Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sa reino de todas maneras, y en particular ensanchó la gracias por haber renovado la costumbre de celebrar ciudad real de Toledo, y para su fortificacion levantó los concilios, interrumpida por espacio de dicz y ocho una nueva muralla con sus torres, almenas y petriles, años. Para adelante mandan los padres que los concilios continuada por el arrabal de San Isidoro, y que llega provinciales cada un año se juntasen en la iglesia mede la una'puente á la otra. Está Toledo de cuatro partes tropolitana, sin que haya en él otra cosa digna de mepor mas de las tres ceñida del rio Tajo , que, acanala- moria. Los cánones que promulgaron fueron en númedo por entre barrancas muy altas, corre por peñas y es- ro diez y seis. Por el mismo tiempo en Braga se junto trechuras muy grandes. La cuarta parte tiene la subida el Concilio tercero de los bracarenses. Quitóse en él la áspera y empinada, por donde la cercaba un muro de costumbre de llevar los obispos colgadas al cuello las fábrica romana mas angosto que el que hizo Wamba, reliquias de los mártires, y á ellos en andas los diácocuyos rastros se ven á la plaza de Zocodover y á la puer | nos; y ordenóse para adelante que las såntas reliquias ta del Hierro. Wamba, con intento de meter dentro de lluesen por los diáconos llevadas en andas. Ponen pena la ciudad los arrabales y para mayor fortaleza , añadió de excomunion al sacerdote que para decir misa no se la ctra muralla mas abajo. Trajéronse para la obra pie- pusiese la estola , que llaman orario, sobre cntrainbos dras de todas partes, en particular, á lo que se entiende, los hombros y cruzada sobre el pecho, costumbre que de una fábrica romana á manera de circo, que anti- en algunas partes se ha dejado; en las mas se guarda. guamente levantaron allí, y tenia mármoles con figuras Hallóse en este Concilio Isidoro, obispo de Astorga. entalladas en ellos de rosa ó de rueda. El vulgo se per Floreció asimismo por este tiempo Valerio , abad de San suade ser aquellas las armas de Wamba; las mismas Pedro de los Montes, claro por el menosprecio del munpiedras muestran lo contrario, ca están sin órden nido y por su erudicion, de que dan testimonio sus obras, traza, sino como las traian así las asentaban los oficia yen especial un libro que intituló de la Vana sabiduria les. Graves autores testifican que para memoria desto del siglo. No se hallan otros concilios del tiempo del rey bizo grabar dos versos en las torres principales desta Wamba en los tomos que andan ordinariamente de los muralla en latin grosero y como de aquella era, pero concilios; pero no se duda sino que se celebraron otros, que traducidos en un terceto castellano hacen este sen como lo da á entender la ley de que se liizo mencion, en tido:

que mandaron juntarlos en cada un año. En especial COX AYODA DE DIOS EL PODEROSO

que graves autores afirman que en tiempo de Wamba REY WAMBA EN SU CIUDAD LEVANTÓ EL MURO,

en un Concilio toledano se señalaron los aledaños y disHONRA DE SU NACION, MURO HERMOSO.

tritos de cada cual de los obispados de España, negoDemás desto, en lo mas alto de las torres puso estatuas

cio en que por ser tan grave y tocar á todos no se puede mármol blanco á los santos patrones y principales de creer se procediese por el voto y parecer de pocos, abogados de la ciudad. Grabó otrosí al pié de las esta sino de todos los prelados. Dicen mas, que en aquel tuas otros dos versos, que hacen este seutido:

Concilio se estableció que todos los sacerdotes viviesen

conforme á la regla de san Isidoro. Hiciéronse fuera SANTOS, RELUCE AQUI CUYA PRESENCIA,

desto en gracia del rey Wamba y á su contemplacion GUARDAD ESTA CIUDAD Y PUEBLO TODO : TIRAD, COMO PODEIS, TODA DOLENCIA.

