Imágenes de páginas
PDF
EPUB

jetaron gran parte de aquella provincia; despues, por taron su poder, que eran seis, es á saher: Turismundo, discordias que resultaron, que tal es la naturaleza del Teodorico, Eurico, Friderico, Riccinero, Himerico, mandar, no sufre compañía, por no contentarse los y dos hijas; la una casó con Hunerico, vándalo, hijo de vándalos con la parte de Africa que les señalaron y Genserico, hombre impio y cruel, que maltrató de muanhelar á cosas mayores conforme á la condicion de los chas maneras á los católicos en Africa, y á su mujer, hombres, llegaron á rompimiento. Pusieron cerco so- cortadas las narices, envió á su padre sin ocasion basbre Bova, do Bonifacio estaba y tambien san Agustin, tante, solo por una sospecha liviana y falsa que le dió, obispo de aquella ciudad, bien conocido por su doctrina que intentaba de darle veneno y yerbus. La otra casó y santidad, que murió en aquel cerco. Hobo diversos con Recciario, rey de los suevos en España. Habian por encuentros, y finalmente los bárbaros forzaron aquella este tiempo entrado en la Gallia los huonos con su cauciudad, mataron á Bonifacio, y con tanto se apodera- dillo Atila, que vulgarmente llamaron Azote de Dios; ron de casi todo lo demás de Africa. Iban inficionados y esto, movidos con el deseo de ensanchar el señorío ó de la herejía arriana, puede ser que a causa de la co- inducidos por los romanos para enfrenar el poder yatremunicacion que en España tuvieron con los godos; de vimiento de los godos, ó lo que es mas verisimil, á perdonde las iglesias africanas por esta ocasion padecieron suasion de Genserico, vándalo, que temia las armas grandes y largas miserias. Hombres sin número fueron de los godos y la venganza de la maldod cometida conmuertos por la constancia y defensa de la verdadera y tra su mujer, como está dicho. La gente de los huonos católica religion. Entre estos Arcadio, Probo, Pasca- dicen algunos que tenia su asiento dentro de los monsio y Eutiquio, que seguian la casa y corte de Genseri- les Riseos. Marcellino los pone cerca del Océano y soco. Demás destos á un mozo llamado Paulillo, hermano bre la laguna Meotide. Eran hombres de aspecto feroz, de Pascasio y Eutiquio, vendieron por esclavo, con in- en trato y comida groseros, tanto, que ni de fuego ni de tento que la molestia del servicio bajo en que se em- guisados solian usar, sino de raíces y de carnes calenpleaba le haria mudar de parecer. Fueron estos már- tadas entre sus muslos; algunas veces sustentaban la tires de nacion españoles, y por cuanto se puede en- vida con la sangre de sus caballos, ca les abrian para tender de Próspero sufrieron la muerte el año de 437. esto las venas y los sangraban. Dícese que en tiempo Con la partida de los vándalos el poder de los suevos de Valente lo primero echaron los godos de sus anticomenzó a poner espanto á toda España. Tenian por guos asientos; despues, destruida la Armenia y otras rey á Hermenerico; y este muerto de una larga enfer- provincias del oriente, se apoderaron de la una y de la medad año de 440, y de su reinado treinta y dos, Re- otra Panonia y las quitaron a los godos; y como hiciequila, su bijo, mozo de ingenio encendido y bravo, si- ron entradas en la Gallia y otros lugares comarcanos, guiendo las pisadas de su padre, cerca del rio Jenil se dejaron por todas partes rastros de su natural fiereza. encontró con Ardeboto, enviado por el Emperador á Al presente, con intento que llevaban de apoderarse de España, vencióle en batalla y le mató. De la presa que- toda la Gallia, destruyeron, quemaron y asolaron la do rico de oro y plata y proveido para sufrir los gastos ciudad nobilísima de Rems, en que degollaron entre de la guerra. Despues desta victoria se enseñoreo de la otros á Nicasio, obispo de aquella ciudad, varon tan Bética, en que domó los silingos y se apoderó de Se- santo, que cantaba con las postreras voces y medio villa , ciudad en aquel tiempo ni de la anchura ni her- muerto los himnos sagrados. Despues desto pusieron mosura que antiguamente tenia