Imágenes de páginas
PDF
EPUB

apartados entre sí, con tal condicion que jure de no cảsarse sin consentimiento del Rey : con la Reyna se hará divorcio con beneplácito del Papa : hecho esto ; ella y su hija sean ens riadas á Portugal : á los conjurados sea dado perdon, y restituidos todos sus bienes y oficios y cargos que en tiempo de las revueltas les quitaron ; para que todas estas cosas se efectnasen, señalaron tiempo de quatro meses. Estas capitulaciones no contentaron al marqués de Santillana y á sus hermanos qué por el mismo tiempo eran venidos a Madrid , y juzgabad les era mas á propósito tener en su poderá la pretertsa Princesa Doña Juana, tanto mas que por el mismo tiempo la Reyna con ayuda de Luis de Mendoza del castillo eb que la tenian , se fué una noche á Buytrago á verse y estar con su hija: el sentimiento del arzobispo de Sevilla, que la tenia encomendada , por es. ta causa fué grande. En el tiempo que estuvo detenida, parió hijos á Don Ferrando y á Don Apóstol : tiénese por averiguado que secretamente los criaron en Santo Domingo el Real nionasterio de monjas de Toledo. Tomó la prelada de aquel convento este cnydado por ser parienta de Doo Pedro padre de aquellas criaturas, y el mismo Don Pedro mny cercano deu. do del arzobispo de Sevilla. Sin embargoʻsé señaló el monasterio de Guisando, que está entre Cadahalso ý Cebreros y à la mitad del camino que hay desde Madrid å la ciudad de Avila, para que allí los grandes alterados tuviesen habla con el Rey En aquella habla se hicieron muchos conciertos , y sacaron grandes condiciones y partidos: todos se persuadian se queda. riati con todo lo que en aquella sazon cada qual alcanzase', y que el Rey y su hermana vendrían en qualquier partido por estar muy cansados de la guerra, y deseosos grandemente de la paz. Refieren otrosí que el Rey y marqués de Villena tnvietoo habla en secreto sin que se sepa lo que en ella acordaron; solo por lo que adelante sucedió, entendieron se enderezó tödo á asegurar sus cosas el de Villena y aumentar su casa'y es tados. El obispo Antonio Venerio nurició del Papa absolvió 4 los grandes del homenage hecho al Infante Don Alonso, des mas que pretendian por su muerte , alteradas las cosas,

césar la obligacion que le tenían. Con eslo hicieron de nuevo sus' hoi menages' al Rey Don Enriqiie; y la Infanta Doña Isabel de CO2 mun consentimiento fué jurada tambien por Princesa herede

[ocr errors]

ra del reyno : lo uno y lo otro se hizo á los diez y nueve de setiembre dia lúnes. A los demas conjurados se dió perdon. El enojo que el Rey tenia muy mayor : contra los dos hermanos Arias

que estaban'apoderados de la ciudad de Segovia, executó con aquella ocasion de haber concertado las paces y restituído. le las ciudades , en que al momenlo les quitó el alcázar de Se. govia que tenian á su cargo, y el gobierno de aquella ciudad, y le entregó á Andrés de Cabrera : ocasion y escalon para alcanzar adelante gran poder y muchas riquezas. Por este tiempo en tierra de Toledo en un lugar que se llama Peromero, corrió de los haces que ciertos hombres segaban , gran copia de sangre : cosa que al presente causó gran maravilla , y ade. lante se entendió era anuncio y pronóstico de los graodes males que sobre los pasados avinieron á España. El marqués de Villena, vuelto a la privanza de antes, se comenzó de nuevo á apoderar de todo con disgusto de los demas grandes (gran descuydo,y poquedad del Rey Don Enrique ). tanto mas que á persuasion del marqués, y en su compañía su hermana la Infanta

Doña Isabel se fué á Ocaña casi al principio del año mil y qua1469.

