Imágenes de páginas
PDF
EPUB

da á instancia del rey Recesvinto, se juntó en Toledo oidas las partes, se les diese la satisfaccion conveniente. otro nuevo Concilio, que entre los de aquella ciudad se En este Concilio se asentaron y firmaron en primer lucuenta por el octavo. Era grande el celo que este Rey tenia y la aficion á las cosas eclesiásticas; ocupábase rida ; Antonio, de Sevilla; Eugenio, de Toledo; Potaen revolver los libros sagrados, hallábase en las dispu- mio, de Braga. Despues destos los demás obispos por tas que en materia de religion se hacian; para adornar su órden; entre los demás fué uno Bacauda, obispo de los templos y aumentar el culto divino no cesaba de Egabro, es á saber, de Cabra, lugar en que en el cedarles oro, piedras preciosas, brocados y sedas, en que menterio de San Juan se lee hasta hoy su nombre graparece pretendia imitar el ejemplo de su padre. Acu- bado en un mármol blanco ; que debió ballarse este dieron cincuenta y dos obispos; juntáronse en la Basi- prelado á la consagracion de aquel templo o de otro allica de San Pedro y San Pablo á 16 de diciembre,

año

guno en que se halló aquella piedra, cuya consagracion de 653. Hallóse el Rey aquel dia presente en la junta, fué el año de 650 por el mes de mayo. Es tambien de y despues de haber delante los padres dicho algunas considerar que en el Concilio firmaron los abades, cosa palabras, presentó un memorial. En él estaba en pri- extraordinaria y no muy conforme á derecho; y en este mer lugar la profesion de la fe católica; despues desto número fué uno san llefonso, á la sazon abad agaamonestaba y rogaba a los prelados que no solo deter- liense. Firmaron asimismo los grandes, así duques cominasen lo que concernia á las cosas sagradas, sino

mo condes, y personas que tenian algun cargo en el tambien diesen órden en el estado del reino, quier fue- reino, cosa aun menos usada y contra el derecho cose con reformar las leyes antiguas, quier con añadir ó mun; pero no hay que maravillarse', porque estos conquitar las que les pareciese; lo mismo pide tambien á cilios de Toledo fueron como Cortes generales del reilos grandes del reino , aquellos que por la costumbre no, en que se trataba, no solo de las cosas eclesiástirecebida se debian hallar en los concilios. En particu- cas, sino tambien del gobierno seglar. Pasados otros Jar pide determinen que se debe hacer de los judíos, dos años, el de nuestra salvacion de 655, por órden del que, recebida la religion cristiana por la fuerza que los mismo Rey se juntaron en la misma ciudad de Toledo reyes pasados les bicieron, todavía perseveraban en diez y seis obispos para celebrar el noveno concilio de sus antiguos ritos y ceremonias. Fue así, que los judíos Toledo. Fué la junta á 1.° de noviembre en la Basilica presentaron una peticion, que hasta hoy dia está en el de Santa María Vírgen; publicaron en ella diez y siele Fuero Juzgo entre las demás leyes de los godos; con- decretos sobre materias diferentes. No se hallaron los tenia en sustancia que, dado que el rey Chinlila los demás arzobispos y metropolitanos; por su ausencia forzó á hacerse cristianos, querian renunciar el sábado tuvo el primer lugar Eugenio , arzobispo de Toledo. No y las demás ceremonias de la ley vieja; solamente se les paró en esto el cuidado del Rey, porque luego el año hacia mal el comer carne de puerco, y esto mas porque siguiente, á 1.o de diciembre, se juntaron en la dicha su estómago no lo llevaba , por no estar acostumbrados ciudad veinte obispos para celebrar olro Concilio, que á tal vianda, que por escrúpulo de conciencia ; y toda- fué el deceno entre los de Toledo. La cosa de mayor vía, para muestra de su intencion, se ofrecian de comer consideracion que decretaron sué que la fiesta de la otros manjares guisados con ella. Este memorial del Anunciacion, cuando el Mijo de Dios se vistió de nuesRey, que tenia inserta la dicha peticion, se leyó en el tra carne para nuestro remedio , y se celebraba á 25 de Concilio. Fué grande la alegría de los obispos por ver el marzo, por ser ordinariamente tiempo de Cuaresma, en buen celo del Rey. Trataron entre sí lo que debian ha- que se hace memoria de la muerte y pasiori de Cristo, cer, y por comun acuerdo ordenaron doce cánones, en se trasladasc á 18 de diciembre; lo cual desde entonces que salisficieron bastantemente á todo lo que el Rey se guarda en toda España , sin embargo que tambien pretendia. Demás desto, declararon que los votos y ju- se celebra la otra fiesta de marzo al iso romano. La ramentos ilícitos no obligan. En el tiempo de la Cuac fiesta de diciembre llama comunmente el vulgo nuesresma,