y ahora tiene, por cau- cerco sobre Orliens, cosa que forzó á los godos, a los sa de los daños que las guerras suelen acarrear. Tras francos y á los romanos á tratar de hacelles rostro. Paesto dió la vuelta hacia la Lusitania , tomó á Mérida, ra esto hicieron liga entre sí, y juntadas sus fuerzas, con que lo restante de los alanos quedó del todo opri- acudieron contra el comun enemigo. Teodoredo, rey mido y llano. Para que los suevos se animasen y aven- de los godos, por miedo que aquel fuego no prendiese tajasen en tanto grado, ayudó mucho hallarse á la sa- en la Guiena, fué el primero que con las armas acomezon la tierra sin defensa, á causa que Sebastian, general tió el peligro y forzó al enemigo que, alzado el cerco, que era de los romanos, se habia partido de España se retirase á los campos Cataláunicos, que otros llaman para acudir a las cosas de Africa, do murió á manos de Maroquios ó Mauricios , y están cercanos á Tolosa. Aculos vándalos, segun que lo reliere Paulo, diácono. Con dió Aecio, por Valentiniano, hecho maestro de la miliesto los suevos pasaron adelante, sujetaron la Carpeta- cia, que era tanto como general. Los francos asimismo nia, que es el reino de Toledo, y la provincia Cartagi- acudieron con su rey y caudillo Meroveo. Luego que las nense, si bien en breve se concertaron con los roma- unas y las otras gentes estuvieron juntas ordenaron sus nos y les tornaron estas dos provincias. Falleció Re- haces á guisa de pelear. Dióse á Teodoredo el gobierno quila el año de nuestra salvacion de 448. Dejó por su- de la mano derecha ; Aecio estuvo a la izquierda junto cesor a su hijo Recciario; este fue el primero de los con los francos. Sanguibano, rey de los alanos, de aquereyes suevos que recibió la fe de Cristo y fundó en Es- llos que tenian su asiento en aquella parte de la Gallia paña entre los suyos la verdadera religion. Esto cuanto do está Orliens fueron puestos en medio por no fiarse á los suevos. Los godos con su rey Teodoredo, que fué dellos y para que no pudiesen hacer traicion. Por el pariente de Walia y su sucesor, poseian en España muy contrario Atila repartió sus huestes en esta forma. Pupoca tierra, solamente lo que al presente es Cataluña; so á los reyes y á las demás naciones á los dos lados con en la Gallia florecian en riquezas y gloria militar. Por gran número de gente extendida por aquellos auchisiesto, quebrada la confederacion que tenian puesta con mos campos. Los ostrogodos, como los que entre los los romanos y por estar acostumbrados á sembrar y demás se señalaban en esfuerzo y valentía, se pusieron trabar unas guerras de otras, comenzaron á poner es- en el lado izquierdo contra los visogodos. El mismo Atipanto a todos. Los muchos hijos de Teodoredo aumen- la y los hunnos estuvieron en el escuadron de en medio y cuerpo de la batalla. Eran hombres de vista espan- Turismundo y Teodorico, hijos del muerto, con un estosa y mas morenos y tostados que los demás. El lu- cuadron cerrado turbaron los enemigos, y con la ferogar era cuesta abajo; parecia que los que primero se cidad y cólera que les causaba el dolor rompieron y desapoderasen de un collado que se empinaba allí cerca barataron los escuadrones contrarios. En conclusion, mejorarian mucho su partido. Los unos y los otros fue- pusieron en huida al capitan enemigo, dado que ninron allá con el mismo intento, pero previnieron los ro- guna cosa dejó él por hacer que perteneciese, o á buen manos. Atila , visto que por este inconveniente sus sol- capitan, ó á valeroso soldado. Los hermanos pasaron hiidados se turbaron y temian de entrar en la pelea, les riendo y matando muy adelante, tanto, que con la eshabló, segun se dice, en esta manera : aA los vencedo- curidad de la noche llegaron a la vuelta muy cerca de res del mundo, domadores de las gentes no conviene los reales de los enemigos y corrieron grande peligro; encender y animar con palabras, ni aun á los cobardes el mismo Turismundo fué derribado del caballo y heridará esfuerzo este mi razonamiento. Los valientes sol- do en la