que es una manera de escapulario de „color amarillo con una cruz roxa á „manera de aspa para que entre los demas anduviesen señalados, y fuese aviso que espantase y escarmentase por , grandeza del castigo y de la afrenta : „, traza que la experiencia ha mostrado „ ser muy saludable , maguer que al prin

[ocr errors]
[ocr errors]

cipio pareció muy pesada á los naturales.

„Lo que sobre todo extrañaban, eran „ que los hijos pagasen por los débitos de los padres : que no se supiese ni manifestase el que acusaba , ni le confrontasen con el reo, ni hubiese publi

cacion de testigos : todo contrario á lo „ que de antiguo se acostumbraba en los „ otros tribunales.

„Demas desto les parecia cosa nueva que semejantes pecados se castigasen con »pena de muerte. Y lo mas grave, que por

aquellas pesquisas secretas les quitaban la „libertad de oir y hablar entre sí, por te» ner en las cibdades, pueblos у

aldeas

per»sonas á propósito para dar aviso de lo » que pasaba: cosa que algunos tenian en

figura de una servidumbre gravísima y á » par de muerte.

Desta manera entonces hobo pare»ceres diferentes. Algunos sentian

que

á „los tales delincuentes no se debia dar „ pena de muerte, pero fuera de esto confesaban era justo fuesen castigados con

qualquier otro género de pena. Entre „ otros fué deste parecer Fernando del Pul"gar , persona de agudo y elegante in

[ocr errors]

" genio , cuya historia anda impresa de

las cosas y vida del rey Don Fer»nando ( 3').”

Así habló Mariana con presencia de la carta que escribió Pulgar al cardenal , y aunque ésta no ha llegado á nuestros dias , tenemos otra suya impresa que basta para el objeto. Decia entre otras cosas de este modo.

„Encubierto amigo : Vi la carta que „ enviasteis á mi señor el cardenal por la „qual injuriais á mí, y avisais á él de »los yerros que os parecieron en una mi „letra que envié á su señoría sobre la ma»teria de los hereges de Sevilla : y quanto » toca á mis injurias , si decís verdad, „yo me enmendaré : si no la decís , en» mendaos. vos.....

Reprehendeisme de las cosas contenidas en la letra que envié á mi señor » el cardenal; y si ella ó yo

fueramos »dignos de reprehension ¿quién mas ni

mejor lo pudiera y aun debiera hacer »recusar que el mismo cardenal á quien »mi carta se dirigia, por ser uno de los quiciales sobre que se rueda la iglesia de Dios?

(3) Mariana : Hist. de Esp. lib. 24. cap. 17.

« AnteriorContinuar »