trocientos y sesenta y nueve. Tenia el de Villena intento de casar la Infanta con el Rey de Portugal, y á su persuasion vino por embaxador sobre el caso Don Alonso de Noguera arzobispo de Lisboa , acompañado de otras personas principales. Por el contrario el arzobispo de Toledo pretendia casarla con Don Fernando Rey de Sicilia; y despues de partido Pedro Peralta embaxador de Aragon po cesaba de hablarla en este propósito, á que ella de suyo se inclinaba; y aun como la hablasen en el casamiento de Portugal, respondió llanamente que no era su voluntad, ni le queria. Aconsejaba el de Villena que le hiciesen fuerza , y por mal la constriñesen á conformarse. El Rey Don Enrique dudoso de lo que haria, en fin se resolvió en lo que

le pareció ser mas seguro, de despedir por entonces los embaxadores de Portugal con color que el negocio no estaba sazonado y que adelante se podria tratar dél; en especial que se ofrecia un nuevo partido asaz considerable. El cardenal Atrebatense vino por embaxador de Luis Onceno Rey de Francia á pedir que la Infanta Doña Isabel casase con su hermano Cárlos dur que de Berri: nueva ocasion para que los grandes se dividiesen y tuviesen sobre este negocio diversos pareceres. Todo era sem

mentera de nuevas discordias, sin estar apenas sosegadas las pasadas; en particular el Andalucía no se quietaba , ni queria dexar las armas. Por muerte de Don Juan duque de Medina Si. donia sucedió en aquel rico estado Don Enrique su hijo bastardo, como heredero no solo de sus bienes sino tambien de sus parcialidades y enemistades. Seguíanle el conde de Arcos y Don Alopso de Aguilar, que todos en nombre de la Infanta Doña Isabel alborotaban aquella tierra. Pareció convenia acudir el Rey en persona á sosegar estos bullicios en sazon que el mar. qués de Villena'renunció en su hijo Don Diego Lopez Pacheco el marquesado de Villena con intento que el Rey y el Papa le confirmasen á él el maestrazgo de Santiago y gozar sin contraste de aquella rica dignidad. Quedóse la Infanta en Ocaña : hicieronla jurar de nuevo no casaria , ni trataria dello sin que el Rey su hermano lo supiese y sin su' voluntad. El conde de Benavente y Pero Hernandez de Velasco fueron á Valladolid: para gobernar el reyno durante la ausencia del Rey:

Capitulo xiv.

Del casamiento y bodas de los Principes Doña Isabel y Don

Fernando.

1,!

ASENTADAS las cosas en la manera que dicho es, el Rey Don Enrique enderezó su camino para el Andalucía. Iban en su compañía el maestre de Santiago y los prelados de Sevilla y de Sigüenza : llegaron á pequeñas jornadas á Ciudad-Real: allí se quedó enfermo el de Sevilla. En Jaen fué el Rey muy bien recebido y festejado por su condestable Iranzu : luego despues desto reduxo á su servicio la ciudad de Córdoba por entrega que della le hizo con ciertas condiciones Don Alonso de AguiJar : sosegados los alborotos que allí andaban entre este cabaHero y el conde de Cabra Don Pedro de Córdoba , venido el estío, pasó á Sevilla. Sucedió lo mismo allí, que por autoridad del Rey y con su presencia se sosegaron las alteraciones de los señores que moraban en aquella ciudad, y se compusieron sus diferencias. Los Moros estaban quietos, cosa que hacia mara. villar, por andar los nuestros tan révuellos y alterados, que po se aprovechasen de la ocasion que se les presentaba. Estaban los fronteros que eran capitanes de grande esfuerzo , mayormente el condestable ya dicho, alerta y en vela , y no les daban lugar para hacer algun insulto. Las discordias asimismo que entre los Moros se levantaran de nuevo, los embarazaban para bo acu dir á la guerra de fuera. Fué asi que Alquirzote gobernador de Málaga , hombre muy experimentado en la guerra, y de gran renombre y fama, como se vies e apoderado de aquella ciudad, se rebelo contra el Rey Albobaeen, ayuda. do de muchos que se tenian por agraviados del Rey, dernas que de ordinario aquella gente por ser de ingenio mudable gusta que haya mudanza en el estado. Vinieron a las armas, y diose la batalla : llevó Alquiržote lo peor por ser sas fuerzas mas flacas ; trató de confederarse con el Rey Don Enrique. Señalaron para tener habla á Archidona, que está á la raya deb reyno de Granada : vino allí el Moro may alegre con grandes presentes que traia, partióne con no menor confianza por la palabra que el Rey le dió de envialle socorros y ayuda, que fué ocasion para que Alboha cen con las armas hiciese este año y el siguiente muchas.