cuando por antigua costumbre todos ayunan, tra Señora de la 0, y los libros eclesiás:icos le ponen mandaron que nadie comiese carne sin evidente nece- nombre de la Expectacion. Lo que se ha contado es la sidad. Por la revuelta de los tiempos, cuando se apo- verdad puntualmente. Mandaron otrosí que las virgederaba del reino, no el que tenia mejor derecho, sino nes consagradas á Dios, que llaman bealas en el misel que era mas poderoso, los reyes pasados habian im- mo Concilio, trajesen un velo negro ó rojo, como señal puesto sobre el pueblo grandes y pesados tributos. In- para ser conocidas. Tralóse asimismo la causa de Polaterpusieron los padres su autoridad conforme a lo que mio, obispo de Braga, que por haber caido en flael Rey les concediera , y reformaron todas estas impo-queza de la carne fué depuesto, dejándole solamente el siciones, y redujéronlas á menor cuantía y mas tolera- nombre de obispo, que fué despojarle del lugar y no de ble. Consideraban que nunca es seguro el poder cuando la dignidad. Templaron desta manera cl castigo por es demasiado, que las cosas moderadas duran y son confesar él mismo de su voluntad su delilo y por la paperpetuas, y que los principes no son bastantes para nitencia que hiciera por espacio de nueve meses en el contrastar con el aborrecimiento del pueblo si se en- vestido y en la comida con deseo de alcanzar misericorciende mucho contra ellos. Por conclusion, como quier dia de Dios. En su lugar fué puesto Fructuoso, de abad que muchos estuviesen quejosos del padre deste Rey de Cómpluto el tiempo pasado electo en obispo duy pretendiesen les habia hecho agravio y quilado injus- miense, y al presente como arzobispo de Braga firma tamente sus haciendas, ordenóse que el rey Recesvinto despues de los arzobispos Eugenio , de Toledo, y Fotomase posesion de la herencia y bienes paternos con gilivo, de Sevilla, en tercer lugar y el postrero. Tratal condicion, que estuviese á justicia con los que pre- lóse del testamento de san Martin, obispo en otro tiemtendian estar agraviados y despojados injustamente, y po dumiense, en que nombró por albaceas á los reyes suevos; y porque los reyes godos se apoderaron de dano y natural. En las letras tuvo por maestro á Eugeaquel reino, esta y las demás cargas y derechos de nio III, por ser, como era, persona docta, y aun alaquellos príncipes les incumbian. Hallábase el Rey per- gunos sospechan y arriba se tocó, deudo suyo. La fama plejo sobre este caso; consultó con los prelados del de san Isidoro, arzobispo de Sevilla, volaba por todas Concilio lo que se debia hacer; ellos remiticron la de- partes, y el cuidado que tenia en enseñar la juventud terminacion de todo esto á Fructuoso, el nuevo obispo era muy señalado. Por esta causa san Ilefonso fué á de Braga , cuya santidad y virtudes fueron tan señala- Sevilla para estar en el colegio fundado para este efecto das en aquel tiempo, que en España le tienen por san- por aquel Santo. Allí se entretuvo en el estudio de las to; y en particular las diócesis de Braga, de Ebora y de letras hasta tanto que fué bastantemente instruido en Santiago celebran su fiesta á 16 dias del mes de abril. las artes liberales, de cuya erudicion y doctrina dan Su cuerpo fué sepultado en un monasterio que él mis- muestra los muchos libros que adelante escribió. Jumo edificó entre Dumio y Braga , ciudades cuyo prela- : liano, su sucesor, dice que el mismo san Ilefonso los do fué. Dende, como quinientos años adelante por ór- juntó y puso en tres cuerpos. Son ellos de mucha docden de don Diego Gelmirez, primer arzobispo de San- trina y llenos de sentencias muy graves; mas el estilo, tiago, le trasladaron á aquella iglesia. Muchos fueron conforme á la costumbre de aquellos tiempos, es mas los milagros que nuestro Señor hizo por su medio des- redundante que preciso y elegante. Acabados sus espues de su muerte; dellos , en gran parte, hizo memo-. tudios y vuelto á Toledo, sin embargo que eran granria y historia particular Paulo, diácono emeritense, des las esperanzas que todos tenian dél, y lo mucho que que en este lugar no seria á propósito relatarlos. Por se prometian de su nobleza, de su doctrina y virtudes, este mismo tiempo floreció santa Irene , virgen de Por- pospuesto todo lo al, con deseo de mas perfeccion y de tugal; dióle la muerte un hombre, llamado Britaldo, seguir vida mas segura, se determinó dejar el regalo de porque nunca quiso casarse con él ni consentir con sus su casa y tomar el hábito de monje en el monasterio locos amores; y porque el caso no se descubriese la agaliense. No se pudo esto negociar tan secretamente echó en el rio Nabanis, que pasa por Nabancia, patria que su padre no lo entendiese. Procuró apartarle de desta Santa Vírgen. Buscaron su cuerpo con diligencia; aquel propósito, y aun el mismo dia que iba á tomar el halláronle junto a la ciudad que entonces se llamaba hábito fué en pos dél y entró en el monasterio en Scalabis. Dícese que por milagro se apartaron las aguas busca de su hijo; andúvole todo, mas no pudo endel rio Tajo en aquella parte por donde el rio Nabanis contrar con él, porque el Santo, como viese á su pase junta con él, y que los que buscaban a la virgen á dre de léjos y sospechase lo que era y su saña, torció pié enjuto la hallaron en medio de aquel rio en un se- el camino y se metió y estuvo detrás de un vallado pulcro fabricado por mano de los ángeles; que fué cau- hasta tanto que su padre dió la vuelta á su casa sin sa que la devocion desta virgen se extendió muy en efectuar lo que pretendia. El monasterio agaliense esbreve por toda aquella comarca de tal suerte, que por luvo asentado no lejos de la ciudad de Toledo á la este respeto aquel pueblo mudó el nombre que antes parte de septentrion. Tenia nombre de San Julian, como tenia de Scalabis, y del nombre de aquella virgen se