cabeza, pero escapó por la ayuda y valentía de dados, cuales vos sois, se recrean y deleitan en la pe- sus soldados. El enemigo, que en su pensamiento tenia lea, y el salir con la victoria les es cosa muy ordinaria tragada la redondez de la tierra y pensaba hacerse sey familiar. ¿Estáis por ventura olvidados de las Pano- ñor de todo, por no haber ganado la batalla, como vennias, Mesias, Germanias, Gallias, sujetas y vencidas cido, se retiró á sus reales, determinado, si el peligro por vuestro esfuerzo y los escondrijos de la laguna pasaba adelante, de tomar la muerte por sus manos y Meolis, en que entraron vuestras armas ? Armáos pues echarse en una hoguera que para este efecto mandó endel ánimo que á vencedores conviene. Pudistes, sin po- cender. Los carros con que estaban rodeados los reales neros á trabajo, gozar del fruto de las victorias ganadas; le dieron la vida, y las tinieblas de la noche, cosa que mas por no poder vuestros animosos corazones sufrir él tenia considerada , y por esto comenzó la pelea desa la ociosidad, fuistes los primeros á mover la guerra. Es- pues de medio dia. Aecio no con menor miedo, hecho ta muestra de mayor esfuerzo os sirva al presente de un valladar de caballos muertos y paveses, pasó toda la estímulo y aguijon. En este dia por vuestra valentía se noche sin dejar las armas. Pero el siguiente dia, visto conquistará el imperio del mundo. ¿Podrá por ventura, que el enemigo rehusaba la pelea, le cercó primero denoh inclitos soldados, aquel ejército juntado con toda di- tro de sus reales; despues como pudiese deshacerle sin ligencia de la avenida de varias gentes y aquella cana- dificultad le dejó salir de la Gallia y volverse á Jas Palla sufrir vuestra vista, ojos y manos? Por la poca con- nonias. Muy gran parte de la alegría de la victoria y del fianza que de su esfuerzo hacian intentaron mejorarse regocijo se desminuyó, así con la huida de Alila como de lugar. Diréis que tienen en su ayuda a los visogodos, por el desastre y muerte del rey Teodoredo; dado que, gente brava. Poco les importa ese socorro si vienen á así á los romanos como á los francos, se entendia era vuestras manos. Que los romanos delicados y afemina- agradable que un rey tan poderoso faltase. Dicen que dos con los deleites, como cortados los nervios, sin un adevino, consultado por Atila, le dijo que muerto el que ninguno les haga fuerza, volverán las espaldas. capitan de los enemigos alcanzaria la victoria. Así penAcordáos pues de vuestra valentía, vestíos del coraje saban los hunnos que por una parte saldrian victoriosos acostumbrado, mostrad vuestro esfuerzo, y si no pu- y Aecio seria muerto en la batalla. Tales son los adevidiéredes salir con la victoria, lo que los dioses no per- nos, gente engañosa y vana, tales sus pronósticos; nunmitan, con la muerte dad muestra del amor y lealtad ca aciertan ó por maravilla ; fuera de que, en casos seque nos teneis. Los maguánimos en la muerte ganan mejantes, muchas cosas se fingen que nunca pasaron. hopra , la victoria les acarrea contento y con él abun- En la vida escrita en griego de Isidoro , filósofo, se dico dancia de todos los bienes. De mí no espereis solamen- que por espacio de tres dias despues de la batalla se te el gobierno, sino el ejemplo en el pelear. ¿Qué otro oyó estruendo de armas en el mismo lugar y grande emperador os recebirá si no salis victoriosos ? Qué rea- alarido de los que peleaban, como si las almas, despues les, qué provincias? Principalmente que vuestra felici- de apartadas de sus cuerpos con gran pertinacia perdad tiene irritadas todas las naciones por la envidia que severaran en la pelea. La grandeza desta balalla dió os tienen muy grande.» Dicho esto, diose la señal de ocasion á estas y semejantes fábulas. Verdad es que cosa pelear; acometieron los hunnos con grande impetu; re- semejante á esta cuenta Maseo al fin de su historia en cibieronlos los contrarios no con menor esfuerzo, en- el naufragio de Manuel de Sosa, cerca del cabo de Buecendidos tambien ellos con las amonestaciones de sus