nuevos obispados en pueblos pequeños y aldcas, y aun

en iglesias particulares, como fué en un pequeño lugar Habian con el tieiopo caídose las estatuas, borrádose en que estaba la sepullura y cuerpo de san Pimenio, y y gasládose las letras que el rey don Felipe, segundo en la iglesia de San Pedro y San Pablo pretoriense, deste nombre, con su acostumbrada piedad y devocion puesta en los arrabales de la ciudad de Toledo, que suo pocos años ha mandó restituir y hacer de nuevo. For- todo un celo piadoso, pero indiscreto en el Rey, y en tificábase pues la ciudad por mandado del rey Wamba, los obispos una disimulacion y deseo demasiado de y juntamente por su providencia se tornaba á poner en agradalle, sin tener respeto a las leyes eclesiásticas que prática la costumbre de celebrar concilios en aquella vedan así bien hacer dos obispos en una misma ciudad, ciudad. Así en el año cuarto de su reinado, que se como poner obispados en lugares pequeños. Desórdecontaba del Señor 675, á 7 de noviembre, se juntaron nes que en breve se reformaron en el concilio próximo en la iglesia de Santa Maria de la ciudad de Toledo á de Toledo, que fué el doceno de los de aquella ciudad, celebrar concilio diez y siete obispos, y casi todos de hasta motejar al rey Wamba do liviano en esta parte; la provincia cartaginense , deinas de siete abades, entre asi van los temporales y se truecan los favores de la los cuales se cuenta uno llamado Avila , abad del mo gente y el aplauso. Ordenó Wamba algunas leyes á pros pasterio agaliense de San Julian, si la letra no está pósito de reformar el gobierno, que andaba de muchas mentirosa, como algunos lo sospechan por conjeturas maneras estragado, en particular puso cuidado en lo que hay. Hallóse otrosí entre los padres, aunque en el que tocaba á la disciplina militar. Ordenó que cuando postrer lugar, Gudila, arcediano de Santa María de la se hiciese gente, todos acudiesen á las banderas, fueSede ó Silla, por donde se entiende que el templo en ra de viejos, enfermos y mozos de poca edad. Item, que que este Concilio se celebró era el mayor y mas prin- todos enviasen á la guerra por lo menos la docena parcipal. Dudan los curiosos si estuvo entonces asentado do le de sus esclavos con las armas que allí se señalan, dihoy está la iglesia catedral. Sospéchase que sí por razon ferentes de las demís. A los mismos obispos y sacerde la piedra que en ella se ve, en que la Virgen gloriosa dotes para reprimir las entradas y rebatos de los enepuso sus sagrados piés para honrar á su devoto san lle- | migos manda les saliesen con los suyos al encuentro fouso, dado que la fábrica y forma y traza es muy dife por espacio de cien millas. Con esla diligencia y por rente de la de entonces. Este Concilio se cuenta por el | buena miña del rey Wamba ganaron los gados una viconceno eutro los de Toledo. Eu él se dieron al Rey las toria naval muy señalada. Estaban los sarracenos culseñoreados de toda la Africa por todo lo que se tienden / rio, y desde allí por mandado del rey don Alonso el Sa. las marinas de nuestro mar Mediterráneo, desde las bio le trasladaron á Toledo. Acompañó sus huesos Juan bocas del rio Nilo hasta el estrecho de Gibraltar. Te- | Martinez, obispo de Guadix, fraile francisco. Pusiéronle nian deseo de pasar en Europa; con este intento arma en la iglesia de Santa Leocadia la dejunto al alcázar, en ron una flota de ciento y setenta velas, con que ponian que estaba sepultado el rey Recesvinto. Juliano, arzo. á fuego y á sangre las riberas de España. Juntaron los | bispo de Toledo, fué el que ungió al nuevo rey, por godos otra gruesa armada; vinieron a las manos con los donde se entiende que Quirico, su predecesor , falleció contrarios con tanto valor y denuedo, que alcanzaron por el mismo tiempo cargado de años, si ya por venvictoria de los enemigos, y parte tomaron, parte que- tura no renunció la dignidad por ver lo que pasaha, y maron su armada. Velaba el Rey, acudia á todas las la sinrazon que se hizo al buen rey Wamba. parles con presteza sin descuidarse ni excusar gasto, trabajo ni diligencia alguna. No falta quien diga que la