todo se entiende de Máximo, obispo de Zaragoza que llamó Santaren. Nabancia quieren los doctos que sea la fué por este tiempo. En el Concilio toledano undécimo villa de Tomar, muy conocida en Portugal por ser firma Gratino , abad de San Cosme y San Damian, y asiento de la caballería de Cristus, la mas principal de poco despues Avila, abad agaliense de San Julian. Dúaquel reino.

dase en qué sitio estuvo este monasterio agaliense.

Los pareceres son varios. La resoluciones en este punto CAPITULO X.

y lo cierto que hubo dos monasterios en Toledo, ambos

de benitos y ambos á la ribera de Tajo y á la parte de De la vida de san llefonso.

septentrion, por donde el dicho rio corre, como se ve en El año noveno del reinado de Recesvinto, en que del la caida que hace desde el aserradero por la puente nacimiento de Cristo se contaban 657, Eugenio III, de Alcántara de septentrion á mediodía. Demás que la arzobispo de Toledo, pasó desta vida. Por su muerte puente por do se iba á la huerta del Rey estaba mas pusieron en su lugar á llefonso, á la sazon abad aga- abajo de la que hoy se ve, y por consiguiente la dicha liense, persona de inuy santa vida, lo cual y sus muchas huerta con el rio le caia á la parte del septentrion. El letras y doctrina y la grande prudencia de que era do- uno destos dos monasterios se llamaba de San Julian, tado fueron parte para que fuese estimado del clero, que era su advocacion, y por otro nombre se llamó de los principales y del pueblo y le turiesen por digno agaliense, de un arrabal donde estaba, llamado Agalia. para encomendalle el gobierno espiritual de su ciudad. Caia muy cerca de Toledo, solos docientos y cincuenta Fué natural de Toledo, nacido de noble linaje; su pa- pasos, que hacen mil y docientos y cincuenta piés, disdre se llamó Estéban, su madre Lucía. Tiénese ordi- tante de la iglesia retoriense de San Pedro y San Panariamente por tradicion que vivian en lo mas alto de blo. El otro monasterio se intitulaba de San Cosme y la ciudad en unas casas principales, que de lance en San Damian, distante de Toledo dos millas, que hacen lance vinieron con el tiempo á poder de los condes de media legua. Todo esto dice Máximo, obispo de ZaraOrgaz, y dellos los años pasados las compraron los re- goza, en las adiciones á Dextro. San Ilefonso fué abad ligiosos de la compañía de Jesus, y por devocion de primero en San Cosme y San Damian, siendo diácono; y san Hefonso dieron á ellas, y en particular á la iglesia, desta eleccion habla Cijila, y aun dice pasó mucho tiemla advocacion deste Santo; en que los antepasados pa- po hasta que adelante fué arzobispo. En este medio fué rece faltaron, pues era razon hobiese en aquella ciudad asimismo abad agaliense. Y desta eleccion y cargo algun templo con nombre de san Ilefonso, su ciuda- l habla Juliano en la vida deste Santo, con que quedan concertados Máximo, Cijila y Juliano. En la huerta de 1 ligencia se reprimió la mala semilla de aquel error y los Chapiteles, parte de la huerta del Rey, bay clarosras- se desbarataron los intentos de aquellos dos hombres tros de que fué monasterio, que debió ser la parte mas malvados. El premio deste trabajo fué una vestidura principal del agaliense, y pasado los tejares hay una traida del cielo. La misma noche antes de la fiesta de dehesa, y en ella una casa grande y antigua , que sos- la Anunciacion, que poco antes ordenaron los obispos pecho yo por la distancia fué el otro monasterio, y aun se celebrase en el mes de diciembre, como fuese á dello hay buenas señales. La pretoriense