Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

NED

fuera les corria, tomadas las armas (como muchas veces lo i acostumbraban) cercaron á su Rey dentro del Albaycin , y le

apretaron tanto que muy poca esperanza le quedaba no solo

de conservar el reyno que sin obediencia no era nada, sino de In la vida y de la libertad. El pueblo se mostraba tan indignado

que bramaba y amenazaba de no desistir hasta dalle la muerte. No era razon desamparar en aquel peligro aquel Príncipe confederado, mayormente que él mismo pedia le socorriesen. Esto en sazon que de Levante se representaban nuevos temores : el Gran Soldan de Egipto amenazaba que si el Rey Don Ferpando no desistia de perseguir, como comenzara á los Morós que eran de su misma secta, él en venganza desto haria morir

todos los Christianos sus vasallos en Egypto y en la Suria. El :

guardian de San Francisco de Jerusalem llamado fray Antonio Millan, que envió en este mensage, de camino se vió con el Rey de Nápoles: vino á España, declaró su embaxada, y aun el mismo Rey de Nápoles le dió cartas en la misma razon:

Príncipe (como se enteridia) mas aficionado á los Moros de lo i que era honesto

у

lícito á Christianos. La suma era que pues ningun agravio recibiera de los Moros, no debia tampoco hacer ni intentar cosa de que resultasen mayores males: que si bien aquella gente era de otra secta, no seria razon maltratalla sin alguna justa causa. El Rey Don Fernando ni se espantó por las amenazas del bárbaro, ni le plugo el consejo del Rey de Nápoles, dado que acabada la guerra envió por su embaxador á Pedro Mártyr para que diese razon al Soldan de todo lo que en aquella conquista pasó, y con palabras comedidas le aplacase. Al Rey de Nápoles en particular ya que se aprestaba para comenzar esta nueva jornada y romper, escribió cartas en que le avisaba de las causas que tuvo para emprender aquella guerra: decíale que era justo deshacer aquel reyno, que antiguamente se fundó contra derecho, y de nuevo nunca cesaba de hacer grandes insultos y agravios á sus vasallos: que le ponia en cuydado el riesgo que corrian los Christianos de aquellas partes; todavía cuydaba que aquellos bárbaros, sabida la verdad, templarian el sentimiento, y por el deseo de vengarse no querrian perder las rentas muy gruesas y tributos que aquella nacion les pechaba. El guardian por su oficio de embaxador, y por el crédito de santidad que tenia , no solo no fué mal visto,

antes muy regalado, y con mucha honra que se le hizo, y dones que le presentaron, le enviaron contento. Junto con esto el Rey Don Fernando envió á avisar á los ciudadanos de Granada que si, dexadas las armas, quisiesen entregarse, serian tratados de la misma manera que los demas que se le habiap rendido. Movió este aviso á ambas las parcialidades para que sosegados los odios tratasen de lo que á todos tocaba, tanto mas que el Rey Moro sabia muy bien que el Rey Don Fernando, aunque de palabra se mostraba por él, todavía mas querria pretender para sí, y que no desistiria hasta tanto que se viese apoderado de aquella ciudad. Los alfaquíes y otras personas tenidas por venerables entre aquella gente no dexaban de exhortar ya los unos, ya los otros á la paz, rogallos y amonestallos lo que les convenia, es á saber que hora pretendiesen volver a las armas, hora concertarse con los Christianos, un solo reparo les quedaba que era tener ellos paz entre sí: si la discordia iba adelante, los unos y los otros se perderian; con esta diligencia se tomó cierto acuerdo y se hizo cierto asiento entre los Moros. Los fieles sin embargo entraron en la vega de Granada á robar y talar debaxo la conducta del Rey; que la Reyna se quedó en Moclin. Destruyeron y quemaron los sembrados con gran sentimiento de los ciudadanos, que se temian no los tomasen por la hambre y necesidad. El Príncipe Don Juan acompañó en esta jornada á su padre, que para mas animalle le armó caballero en aquella sazon. Volvieron á Córdoba con la presa contentos de la gran cuyta en que los Moros quedaban, y con la esperanza que ellos cobraron de concluir con aquella empresa. El cuydado de la frontera quedó encomendado al marqués de Villena en recompensa de que en aquella jornada perdió á Don Alonso su hermano y de una lanza da, que por librar como Príncipe valeroso, y que tenia gran experiencia en las armas, á uno de los suyos rodeado de Moros le dieron, de que el brazo derecho le quedó manco. A penas los Móros se vieron libres deste miedo, quando debaxo de la conducta de Boabdil ya declarado por enemigo de Christianos acometieron el castillo de Albendin, en que los nuestros poco antes dexaron