CAPITULO XV. armada de Africa vino á persuasion de Ervigio , ca por

De los nombres de los obispados que habla en tiempo de Wamba. ser hijo de Ardebasto, pariente de Recesvinto, pretendia bacerse rey. Tenia mucho poder, y su autoridad era No será fuera de propósito ni del intento que llevagrande, sus mañas y artificios extraordinarios. El co- | mos poner en este lugar la division que el rey Wamrazon humano es insaciable, nunca se contenta con lo ba hizo de los obispados de su reino, y por ella declarar que posee, aunque sea muy aventajado, antes con ellos nombres antiguos que muchas ciudades y pueblos deseo siempre pasa adelante y pretende cosas inayores. | tuvieron, si bien los mas dellos por varios accidentes y No tenia Ervigio esperanza de salir con su intento ni en sucesos fueron asolados, y despues de su destruicion vida de Wamba ni despues de su muerte, á causa de reedificados á las veces con nombres que les pusicron Teodofredo, hermano de Recesvinto, del cual en la elec | diferentes de los que antes tenian. Junto con esto será cion pasada no se hizo cuenta, como alli se dijo, ca era bien que se entiendan y sepan los sufragáneos que cada de pocos años. Resolvióse de valerse de cautelas y ma | cual de los arzobispados antiguos tenia, que señalar á ñas, pues cualquier otro camino le hallaba cerrado. cada diócesis sus aledaños y distrito no pareció coure Con esta Iraza hizo, como se crve, venir la armada de niente ni aun hacedero por estar todo tan mudado y traslos sarracenos contra España. Y como esto no sucediesel trocado por el tiempo, que apenas se entenderia lo que conforme á su desco, tuvo forma de hacer que diesen all en este propósito se dijese. Al arzobispo de Toledo esRey á beber cierla agua en que habia estado esparto en taban sujetos los obispos siguientes. El de Oreto, ciuremojo, que es bebida ponzoñosa y mala. Adolesció lue- | dad que antiguamente estuvo puesta no lejos de dondo go el Rey y quedó privado de su sentido súbitamente, al presente está la villa de Almagro, ca dos leguas de tanto, que á la primera hora de la noche juzgaban que | aquella villa hay una ermita llamada de Nuestra Señora ria rendir el alma. Cortáronle el cabello, biciéronle la de Oreto, do se han ballado piedras y llevádolas á Alburba y la corona á manera de sacerdote, vistiérople magro, grabado en ellas el nombre de Oreto. El segunun hábito de monje, ceremonia que se usaba con los do sufragáneo de Toledo era el obispo de Biacia, que que morian á propósito de alcanzar perdon de sus pe hoy es Baeza. El tercero el de Montesa; esta ciudadhor cados. Todo esto se entiende tramó Ervigio con intento se llama Montizon, pueblo situado en la comarca de Cala que, aunque mejorase, no pudiese mas ser rey conforme zorla , y que en la destruicion de España fué asola lo á lo que en el Concilio toledano sexto quedó determina- por un capitan moro, como lo testifica el arzobispo lon do. Demás desto, como estuviese para espirar, sin em- | Rodrigo. Demás destos, el de Acci, ciudad que hoy se bargo que por la fuerza del veneno estaba fuera de sí, llama Guadix. El de Basti, que es Baza. El de Urci, ciuTrazaron que nombrase por sucesor en el reino al mis- dad que unos dicen que es la misma Almería, otros mo Ervigio. Ordenaron de presto la escritura de nom- que Murcia. El de Bagasta ; desta ciudad no queria bramiento y renunciacion, y hicieron que Wamba la rastro ninguno, solo se entiende que estaba'no lejos de firmase de su mano. Pasó todo esto á los 14 del mes de i Origüela , así por el orden que estos obispados llevan octubre un dia de doiningo, que era la décimaquinta lu entre sí como por una puerta que hay en aquella ciina. Por todo esto se entiende que Wamba fue despojado dad llamada de Magastro. Máximo, cesaraugustano, didel reino el año de 680, en que concurren estos parti ce que los godos á Murcia la llamaron Bigastro. Illici calares; ca sin embargo que luego el dia siguiente es Elche ó Alicante. Setabis, Játiva. Demás desto, mejorú y volvió en sí, no quiso revocar lo hecho. Halla Denia y Valencia, ciudades que caen entre si cerca y base de rey poderoso súbitamente hecho monje. De conservan los nombres antiguos, ca Devia se llamó Didterminó despreciar lo que otros tanto desean, ó por nium. Síguese el obispado de Valeriu; hoy se llama Vagrandeza de ánimo, ó por no tener esperanza de reco lera Quemada. El de Segobriga, ciudad puesta donde brar en paz lo que le quitaran; mayormente que Ervigio al presente está la Cabeza del Griego, pueblo así lamaestaba apoderado de todo, que el mismo dia se hizo do, a dos leguas de Uclés. Algunos entendieron que coronar por rey, dado que el ungirse, ceremonia en Segobriga era Segorve; pero engañoles la semejanza tonces usada, so dilató hasta el domingo siguiente. del nombre. Tambien era sufragáneo de Toledo el Wamba sin dilacion se fué al monasterio de Pampliega, obispo de Arcabica, que estuvo antiguamente asentada asentado, segun algunos sospechan, en el valle de Muron. entre Segobriga y Compluto, y por ventura es la misma