de San Pedro maitines y en su compañía muchos clérigos, al entrar y San Pablo creo yo fué San Pablo á la caida de la albón- de la iglesia vieron todos un resplandor muy grande y diga , donde estuvieron los padres dominicos por casi maravilloso. Los que acompañaban al Santo, vencidos docientos años. La palabra pretoriense quiere decir igle- del grande espanto, huyeron todos; solo él pasó adesia del campo, San Pablo está fuera de los dos muros de Jante, y púsose de rodillas delante el altar mayor. Alli Toledo. Ayuda el nombre de San Pablo, que el de San Pe- vió con sus ojos en la cátedra en que solia él enseñar al dro se debió con el tiempo dejar por abreviar. Desta igle- pueblo á la Madre de Dios con representacion de masia, que en un tiempo fue muy principal y las ruinas lo jestad mas que humana. La cual le habló desta mamuestran, y en ella se celebró el concilio décimotercio neral: «El premio de la virginidad que has conservado de Toledo, hasta la huerta del Rey, que debió ser toda del en tu cuerpo, junto con la puridad de la mente y el ardor monasterio agaliense por donacion del reyAtanagildo,su de la fe y de haber defendido nuestra virginidad, será fundador, hay los docientos y cincuenta pasos que dice este don traido del tesoro del cielo.» Esto dijo, y juntaMáximo, si bien los monjes tenian otra huerta particu- mente con sus sagradas manos le vistió una vestidura lar, cercada de piedra con sus estribos contra las cre- con que le mandó celebrase las fiestas de su Hijo y suyas. cientes del rio, la cual se ve hoy pegada con la casa que Los que le acompañaban, sosegado algun tanto el miellaman de los Chapiteles. Del nombre del monasterio ó do , vueltos en sí y animados, llegaron do su prelado del arrabal donde estuvo quedó el que hoy tienen los estaba á tiempo que ya toda aquella vision era pasada y palacios de Galiana, á lo que parece; que lo que el vulgo desaparecida; halláronle casi sin sentido, que el miedo dice de la mora Galiana son consejas y patrañas. Tomó y la admiracion le quitaron con la habla; solos sus ojos pues san llefonso como deseaba el hábito de monje, cuyo eran como fuentes, y se derretian en lágrimas por intento últimamente, aunque con dificultad, aprobó no poder hablar á la Virgen y dalle las gracias de tan su padre, en especial por las amonestaciones de su mu- señalado beneficio. Cijila , sucesor de Hefonso, refiere jer, que afirmaba haber por oraciones alcanzado de Dios todo esto como oido de Urbano, que fué tambien ardespues de larga esterilidad aquel hijo, y que para al- zobispo de Toledo, y de Evancio, que fué arcediano de canzarle hizo voto de dedicarle á nuestro Señor; que la misma iglesia, personas que, conforme á la razon de volviesen á Dios lo que de su Majestad recibieran; que los tiempos y de su edad, se pudieron hallar presentes era mas sano consejo carecer del hijo por un poco de al milagro. Las palabras de la Virgen que refiere Cijila tiempo que, con hacerle volver atrás de su intento, in- son estas : « Apresúrate y acércate, carísimo siervo de currir en ofensa de Dios y ser atormentados con per- Dios, recibe este pequeño don de mi mano, que te traigo petuos escrúpulos de la conciencia. Fué tanto lo que del tesoro de mi Hijo.» La piedra en que la gloriosa Viren aquel monasterio se adelantó san llefonso en todo gen puso los pies está hoy dia en la misma entrada de género de virtud, que dentro de pocos años le enco- aquel templo, con una reja de hierro para memoria de mendaron el gobierno de aquellos monjes por muerte cosa tan