esta guarnicion, y tomado, le echaron por tierra. Este atrevimiento vengó el Rey con una nueva entrada que hizo para destrozar el panizo y el mijo, semillas tar

[ocr errors][ocr errors]

días en que solamente los de Granada tenian puesta la esperanza para sustentar la vida el año siguiente. Esta tala se hizo el

mes de setiembre por espacio de quince dias. Por otra parte los Moros de Guadix se alborotaron, y tomadas las armas pretendian matar a los que quedaron en el castillo de guarnicion, Salieron sus intentos vanos: acudió muy a tiempo el marqués de Villena, daba muestra de ir contra Fandarax que estaba alzado contra Abohardil, pero revolvió sobre Guadix con buen número de gente de a pie y de á caballo. Entró dentro y con color de querer hacer alarde de los Moros, los sacó fuera de la ciudad y les cerró las puertas con que de presente y para adelante se remedió aquel peligro. Tornó otra vez el Rey Don Fernando al fin deste año á dar la tala y destruir los campos de Granada; al contrario Boabdil tenia puesto cerco sobre Salobreña, que le defendió Francisco Ramirez con gran esfuerzo. y diligencia; entendíase otrosí queria el Rey Don Fernando acudir á dar socorro: asi el Moro fué forzado á alzar el cerco y volverse á Granada. Demas desto porque los vasallos de Abobarchil andaban alborotados y no le querian obedecer, el Rey Don Fernando, conforme a lo capitulado, de grado vino en que se pasase en Africa con muchas riquezas y tesoros que le dió en recompensa de lo que dexaba.

[ocr errors][ocr errors]
[blocks in formation]

PASARON los Reyes el invierno en Sevilla : llegada la primavera, volvieron a la guerra. La Reyna con sus hijos se quedó en Alcalá la Real para acudir a todo y proveer de lo necesario , y en breve (como lo hizo ) pasar adelante, y ser para ticipante de la honra y del peligro de aquella empresa : acu, dieron los grandes, los concejos y comunidades ; de las ciudades enviaron compañías de soldados á su sueldo, con que y las demas gentes el Rey Don Fernando en tres dias llegó á vista de Granada un sábado á veinte y tres de abril año de nuestra salvacion de mil y quatrocientos y noventa y uno. 1494. Asentó su campo y sus reales á los ojos de Guetar-, que es