Allí por espacio de siete años y tres meses, ó como otros que Ptolemeo llamó Percabica. Demás desto, Complulo, • sienten por mas largo tiempo, pasó lo que le quedaba que es Alcalá, Sigüenza, Osma, Segovia y Palencia es

de vida en servicio de Dios. Reino ocho años , un mes | taban sujetas por la misma forma al dicho arzobispo y catorcc dias. Su cuerpo sepultaron en aquel monaste- | Por donde se ve que la provincia de Tuicdo, aun

[ocr errors]

tiempo de los godos, se extendia mas que la provin- | Hama Vique de Osona, Urgei y Lérida , ciudades bien cia cartaginense, cuya cabeza á la sazon era Tole- | conocidas. Hictosa , cuyo asiento de todo punto se igdo, pues todas las ciudades que hemos contado hasta l nora, Tortosa, que llamaban Dertusa , Zaragoza y tamaqui le estaban sujetas y se encerraban en su distri bien Pamplona, que en latin sa llama Pompelo, y por los to. Las ciudades sufragáneas del arzobispado de Sevi godos fué llamada Pampilona; como tambien Calahorra lla eran, la primera Itálica, que hoy es Sevilla la Vieja, era una de las dichas ciudades, en latin Calagurris, y que legua y media de aquella nobilisima ciudad, cabeza de en tiempo de los godos la llamaron Calaforra. TarazoAndalucía; la segunda Asidonia , que fué o Medina Si na eso mismo, que fue uno destos obispados, en latin se donia, como lo da á entender la semejanza del nombre, dijo Turiaso, y por los godos Tirasona. Demás destas, ó como otros piensan, Jerez de la Frontera, por un Auca era sujeta a Tarragona, cuyos rastros se ven mas templo que tiene de Nuestra Señora de Sidueña, y el allá de Burgos, y de su nombre tomaron los montes de Moro Rosis llama aquella ciudad Jerez de Sidueña. Si 1 Oca este apellido. Esto cuanto a la provincia larraconenguese Elepla, orá sea Niebla , ora Lepe. Malaca, hoy se. Resla el arzobispo de Narbona en la Gallia Gótica,cuMálaga. Illiberris, ciudad puesta antiguamente dos le yas sufragáneas fueron las ciudades siguientes : Beterguas sobre Granada en un recuesto que hoy se llama ri, que lioy se llama Besiers, y Plinio la llamó Blitermonte de Elvira. Asligi, hoy Ecija. Córdoba conserva rae Septumanorum. Agata , al presente ó es Agile ó su nombre antiguo. Egabro, hoy es Cabra cerca de Vae- Mompeller; Magalona, una casa de recreacion del obisna. La última ciudad era Tucci, que hoy se llama Mar po de Mompeller, ó sea una isleta del mar allí cerca, tos. Este era el distrito del