grande. Demás desto, el mismo año, como pade Adeodato, despues de Heladio, Justo y Richila, abad rece lo siente Cijila, ó como otros sospechan el luego de aquel monasterio. En el tiempo que fué abad , ya siguiente, á 9 dias de diciembre, dia de santa Leocamuertos sus padres, fundó de su patrimonio en una dia, sucedió otro milagro no menos señalado que el paheredad suya, llamada Debiense, un monasterio de mon- sado. Acudió el pueblo á la iglesia de Santa Leocadia, jas. Este monasterio dice Juliano, el archipreste, es- do estaba el sepulcro de aquella virgen; halláronse pretaba veinte y cuatro millas de Toledo, cerca de Illescas. sentes el Rey y el Arzobispo. Alzóse de repente la piedra Poco adelante, por muerte de Eugenio III, como del sepulcro, tan grande, que apenas treinta hombres queda dicho, fué elegido en arzobispo de Toledo, digni- muy valientes la pudieran mover; salió fuera la Santa dad y oficio en que se señaló grandemente, y parecia Vírgen, tocó la mano de san Ilefonso, díjole estas palaaventajarse á sí mismo y ser mas que hombre mortal. bras: allefonso, por tí vive mi Señora.» Elpueblo con este ¿Quién será tan elocuente y de ingenio tan grande que espectáculo estaba atónito y como fuera de sí. Ilefonso pueda dignamente poner por escrito las cosas deste no cesaba de decir alabanzas de la vírgen Leocadia. EnSanto y de tal manera contar sus obras y grandezas, comendóle eso mismo la guarda de la ciudad y del Rey; que parezcan, no cosas fingidas, sino, como lo fueron, y porque la Virgen se retiraba hácia el sepulcro, con deverdaderas? Quién de ánimo tan sencillo que se per- seo que quedase para adelante memoria de hecho tan suada á dar crédito á cosas tan extraordinarias y ma- grande, con un cuchillo que para este efecto le dió el ravillosas? Fue así, que dos hombres llamados Pelagio mismo Rey, le cortó una parte del velo que llevaba soy Helvidio, por la parte de la Gallia Gótica venidos en bre la cabeza; el velo juntamente con el cuchillo basta España, decian y enseñaban que la Madre de Dios no el dia de hoy se conserva en el sagrario de la iglesia fué perpetuamente virgen. San Ilefonso, porque esta Mayor entre las demás reliquias. Desde este tiempo y Jocura y atrevimiento no fuese en aumento, acudió á por ocasion destos milagros dicen que el Padre Santo hacerles resistencia y disputar con ellos, parte con un quiso ser canónigo de Toledo. En señal desto hasta hoy libro que compuso, en que defiende lo contrario, parte dia la noche de Navidad le penan como á los otros precon diversas disputas que con ellos tuvo. Con esta di- bendados ausentes. Grande fué la autoridad y crédito que por medio destos milagros ganó este Santo; que todo lo demás, fuera desto, quedaron apoderados los aumentaba él perpetuamente con aventajarse cada dia mahometanos despues de aquella victoria; y desde mas en el ejercicio de todas las virtudes. Principalmente aquel tiempo, muy ufanos y orgullosos, fundaron en se señalaba en la caridad con los pobres y en reme- Africa un nuevo imperio , cuyos reyes, que conforme á diar sus necesidades, tanto, que se tiene por cierto dió la costumbre de aquella gente tenian poder, no solo soprincipio á la costumbre que hasta el dia de hoy se bre el gobierno seglar, sino tambien sobre las cosas guarda en aquella iglesia , es á saber, que á costa del pertenecientes á la religion , se llamaron miramamoliarzobispo en cierta parte de las casas arzobispales cada nes, que es lo mismo que principes de los creyentes, á dia se da de comer á treinta pobres. Destos