na Esperanza; que de noche se oian cantos de los que capitanes. Júntanse los escuadrones, encruelécese la en aquella tormenta finaron. Dióse esta batalla, segun batalla, mueren ahora destos, ahora de aquellos, todos Casiodoro, siendo cónsules Marciano Augusto y Clodio pelean, como el interés lo pedia, con singular denuedo Adelfio el año que corria de Cristo de 451, y del reino y esfuerzo por el imperio del mundo. Era tanta la san- de Teodoredo treinta y uno. Algunos sospechan que gre de los muertos, que, segun se dice, un arroyo que Recciario, rey de los suevos, se halló en esta jornada allí corria salió por esta causa de madre. Perecieron en

por el deudo que tenia con el rey godo. Lo mas cierto aquella sangrienta batalla ciento y ochenta mil hom- es que, acometido que hobo á los vascones, que persebres, muchedumbre que dió ocasion á forjar estas y veraban en la obediencia de los romanos y moraban en otras mentiras. Al principio de la pelea murió el rey aquella parte de España que al presente se llama NaTeodoredo, por su mucha edad pisado y hollado de los varra, desde allí pasó á la Gallia con deseo de visitar a suyos, dado que con grande ánimo peleó y acometió lo su suegro, y que, ayudado del socorro de los godos, dió mas fuerte y apretado de los enemigos. Algunos dicen la tala por todas partes a la provincia Cartaginense y á que le mató un ostrogodo llamado Andaje. Lo que a los Carpetanos. Ultimamente, hecho que bobo paz y otros pusiera temor, á los suyos dió mayor coraje; ca tomado asiento con los romanos, se volvió a su tierra y señorío que tenia de la Bética , la Lusitania y Galicia, cion en el primer concilio Bracarense, y anda despues y aspiraba á hacerse señor de lo demás de España. del primer concilio Toledano como parte suya y re

miendo mal pegado, por yerro sin duda del que priCAPITULO IV.

mero juntó los volúmenes de los concilios. Anda tam

bien un pedazo de una epistola de Toribio contra la De Turismundo y Teodorico.

secta priscilliana, dirigida a dos obispos de España. Hechas las exequias de Teodoredo en los reales de En ella, despues de saludarlos, dice dolerse que la conlos godos, Turismundo, luego que fué puesto en lugar cordia de la religion que tenian las demás iglesias sc de su padre, por consejo de Aecio y á su persuasion de- pervierta en su patria por culpa de los obispos , que no jó de seguir á Atila y vengar aquella muerte, por pare- consideraban bastantemente como aquel mal tantas vecer debia primero dar órden en las cosas del nuevo ces reprimido tornaba de nuevo á brotar. La vida que reino, y no dar lugar á sus hermanos, si por ventura profesaba y el haberle sido encomendado este cargo, lo pretendian, de innovar alguna cosa. Lo que de se- le ponia en necesidad de hablar, dado que en todo era creto con esto pretendió Aecio era que el poder de los el mas bajo. Los libros apócrifos que los herejes pugodos, á la sazon muy grande, no destruyese el de los blicaban por divinos debian ser desechados, en partiromanos. Verdad es que Turismundo, si bien siguió cular los Actos del apóstol santo Tomás, en que se afirel consejo de Aecio, en breve luego que dió asiento maba que el dicho Santo acostumbraba á bautizar, no en las cosas de su reino" revolvió en busca de Alila; y con agua , sino con aceite, sacramento que por autoantes que saliese de Francia, le venció en una balalla ridad de aquel libro recebian los maniqueos, y le remuy herida que se dieron cerca del rio Loire, donde el probaba Priscilliano. Decia tambien que debian poner bárbaro pretendia sujetar cierta parte de los alanos, en la misma cuenta los Actos de san Andrés, fingidos ó que hicieran asiento por aquellas comarcas. Esta nueva corrompidos por los maniqueos; los Hechos otrosí y victoria fué muy, señalada, y tanto, que el Huono fué Vida de san Juan, compuestos por Luceyo, hombre forzado desembarazar toda la Francia. Esta misma perverso; la Memoria de los apóstoles , en que la ley huida de Atila fué causa que Aecio perdiese la vida; vieja de todo punto se reprobaba , del cual libro consporque como viniese nueva que, reforzado de nuevas taba haberse aprovechado los maniqueos y priscilliagentes, revolvia sobre Dalmacia, Illirico y parte de Ita- nistas para defensa de sus errores. Dice mas haber en lia, el emperador Valentiniano, por entender que le pu- particular peleado por escrito contra las locuras de dieron deshacer del todo en los campos Cataláunicos, aquel libro, pero esta disputa con el largo tiempo se ha y que de industria le dejaron escapar por sus particu- perdido. El cuerpo de santo Toribio está enterrado en lares , dió la muerte á Aecio, que le tenia por culpado las Astúrias en San Martin de Liévana. En algunos pue