arzobispado de Sevilla y las tiene, segun dicen, hoy este nomhre. Nemauso es Niciudades que dél dependian. El metropolitano ó arzo mes. Lateba, hoy Lodeve. Carcasona. Elena, hoy bispo de Mérida comprehendia debajo de su jurisdicion Euna en el condado de Ruisellon. Algunos autores dilas ciudades siguientes: Beja, que se llamaba Pax Julia, cen que los obispos de Tuy, de Lugo y de Leon, ó por ciudad de la Lusitania. Lisbona, ciudad en que se se privilegio de Wamba , ó por costumbre antigua, eran rian las riquezas de la India Oriental en nuestro tiempo, exemplos, y no reconocian á ninguno de los melropoliy que á ninguna de Europa reconoce ventaja en tralo, tanos ó arzobispos susodichos por superior; opinion que riquezas y grandeza. Ebora, á la cual los godos lla para seguilla no tiene bastantes fundamentos, en espemaron Elbora. Don Lúcas de Tuy sintió que esta ciu cial que arriba quedaron puestos entre los sufragáneos dad era la misma que en el reino de Toledo llamamos de Braga. En los concilios antiguos de España se hallan Talavera. Osonoba, que se entiende se llama al presen otrosí muchos nombres de obispados que no están en te Estombar, pueblo de Portugal cerca de Silves, do esta division de Wamba, si por haberse mudado las coal presente está aquella cátedra y silla, que se trasladó sas con el tiempo, ó por estar las memorias y libros aná ella cuando se ganó de moros aquella ciudad, en que | tiguos estragados, no lo sabria decir, mas de que los tarnbien hay un pueblo llamado Idania la Vieja , anti obispados son estos : el cartaginense, el epagrense, el guamerle Igeditania , ciudad asimismo contada entre castulonense, el fiblariense, el eliocrocense, el eminienlas sufragáneas de Mérida. Conimbrica, hoy Coimbra; se, elinmonticiense, el lamibrense, el elotano, el magdos leguas della está Coimbra la Vieja. Demás destas, netense, el laberricense; los cuales nombres casi todos Viseo y Lameco, ciudades que conservan sus nombres no se conocen, ni aun de todas las ciudades arriba puesantiguos. Caliabria, que pereció del todo, dado que Tu tas se atinan los asientos en que estaban, ni faltaria por dense y Marineo sospechan fué la que hoy se llama diligencia, si en cosas tan escuras hobiese algun camino Montanges, por conjeturas, á nuestro parecer, no con para las averiguar de todo punto, cluyentes. Salmántica, que por los godos sué llamada Salamantica, hoy Salamanca. La famosa Numancia,