una aldea legua y media de Granada : desde allí envió al mar, qués de Villena con tres mil de á caballo para correr los mon. les que allí cerca están; prometióle de seguille él mismo con la fuerza del exército para socorrelle, si los Moros de aqueļlos montes gente endurecida en las armas, ó los de la ciudad por las espaldas le apretasen. Cumplió la promesa : adelantóse hasta llegar á Padul, y rechazó los Moros que salieron de la ciudad para cargar el esquadron del Marqués; con tanto el Marqués pudo executar fácilmente el órden que llevaba sin tro. piezo : quemó nueve aldeas de Moros, y cargado de mucha presa se volvió para el Rey. Pareció que conforme aquel priocipio seria lo demas. Acordaron de pasar juntos adelante, y hacer la tala en lo mas adentro de la sierra. Hizose así : todo sucedió prósperamente; dieron sacomano , quemaron y abatieron otras quince aldeas. Demas desto buen golpe de Moros de á pie y de á caballo, que por ciertos senderos en lugares estrechos y á propósito pretendian atajar el paso á los nuestros, fueron desbaratados y echądos de allí. La presa fué muy grande por estar aquella gente rica á causa que de las guerras pasadas no les habia cabido parte, ni de sus daños; y por ser la tierra á propósito para proveer a la ciudad de bastimentos era forzoso praourar no lo pudiesen hacer, Concluidas estas cosas sin recebir algun daño y sin sangre, dentro de tres dias vol. vieron los soldados alegres al lugar de do salieron : en aquel puesto fortificaron sus reales con foso y trinchea por entonces. Pasaron alarde diez mil de á caballo y quarenta mil infantes, la flor de España, juntada con grande cuydado, gente de mucho esfuerzo y valor. En la ciudad asimismo se hallaba gran número de gente de a pie y de á caballo , soldados de grande experiencia en las armas, todos los que escaparan de las guer: ras pasadas. La muchedumbre de los ciudadanos poco podian prestar, gente que comunmente bravean y se muestran feroces en tiempo de paz, mas en el peligro, y á ļas pnñadas cobardes, La ciudad de Granada por su silio, grandeza , fortificacion, murallas y baluartes parecia ser inexpugnable. Por la parte de Poniente se estiende una vega como de quince leguas de ruedo, muy apacible, y muy fértil así de sí misma, como por la mucha sangre que en ella se derramara por espacio de muchos años, que la engrasaba á fuer de letame; y por regarse con

[ocr errors]

CO

[ocr errors][ocr errors]

treinta y seis fuentes que brotan de aquellos montes cercanos, mas fresca y provechosa de lo que fácilmente se podria encal'ecer. Por la parte de Levante se empina la sierra de Elvira, en que antiguamente estuvo asentada la ciudad de Illiberris, mo lo da á entender el mismo nombre de Elvira: la sierra Nevada cae á la banda de Mediodía , que con sus cordilleras trabadas entre sí llega hasta el mar Mediterráneo; sus laderas y haldas no son muy ásperas, y así están muy cultivadas y po. bladas de gentes y casas. La ciudad está asentada parte en llaDo y parte sobre dos collados, entre los quales pasa el rio Darro, que al salir de la ciudad se mezcla y dexa su agua y su nombre en Genil, rio que corre por medio de la vega y la baña por el largo. Las murallas son muy fuertes con mil y treina ta torres á trechos, muy de ver por su muchedumbre y buena estofa. Antiguamente tenia siete puertas , al presente doce, No se puede sitiar por todas partes por ser muy ancha y los lugares muy desiguales. Por la parte de la vega, que es lo llano de la ciudad y por do la subida es muy fácil, está fortificada con torres y baluartes. En aquella parte está la igle. sia mayor, mezquita en tiempo de Moros de fábrica grosera , al presente de obra muy prima , edificada en el mismo sitio. Por su magestad y grandeza muy venerada de los pueblos comarcanos : señalada é ilustre no tanto por sus riquezas , quana

el gran número y bondad de los ministros que tiene. Cerca deste templo está la plaza de Bivarrambla y mercado ancho docientos pies y tres tanto mas largo: los edificios que la

cercan tirados á cordel, las tiendas y oficinas cosa muy hermosa de ver, la calle del Zacatin , la Alcaycería. De dos castillos

que tiene la ciudad, el mas principal está entre Levante y Mediodía, cercado de su propia muralla y puesto sobre los de mas edificios: llámase el Alhambra , que quiere decir roxa, del color que

la tierra por allí tiene, y es tan grande que parece una ciudad. Allí la casa Real y monasterio de San Francisco., sepultura del marqués Don Iñigo de Mendoza primer alcayde y general. Las Zanjas deste castillo abrió el Rey Mahomad llamado Mir: prosiguieron la obra los Reyes siguientes : açabóla de todo punto el Rey Juzeph por sobrenombre Bulhagix, como se entiende por una letra que se lee en arábigo sobre la puerta, de aquel castillo en una piedra de mármol, que dice se acabó

to por

[ocr errors]

!

« AnteriorContinuar »