blos En el mismo tiempo despues de Celestino y de Sixto, á 16 del mes de abril, con fiesta propia que le hacen. tercero deste nombre, gobernaba la Iglesia romana Volvamos á Turismundo, al cual por imperar mas sosan Leon, verdaderamente grande por la excelencia de berbia y cruelmente que hombres libres y feroces posu sabiduría y de su elocuencia. Juntó con las demás dian sufrir, hicieron dar la muerte sus dos hermanos excelentes virtudes de su ánimo una singular destreza Teodorico y Federico. Ejecutóla Ascalerno, muy prien tratar con los principes, con que persuadió primero vado suyo, en la cama en que estaba á causa de una á Atila , hunno, que entrado en Italia iba sobre Roma, enfermedad; le mató á hierro pasado un año del prinque volviese atrás, ca le salió al encuentro y le habló cipio de su reinado. El año luego adelante, que fué de sobre el caso á los vados del rio Mincio. No mucho des- Cristo 455, á 18 de marzo, mató en Roma al emperapues acabó con Genserico, vándalo, que no pusiese dor Valentiniano Trasila , soldado de Aecio, en vensuego á la ciudad de Roma , de que estaba para apode- ganza de la muerte que aquel Emperador diera á su cararse, como lo hizo. Obedecieron los bárbaros á la vir

pitan. Así se dijo; mas en hecho de verdad Máximo lo tud celestial; pero dejemos las cosas extranjeras. To- sobornó y persuadió tan grave maldad y traicion con ribio, obispo de Astorga, tuvo otro tiempo familiari- intento que tenia de levantarse con el imperio, como lo dad con san Leon en Italia, do babia pasado y peregri- bizo, y para conservalle con la majestad conveniente, nado por otras muchas provincias con deseo de saber procuró casarse y casó con Eudoxia , mujer de Valenó por devocion que tenia. Por cartas de Toribio, ya tiniano. Con la muerte de Valentiniano el inperio de que san Leon era pontífice, fué avisado que la secta de occidente de todo punto cayó en tierra, porque nueve Priscilliano, tantas veces abatida, tornaba de nuevo á tiranos ó emperadores desgraciados, que por órden brotar , principalmente en Galicia, do esta peste se se siguieron adelante , en ninguna manera son tenidos habia mas apoderado. Respondióle en una carta, en por dignos de tal nombre. Por el mismo tiempo, por que le ordenó que para remediar este daño tuviese cui- muerte de Teodosio el Menor, gobernaba las provindado de juntar concilio de los obispos tarraconenses, cias de oriente el emperador Marciano, por cuya dilicartaginenses , lusitanos y gallegos. Juntáronse los gencia se juntó un Concilio de obispos en Calcedonia, obispos, como les era mandado, en Celenis , pueblo doblado el número de padres que hobo en el concilio de Galicia. Juntos que fueron , por sus votos condena- Niceno. Este concilio reprobó las locas opiniones que ron la doctrina de Priscilliano , y puesta por escrito de Cristo Dioscoro y Eutiquete enseñaban. Habia couna fórmula de la verdadera fé, la enviaron á Balco- menzado á gobernar la gente y reino de los godos Teonio, prelado de Braga, que era superior de todas las dorico con