CAPITULO XVI. al presente Garay. Ultimamente Avila y Coria, que eran

De otra division de obispados que hizo Constantino Magno. los postreros linderos de la provincia de Mérida. Las ciudades sufragáneas de Braga eran estas : Dumio fué an Lo que antes de ahora prometimos, y liasta aqui no tiguamente un monasterio, que todavía boy se conser lo hemos cumplido, quiero poner aquí despues de la diva cerca de Braga. Portucale es la ciudad de Portu, por vision de Wamba la que antes dél bizo de los obispados la parte que el rio Duero descarga en el mar, y deja en España el emperador Constantino, tomada puntualformado un buen puerto. Del puerto y de un pueblo mente del moro Rasis, que dice desla manera : «Consque está alli cerca , llamado anliguamente Cale, y hoy tantino puso obispos en muchas ciudades que no los teCaya, se compuso y derivó el nombre de Portugal. En nian, y informado que en España no los habia, dado el mismo distrito estaban la ciudad de Tuy y Oren- | que era de campiña muy fértil, hermosa y arreada en tose y el Padron, y que antiguamente se llamó Iria Fla das maneras y muy llena de moradores, hobo su acuerdo via. Lucus, hoy Lugo. Británica ó Bretonia, puesta sobre lo que debia hacer. Resolvióse seria expediente entre Lugo y Astorga ; hoy dos leguas de Mondoñedo criar en España obispos, que sin temor alguno librehay un pueblo llamado Bretania , que por ventura es la mente predicasen la fecristiana. Para esto hizo venir á su misma Bretonia ó Británica. Fuera destas ciudades presencia personas á propósito, repartió entre ellas las Astorga y Leon eran sujetas al arzobispo de Braga. ciudades en esta guisa. Al primero señaló por obispo de Con el arzobispo de Tarragona iban las ciudades siguien- | Narbona y otras siete ciudades, con poder de gobernar tes: Barcino, hoy Barcelona, y en tiempo de los godos los pueblos en lo espiritual y reformar las costumbres. Barcipona. Egara, puesta apliguamente entre Barcelo Los nombres de aquellas ciudades son estos : Besiers, pa y Girona, ciudad tambien sufragánea al mismo ar | Tolosa , Magalona, Nimes, Carcasona. En esta ciudad zobispo. Alleade desto, Empurias y Ausona, que lioy se hay una iglesia con advocacion de Santa María Gloriosa, excelente por siete altares de plata que tiene y por gurar sus cosas tomar el camino que á otros reyes sus la mucha gente que á ella acude. En especial una vez predecesores no salió mal, que lue cubrirse de la capa en el año es mas señalado el concurso; tambien en los de religion. Con este intento convocó los prelados de demás tiempos es de gran fama y devocion; dista de todo el reino. Acudieron á Toledo treinta y cinco obisBarcelona diez jornadas. Demás destas ciudades dieron pos; lúvose la primera junta á 9 dias de enero, año del al obispo narbonense á Luteba y á Euna ó Elena, que Señor de 681. Cuéntase este Concilio por doceno entre es lo mismo. Al segundo obispo fué encomendada la los toledanos; en él se establecieron muchas cosas, pero ciudad de Braga, y con ella Dumio, Portu , Orense, dos fueron las principales. La primera aprobar la elecOviedo, Astorga , Britonia, Iria ó Compostella , Aliu cion de Ervigio; mas ¿cómo se atrevieran á negar lo bra, iffa, Tuy. Despues destos dos fue nombrado el que pedia al que tenia las armas en la mano? Temeridad obispo de Tarragona, al cual otrosí quedaron sujetas las fuera y no prudencia contrastar á su voluntad. Para ciudades siguientes : Barcelona, Oca, Morada, por este propósito absolvieron a los grandes del pleito lioventura Girona, Beria, por ventura Empurias, Oriola, , menaje que hicieran á Wamba. Alegaban que por la rellerda , que es Lérida, Tortosa, Zaragoza, Huesca, Pam- | nunciacion que él mismo hizo v por la nueva eleccion plona, Calahorra. El cuarto obispo fué de Cartagena; tenia perdida su fuerza el juramento y no obligaba. La añadiéronle otrosi á Toledo, Oreto, Jáliva , Segobriga, segunda cosa