treinta, los la manera que en Asia los príncipes supremos y empediez son mujeres, y los demás varones; el canónigo se- radores de aquella nacion se llamaban califas. Está manero, despues de dicha la misa en el altar mayor, Africa dividida de lo de España , y parte con ella téracude á echar la bendicion a la mesa de los pobres y minos por el angosto estrecho de Gibraltar. A muchos mirar que no les falte cosa alguna. Esto es lo que en parecia que destos principios amenazaba algun grande Toledo se acostumbra, y á lo que dicen dió principio mal á España por aquella parte, y en particular se ausan Ilefonso. Lo que yo sospecho es que esta cos- mentó el miedo por un eclipse extraordinario del sol, tumbre tuvo origen de otra mas antigua , y era que que trocó el dia en escurisima noche en tiempo del rey los patriarcas, que son los mismos que primadus, Recesvinto, como lo refiere el arzobispo don Rodrigo, en memoria de Cristo y de sus apóstoles, cada dia con- pronóstico, á lo que entendian, de sobrados males. Vervidaban ásu mesa doce pobres, como lo refiere Fo- dad es que por el esfuerzo deste Rey los navarros, que cio, patriarca de Constantinopla, en su Biblioteca en la andaban alborotados y no cesaban de hacer cabalgadas vila de San Gregorio el Magno, y se puede comprobar en las tierras comarcanas, se reportaron y sosegaron. con algunos ejemplos antiguos. El número de treinta Demás desto, hizo reformar las leyes de los godos, que pobres señaló adelante el arzobispo don Juan, infante estaban muy estragadas; quitó muchas de las antiguas, que fué de Aragon. Mucho se pudiera decir de las vir- у añadió otras de nuevo, cuyo número, como se ve en ludes y alabanzas de san Mefonso , y en particular en el Fuero Juzgo, no es menor que todas juntas las de como la suavidad de su condicion era grande, la gra- los otros reyes. Hallábase con esto este Rey nobilísimo, vedad y'mesura no menor; virtudes que, aunque entre y de los mas señalados en guerra y en paz que tuvo Essi parecen contrarias, de tal guisa las templaba , que paña, muy próspero y bienquisto de los suyos, cuando ni la severidad impedia á la suavidad, ni la facilidad le sobrevino la muerte, que fué á 1:0 de setiembre por era ocasion que alguna persona le despreciase. Go- la mañana, año del Señor de 672. Reinó, despues que bernó aquella iglesia por espacio de nueve años y casi su padre le declaró por su compañero, veinte y tres dos meses; trocó esta vida mortal con la eterna al prin- años, seis meses y once dias; y despues de la muerte de cipio del año décimonono del reinado de Recesvinto; su padre veinte y un años y once meses. Dos leguas de su cuerpo sepultaron en la iglesia de Santa Leocadia á Valladolid, que algunos piensan se llamó antiguamente los pies de Eugenio, su predecesor. En la destruicion Pincia, hay un pueblo llamado Wamba , que antes se de España fue dende llevado a la ciudad de Zamora, y llamó Gerticos; en él se hallaba este Rey cuando le soalli en propio sepulcro y capilla es acatado en la iglesia brevino la muerte, porque desde Toledo habia allí ido de San Pedro de aquella ciudad. La vestidura sagrada por ver si con la mudanza del cielo y con los aires naque le dio la Virgen, por el mismo tieinpo llevaron á las Turales, que se entiende, y así parece que lo dice el arAstúrias, y está en la ciudad de Oviedo en un arca cer- zobispo don Rodrigo, era aquel pueblo del patrimonio rada, que nunca se ha abierto, ni persona alguna ha de sus antepasados, pudiese mejorar y recobrar la savisto la dicha vestidura que dentro está.