prudencia y modestia singular, escogido iglesias por aquella comarca con derecho de metropo- príncipe, si no afeara la religion con las opiniones de litano ó sea de primado. Desta fórmula se hace men- Arrio , y la bondad de la vida con la sangre que derramó, como queda dicho, de su hermano. Sidonio Apo- del ejército fué enviado contra la Bética; Nepociano y linar, á quien Teodorico hizo conde, y despues en la Nerico á Galicia contra Acliulfo, que, olvidado de la fe Gallia fué obispo de Arverno, hoy Claramonte, en una y de su deber, se habia apoderado de aquella provincia carta que dirige á Agrícola, declara por menudo las y hecho tirano. Teodorico, vuelto en Francia, ó con virtudes de Teodorico, la gravedad y mesura de su deseo de descansar, ó por acudir á otras alteraciones, rostro, sus fuerzas corporales, que no era dado á re- tomó las armas contra los romanos y contra Mayoriagalos, sino de todo punto varonil y soldado ; la destre- no, por ventura porque habian forzado á Avito que reza en tirar el arco, la templanza en la comida y bebida, nunciase el imperio , como se dirá luego, y ya se dijo la costumbre que tenia despues de comer de aflojar que el emperador Avito y el rey Teodorico erau amicon honestos juegos el ánimo apesgado y flechado con gos. Taló pues los campos de Francia y saqueó los los cuidados del reino; y lo que es muy propio de los pueblos y pasó armado hasta el rio Ródano; y como reyes , daba audiencia á los miserables con una pacien- se apoderase de Leon, la puso á fuego y á sangre y la cia singular. Añade que se deleitaba cenando con las saqucó. Esto en Francia. En España el capitan Ceurila, burlas de los truhanes, pero sin que mordiesen á-nadie. como hobiese al improviso y antes que nadie imaginara Estaba Avito acerca del por embajador de Máximo Au- llegado a la Bética, los naturales con embajadores que gusto, y dice Gregorio Turonense que era natural de le enviaron le hicieron saber que ellos ponian á sí y á Claramonte. A este Avito, sabida la muerte de su se- todas sus cosas en el poder de los godos; que no hañor, persuadió el Rey que se apoderase del imperio de bian consentido con los demás suevos ni conspirado occidente, y para esto le ayudó con su autoridad y contra los romanos; que estaban aparejados á dar refuerzas. Concertaron los dos que en recompensa destas henes y hacer lo que les fuese mandado, recebirlos en ayudas quedase por los godos todo lo que en España los pueblos, ayudarlos con trigo y con todas las demás quitasen á los suevos, que se iban apoderando de las cosas. Por esta manera sin sangre la Bética quedó sutierras de los romanos y aspiraban al imperio de toda jeta al señorío de los godos. En Galicia se hacia la guerEspaña. Era menester buscar algun color honesto para ra con mayor porfía, y últimamente, en una batalla que hacerles guerra y para quebrantar los vínculos del se dió cerca de Lugo, Acliulfo, que se nombraba rey, deudo que tenian entre sí; parecióles ser lo mejor con á lo menos se habia apartado de la obediencia de los "una embajada amonestar á Recciario no se olvidase de godos, fué preso y pagó con la cabeza. Los suevos la modestia ; que acometer sin alguna causa á los co- enviaron á Teodorico hombres santos con los ornamenmarcanos, y sin haber recebido injuria dellos, seria tos de la iglesia y cosas sagradas para moverle mas, despertar contra sí el odio público y envidia de las otras por cuya industria alcanzaron perdon para toda la pronaciones; que los reinos con justicia se fundan, y por vincia de Galicia, y no solamente el perdón que pedian, ambicion y crueldad se pierden; amenazaba que si no sino con increible grandeza de ánimo les otorgó que, desistia, no podia faltar al imperio romano, que le ha- recogiendo las reliquias del naufragio pasado, nombrabia obligado su fe, y del que tenia recebidos muchos sen de entre sí rey. Vinose á la eleccion, no se conforbeneficios. A esto Recciario, como hombre de sober- maron las voluntades, unos nombraron á Franta por bio corazon, á quien las victorias pasadas hiuchaban y rey, otros á Masdra; este por los suyos fué muerto á henchian de vanas esperanzas, respondió que en breve bierro dentro de dos años. Remismundo, su hijo y suseria en Tolosa para probar de cuánla valentía era la cesor, año de nuestra salvacion de 460, conforme a la una y la otra gente y determinar aquel pleito por el cuenta de Isidoro, corregidos los números conforme á trance de las armas. Con esta respuesta Teodorico, la verdad, se concertó con Franta, y juntadas con él para prevenir y para todo lo que pudiese suceder, hizo sus fuerzas, entró por la Lusitania inetiéndola toda á juntas de los suyos, y llamó tambien socorro de los fuego y á sangre; provincia que en aquella sazon habia borgoñones y de los francos; pasó los montes Piri- vuelto al señorio de los romanos, si bien no se entienneos, y cerca del rio Urbico , que corre entre Iberia y