.veces entradas, y rompiese por tierra de Christianos : llevaron los Moros grandes cabalgadas de hombres, y de ganados, quemaron campos -ý poblados : era tan grande su indignacion y su avilanteza tal que hacian lo último de poder, y pasaron muy mas adelante de lo que antes solian en las talas , quemas y robos. Pero 'au nque fue grande el estrago, y que se podia comparar con los antiguos, ningun pueblo señalado tomaron á los nuestros; solo diversos esquadrones de soldados' Moros por toda el Andalucía y por el reyno de Murcia hacian correrias mas á manera de salteadores que de guerra concertada. Volvamos con nuestro cuento á la Infanta Doña Isabel, que se quedó en Ocaña : muchos y grandes Principes la pedian á un mismo tiempo por muger. Tenia grandes partes de virtudes , honestidad, hermosura , 'edad á propósito, sobre todo el dobe que era grandisinio , 'no menos que el reyno de su hermano. A los demás pretensores , es á saber al de Porlugal que era viudo, y al duque de Berri , mozo estrangero, se la ganó finalmente el Rey Don Fernando no sin voluntad y providencia del cielo. Ayudó mucho' la diligencia del Rey de Aragon su padre : con muchos presentes que dió, y

mayores promesas para adelante (manera la mas segura de negociar y la mas eficaz) grangeó los criados de la Infanta. El que mas podia con ella y mas privaba era Gutierre de Cárdenas su maestresala, y con él Gonzalo Chacon tio del mismo de parte de madre, mayordomo que era y contador de la princesa : á este prometieron la villa de Casarruvios y Arroyomolinos ; á Gutierre de Cárdenas la villa de Maqueda , fuera de otras grandes dádivas de presente, y promesas de oficios, encomien das y juros para adelante. Por medio de los dos y del arzobispo de Toledo, que entraba á la parte, se concertó el casamiento con ciertas condiciones que tcdas se enderezaban a que en tanto que viviese el Rey Don Enrique, se le guardase todo res. peto : que despues de su muerte la Infanta Doña Isabel tuviese todo el gobierno de Castilla , sin que el Rey Don Fernando pu. diese hacer alguna merced por su propia autoridad, ni tampoco diese los cargos á estraños, ni quebrantase en alguna manera las franquezas, derechos y leyes del reyno ; en conclusion que si no fuese con voluntad de su muger , no se entremetiese en ninguna parte del gobierno. Todas estas capitulaciones y el casamiento se concertaron secretamente ; Don Fernando sin embargo se detuvo a causa de la guerra de Cataluña , en que los enemigos de nuevo tenian puesto sitio sobre Girona, y al fin la forzaron á rendirse. Demas desto en Navarra se levantó otra tempestad. El obispo de Pamplona Don Nicolás en el camino de Tafalla (que iba á verse con la Infanta Doña Leonor y á su llamado) fué muerto por orden de Pedro Peralta. Enviáronse personas que pidiesen justicia al Rey de Aragon , y le hiciesen jostancia para que mandase castigar tan grave maldad. Recelábanse no creciese el atrevimiento por falta de castigo , y aquel sacrilegio , si no se castigaba , fuesc causa que todo el pueblo lo pagase con alguna plaga que les viniese del cielo. Quexábanse que el matador por engaño se apoderó de Tudela : demas desto estrañaban que el mismo Rey concediese franquezas á muchos lugares con mucha liberalidad como de hacienda agena ; pedian fuese servido de recobrar á Estella con todo su distrito, de que todavía estaban apoderados los de Castilla. El conde de Fox con el deseo de mandar andaba otrosí inquieto, y parecia que todo esto pararia en alguna guerra, por lo qual po menos era aborrecido del Rey de Aragon su

« AnteriorContinuar »