lud; pero la enfermedad tuvo mas fuerza que todas es

tas prevenciones. Su cuerpo sepultaron en la iglesia de CAPITULO XI.

aquel lugar, y allí se muestra su sepulcro; de allí, por

órden del rey don Alonso el Sabio, le trasladaron á ToDe la muerte del rey Recesvinto.

ledo y pusieron en la iglesia de Santa Leocadia, que En tiempo de san Ilefonso se juntó en Mérida un Con- está á las espaldas del alcázar, junto al altar mayor al cilio á 6 de noviembre, año de 666. Halláronse en él lado del Evangelio, segun ordinariamente se tiene endoce obispos de la Lusitania, que hoy es Portugal; or- tendido en aquella ciudad, como cosa que ha venido de denaron y publicaron veinte y tres decretos, que no pa- mano en mano. En tiempo que don Felipe II, reció referir aquí, casi todos enderezados á reformar y España, el año de 1575, hizo abrir en su presencia el dar órden en el oficio canónico, en que tenian gran de- dicho sepulcro, y otro que está á la parte de la Epistola, bate y grande variedad en la manera del rezado. Por el ningunas letras se hallaron, solo los huesos envueltos mismo tiempo en Africa iba en grande aumento el po- en telas de algodon y metidos en cajas de madera ; mas der de los mahometanos, á causa que Abdalla, duque las personas eruditas que presentes se hallaron sospede Moabia, que fué el cuarto sucesor del falso profeta chaban que el sepulcro de Recesvinto, como de rey mas Nahoma, venció en una gran batalla á Gregorio, capi- antiguo, era el que está á manderecha, y el otro es el tan y gobernador de Africa por los romanos, con que se del rey Wamba, que se sabe tambien le hizo trasladar á hizo señor de aquella muy ancha provincia. El estrago Toledo el mismo rey don Alonso. Cerca de Dueñas, que del ejército romano fué muy grande, y casi ninguno está mas adelante de Valladolid á la ribera de Pisuermayor en aquella era. Poseian los godos de tiempo muy ga, hay un templo de San Juan Baptista , de obra antiantiguo en Africa parte de la Mauritania Tingitana, y gua y al parecer de godos; está adornado de jaspes y en particular á Ceuta, con el territorio comarcano. Do de mármoles, y en él una letra de seis renglones, por la cual se entiende fué edificado por mandado y á costa do, sucesor de san llefonso, hizo la ceremonia de la del rey Recesvinto, y que se acabó la fábrica el año uncion. Juliano , asimismo arzobispo de Toledo, en la de 661. Por todo esto, personas de doctrina y erudicion historia que compuso de la guerra narbonense, refiere conjeturan que estos dos reyes por aquella comarca que de la cabeza del rey Wamba cuando le coronaron tenian el estado propio y particular de su linaje. se levantó un vapor en forma de columna, y que vieron

rey de

una abeja de la misma cabeza volar á lo alto. Dirá alCAPITULO XII.

guno que muchas veces al pueblo se le antojan estas y

semejantes cosas; verdad es, pero la autoridad del que De la guerra narbonense que se hizo en tiempo del rey Wamba.