de la manera, el tiempo ni la causa en que esto se Astorga en Galicia , en una batalla muy trabada ven- hizo; lo que se sabe es que Remismundo no la pudo ció y puso en huida á su enemigo. Grande fué la ma- del todo sujetar á su señorío. En Roma y en Italia Rie tanza que de suevos se hizo en aquella batalla. El mis- cimer, nieto que era de Walia, rey de los godos, namo Recciario salió herido, y no teniéndose por seguro cido de una su hija y de padre suevo de nacion , era en en parte alguna de España, quiso en una nave pasar en este tiempo maestro de la milicia romana, que era es Africa; pero la fuerza de la tormenta le echó å la ciu- mayor poder y cargo despues del emperador. Este hadad de Portu por aquella parte que el sio Duero se mete cia y deshacia emperadores en aquellos miserables en el mar. Allí por mandado del vencedor le mataron tiempos; y con esto traia al retortero la república roel año de 456, como lo dice Adon Vienense. Braga fué mana, porque Mecilio Avito , sucesor de Máximo, repuesta á saco, pero sin sangre de los ciudadanos. La nunció el imperio y fué hecho obispo de Placencia en presa fué rica por estar, á lo que parece, en aquella ciu- Italia. El que le forzó á hacer esto, que fué Julio Vadad la silla de los reyes suevos. Despues desta batalla lerio Mayoriano , sucesor suyo, pasó en España , y sopuso Teodorico por gobernador de Galicia, que dejó segadas las alteraciones de aquella provincia, aprestó sujeta, á Acliullo, del linaje de los varnos, no de la no- una armada en Cartagena con desco de deshacer á los bleza de los godos, y hombre de poca lealtad. Revolvió vándalos en Africa. Pero todo este aparato se desvanela guerra contra la Lusitania, donde por amonestacion ció como humo, porque parte de la armada quemaron de santa Olalla, debajo de cuyo amparo estaban Mérida los enemigos, parte tomaron por haber ellos tenido y sus cosas por ser ella su protectora, desistieron de noticia de lo que el Emperador pretendia y tiempo saquear aquella ciudad. Hecho esto , Ceurila con parte para hacerle resistencia y daño. El mismo Mayoriano, afeado con la afrenta del mal suceso, si bien en la Ga- que pertenecian á aquel gobierno, punto de que tenellia restituyó al imperio todo lo que los godos usurpa- mos muchas conjeturas y razones, si no concluyentes, ran, dado asiento en las cosas de aquella provincia y á lo menos probables; pero volvamos á lo de Galicia. vuelto en Italia , perdió la libertad y la vida en Dertona cerca del rio Hira, á los 7 de agosto año de 461, todo

CAPITULO V. por engaño y orden de Ricimer. Por su muerte Vibio Severo , partícipe en esta conjuracion, fué puesto en

De la muerte del rey Teodorico y del rey Burico. su lugar, ayudado por el mismo Ricimer. En aquella re

Los suevos en esta misma sazon andaban alterados á vuelta y confusion de cosas el rey Teodorico se tornó causa de nuevas guerras que entre ellos se levantaron. á apoderar de Narbona por entrega que della hizo Fué así, que por votos de la una parcialidad de las dos Rubenio, á quien con grandes promesas él persuadió que andaban entre aquella gente, en lugar de Franta, se aparlase de la obediencia del emperador Severo.

difunto, como queda dicho, fué puesto Frumario. Su Hay en Nebrija un letrero deste tiempo en la misma de

competidor Remismundo , antes que el nuevo Rey colantera del templo sobre la puerta con estas palabras brase fuerzas y se arraigase en el reino, pretendió apovueltas en romance:

derarse por fuerza de arinas de todo el señorío y na

cion de los suevos; y salió con ello por causa que al ALEJANDRIA, CLARÍSIMA HEMBRA, VIVIÓ AÑOS VEINTE Y CINCO, POCOS MAS O MENOS: MURIÓ EN PAZ Á 10 DE LAS KALENDAS DE

mismo tiempo falleció acaso de su enfermedad FrumaENERO, ERA 503, PkOBO, SU HIJO, VIVIÓ DOS AÑOS Y UN MES.

rio, su contrario. Dado que Iria Flavia, ciudad sujeta á

Remismundo, fué destruida por los contrarios , ca no Por las palabras latinas deste letrero, que es muyllae quedaban del todo sosegados con la muerte de Fruno, se ve que la elegancia de la lengua latina labia

mario, su rey. Reducida con tanto la gente de los sueya en este tiempo degenerado mucho de lo antiguo. La vos debajo del imperio de uno, grandes levas de genalfa y la omega con la señal de la cruz, en aquella for- tes se hicieron en toda aquella provincia, con que junma que se dijo arriba hizo Constantino Magno la bande

tado un grueso ejército, Remismundo acometió la Lura real, están puestas debajo deste letrero, conforme sitania , y despues de haberse por engaño apoderado á la costumbre de aquel tiempo en razon de diferenciar de Coimbra, hizo lo mismo de la ciudad de Lisbona, por los sepulcros de los cristianos de los demás. Gobernaba entrega que della le hizo Lucidio , ciudadano y gopor el mismo tiempo la Iglesia romana Hilario, natural bernador de aquella ciudad. El poder de los romanos de Calari en Cerdeña, sucesor de Leon el Magno. Hay era menospreciado; temíanse las armas de los godos; una carta de Ascanio, obispo de Tarragona, para Hila- por esto pareció á los suevos conveniente aplacar á Teorio, con ocasion de la cual y de un concilio de obispos dorico con una embajada con que le prometian de manque se juntaron para celebrar el dia en que nació el dicho tenerse en su fe y estar prestos para hacer lo que les pontífice, se trató en Roma cómo Nundinario, obispo fuese mandado. Dió orejas el Godo á esta embajada, y de Barcelona , nombró por heredero de sus bienes y se- para mayor firmeza de la amistad tratose que los reyes ñaló por su sucesor á Ireneo, coadjutor suyo. Dicen se confederasen con nuevo parentesco; y así, Remisque la voluntad y juicio del obispo fué aprobada por mundo casó con una hija de Teodorico, que con volunlos votos de los principales y de los demás del pueblo. tad de su padre sué enviada a España, y en su compaMovido deste ejemplo ó de su voluntad, hizo lo mismo ñía Salano, hombre principal, que tomó cuidado de Silvano, obispo de Calahorra , señalando sucesor , pero llevarla. Iba tambien entre los demás Ayače , hombre sin la voluntad del pueblo y consentimiento del metro- francés, y que por ganar la gracia de su rey, dias antes politano. Por tanto pedian que, aprobada la primera se hiciera arriano. Todo esto iba enderezado á que por eleccion por autoridad de Hilario, la segunda se diese diligencia deste hombre los suevos se pervirtiesen y hipor ninguna. Respondió Hilario que por no poderse en ciesen arrianos; con que se prometian, quitada la dimanera alguna distinguir la causa de Barcelona de la ferencia de la religion, seria mas firme el asiento que de Calahorra y porque no pareciese se heredaba lo que tomaron. Hizo aquel hombre astuto lo que se pretendia. por benignidad de Cristo se da conforme a los mereci- En efecto, la Reina procuro introducille en la gracia de mientos de la vida de cada uno, que la una y la otra Remismundo, y por aquel medio inficionar la gente de eleccion se tuviesen por de ningun efecto y se tornasen aquella mortal ponzoña. Salano, como celebradas las á hacer conforme a las costumbres y leyes legalmente. bodas se volviese á Francia, halló que Teodorico era La data desta carta fué á 30 de diciembre, siendo con- muerto por engaño de Eurico su hermano, que fué año sules Basilisco y Hermenerico, que fué áño de nues- de nuestra salvacion de 467, el año trece despues que tra salvacion de 465. En esta carta Ascanio se llama él con semejante alevosia dió la muerte á Turismundo, metropolitano de la provincia Tarraconense. Tenia su hermano. El reino de los godos sin contradiccion Tarragona por sufragáneas á Calahorra, Leon, Barce- quedó por Eurico en premio de aquella maldad. Era lona, Ciudad-Rodrigo, que antiguamente se llamó Mi- grande su ferocidad y brio; solo le ponia en cuidado el robriga, dado que entre sí estaban muy aparladas, ar- poder de los suevos. Temia que Remismundo vengaria gumento claro que era superior de todas las iglesias por las armas la muerte del Rey, su suegro; deseaba junque en España obedecian al imperio romano, y recono- tamente quitar la Lusitania á los suevos, y echados los cian á la Iglesia romana por madre y cabeza de la reli- romanos de toda España, hacerse universal señor degion cristiana , como lo es. Por ventura en España no la, porque en aquella era estaba dividida en tres parse usaba en aquel tiempo el nombre de primado; sino tes. La Galicia con parte de la Lusitania obedecia a los que donde tenian el gobierno y la silla del imperio, suevos, la Bética y Cataluña á los godos, debajo del aquella ciudad reconocian las demás ciudades é iglesias imperio de los romanos permanecia la provincia Car

« AnteriorContinuar »