esto escribe sin duda es muy grande. Hicieron los granImperaba por estos tiempos en el oriente Constantino, des sus homenajes al nuevo Rey, y entre los demás llamado Pogonato. La Iglesia de Roma gobernaba el Paulo, deudo, segun algunos piensan, del Rey pasado; papa Adeodato, que escribió una epístola á Graciano, bien que el nombre de Paulo, no usado entre los godos, arzobispo en España, como se lee en los libros ordina- y la poca lealtad de que usó poco adelante, dan muesrios de los concilios, dado que el gótico de san Millan de tra, como otros sienten, que fué griego y no godo de la Cogulla dice: A Gordiano, obispo de la iglesia de Espa- nacion. Nació Wamba en aquella parte de la Lusitania ña. Es esta epístola muy señalada, porque en ella des- que los antiguos llamaron Igeditania , do hoy dia hay hace y aparta los matrimonios de los que sacaron de un pueblo por nombre Idania la Vieja, y cerca dél una pila á sus propios hijos, aunque fuese por ignorancia. A heredad con una fuente cercada de sillares, que tiene esta sazon se emprendió una nueva y muy brava guerra el nombre de Wamba. Los de aquella comarca, como en aquella parte del señorío de los godos que estaba en cosa recebida de sus antepasados, están persuadidos la Gallia Narbonense. La ambicion, mal incurable, fué que aquella heredad fué una de las muchas que este causa deste daño y alteró grandemente el reino de los Rey tuvo antes de su reinado. Sucedieron al principio godos, que, vencidos los enemigos de fuera, gozaba de alteraciones, en particular en aquella parte de España una grande paz y prosperidad. Fué así, que el rey Re- que hoy se llama Navarra. No estaba bastantemente cesvinto no dejó hijos que le sucediesen; sus hermanos, asegurado en el reino, y á esta causa muchos le menosó por su edad ó por otros respetos, no fueron tenidos preciaban, en particular los navarros, con deseo de nopor suficientes para suceder en la corona. Por donde vedades, diversas veces por este tiempo se alborotaron. los grandes se juntaron, y por sus votos nombraron por Acudió el Rey á las partes de Cantabria , hoy Vizcaya, sucesor en el reino á Wamba, hombre principal y que á hacer levas de gentes y como de cerca atajar aquel tenia el primer lugar en autoridad y privanza con los alboroto al principio antes que pasase adelante, cuando reyes pasados, demás que era diestro en las armas y de otro nuevo alboroto le puso en mayor cuidado, que sujuicio muy acertado, y tan considerado en sus cosas y cedió en la Gallia Gótica con esta ocasion. Muchos anmodesto, que en ninguna manera queria aceptar aquel daban descontentos del estado y gobierno y de aquella cargo. Excusábase con su edad, que era muy adelante; eleccion; y como gente parcial no querian obedecer á pedia con lágrimas no le cargasen sobre sus hombros Wamba ni recebille por rey. Comunicaron el negocio peso tan grave. Consideraba con su gran prudencia que entre sí, y acordaron de rebelarse y tomar las armas. las aficiones del pueblo, como quier que son vehemen- Hilperico, conde de Nimes en Francia , fué el primero tes, así bien son inconstantes y entre sí á las veces á declararse, confiado en la distancia de los lugares y contrarias. Como no desistiese ni se allanase, cierto por ser hombre poderoso en riquezas y aliados. Allegácapitan principal, hombre denodado, con la espada ronsele Gumildo, obispo de Magalona , ciudad comardesnuda le amenazó de muerte si no aceptaba por es- cana , y un abad llamado Remigio. Procuraron atraer á tas palabras : «Por ventura, ¿será justo que resistas á su parcialidad al obispo de Nimes, llamado Aregio; y lo que toda la nacion ha determinado, y antepongas tu como en ninguna manera se dejase persuadir, le desporeposo á la salud y contento de todos? En mucho tienes

jaron de su dignidad y enviaron en destierro á lo mas csos pocos años que te pueden quedar de vida, que con adentro de Francia , y pusieron en su lugar al abad Reesta espada , si á la hora no te allanas, te quitaré yo, y migio. Procedíase en todo arrebatadamente sin órden haré que pierdas la vida, por cuyo respeto rehuyes de de derecho y sin tener cuenta con las leyes, en tauto tomar esta carga, y con tu muerte mostraré al mundo grado, que á los mismos judíos que de tiempo atrás que ninguno debe con color de modestia tener en mas

echaran de toda la juridicion y señorio de los godos, su reposo particular que el pro comun de todos. » Do- llamaron de Francia en su socorro. Para sosegar estas blegóse Wamba con estas amenazas; pero de tal ma- alteraciones Paulo fué sin dilacion nombrado por canera aceptó la eleccion, que no quiso dejarse ungir, pitan por su grande prudencia y destreza que tenia como era de costumbre, antes de ir á Toledo. Preten- en las armas. Diéronle la gente que pareció seria basdia reservar aquella honra para aquella ciudad, y con tante para aquella empresa y para sosegar los alboroaquel espacio de tiempo entendia , ó que se mudarian tados. Sucedió todo al revés de lo que pensaban,

ca las voluntades de los que le eligieron, ó se ganarian Paulo con aquella ocasion se determinó de descubrir la las de todos los demás, de guisa que no sucediese al- ponzoña y deslealtad que tenia encubierta en su pecho. gun alboroto por la diversidad de pareceres. Con esto Hizo marchar la gente muy de espacio, con que se dió partió para Toledo, donde á 29 de setiembre fué ungi- lugar al enemigo para apercebirse y fortificarse. El do y coronado en la iglesia de San Pedro y San Pablo, mismo, tambien de secreto, comunicaba con los godos que estaba cerca de la casa real. Juró ante todas cosas principales en qué manera se podria levantar. Para lo por expresas palabras de guardar las leyes del reino y uno y para lo otro era muy á propósito la tardanza y el mirar por el bien comun. Quirico, arzobispo de Tole- entretenerse. Así, de camino ganó las voluntades de

« AnteriorContinuar »