fué dar al arzobispo de Toledo autoridad Compluto, Caraca, que es Guadalajara, Valencia, Mur para criar y elegir obispos en todo el reino cuando el cia, Baeza, Castulo, Montogia, Baza, Begena, por ven Rey, á cuyo cargo por antigua costumbre esto pertetura se ha de leer Bigastra. Al quinto dió á Mérida, ciu- necia, se hallase muy lejos; y que cuando estuviese dad principal, y con ella le consignó Pax Julia , que es presente, sin embargo, confirinase los que por el Rey Beja, Lisbona, Egitania, Coimbra , Lamego, Ebora, ! fucsen nombrados, que fué una prerogativa y privileCoria, Lampa, que ó es Salamanca ó un pueblo llama- gio de grande importancia y como abrir las zanjas y do Lumaso en tierra de Ciudad-Rodrigo. El postrer obis-1 echar los cimientos de la primacía que csta iglesia liepo tuvo in Sevilla, y con ella Itálica, Sericio de Sidueña, ne sobre las demás iglesias de España. Las palabras del que es Jerez, Niebla, en latin Elepla , Málaga, Iliberris, decreto, que, aunque obscuras, son muy notables, so Astigi, que es Ecija, Egabro, que es Cabra. Desta mane pueden ver en el Concilio. Firmaron las acciones deste ra toda España fue por el emperador Constantino divi- | Concilio cuatro arzobispos, Juliano, de Sevilla ; Juliano, dida en seis obispados. Y para mayor autoridad y que de Toledo; Liuva, de Braga ; Stéfano, de Mérida ; ca la religion tuviese su cabeza para gobernar y mandar, i parece que no obstante el privilegio concedido a la igle. él se pasó á Constantinopla, y se llamó rey de aquella sia de Toledo, el de Sevilla no quiso dar al de Toledo ciudad, como quier que los de antes de Roma. Ordenó el primer lugar, sino guardar su antigüedad, como quier y mandó demás desto que todo el resto de los cristianos que en los concilios adelante siempre el de Toledo preobedeciese alseñor de Roma, que acostumbraban llamar ceda en el asiento y firma á los demás metropolitanos. señor de aquellos que eran del orden sagrado. Llamá- | Despues desto, pasados dos años enteros, de nuevo por banle olrosí santo por el poder que recibiera de Pedro, mandado del mismo rey Ervigio se juntaron en la misapóstol, que Cristo le habia dado. » Esto dice de la ma ma ciudad treinta y ocho obispos y veinte y seis vicanera susodicha aquel Moro. Concuerda la general de rios de obispos ausentes y nueve abades, que con mudon Alonso el Sabio, rey de Castilla , en que la division chos señores y grandes que presentes se hallaron , com de los obispados en España sué hecha por Constantino lebraron en la iglesia pretoriense de San Pedro y San Magno, y sigue el órden puesto de suso, mudados sola Pablo el concilio treceno de Toledo á los 4 del mes do mente algunos nombres de ciudades. De donde, y de noviembre, año de nuestra salvacion de 683, y del reila division de Wamba, y por conjeturas emendamos nado de Ervigio el cuarto. Esta iglesia se entiende esalgunos nombres, que sin duda en el Moro andan es luvo donde al presente la de San Pablo, do los padres tragados; y sin embargo, no nos atrevimos á llamar ar dominicos estuvieron largo tiempo. Llámase pretorienzobispos á los que el Moro da el nombre de obispos, co se porque está fuera de los muros, de praetorium, que mo ignorante que era de las cosas de nuestra religion, es casa de campo. En este Concilio por voluntad del Rey de los grados y policía que en ella hay. Quedará el lec y decreto que hicieron los prelados, se dió perdon getor con lo dicho avisado.

neral á los que siguieron á Paulo. Las imposiciones y

tributos se moderaron; y por excusar alborotos y por CAPITULO XVII.

la gran falta de dinero soltaron á los particulares todo Del rey Ervigio.

lo que por esta causa debian á las rentas reales. Todo

esto se enderezaba á ganar las voluntades con muestra Flavio Ervigio adquirió el reino malamente, como de clemencia y liberalidad, virtudes que en los prinqueda dicho; gobernóle empero bien y prudentemente. cipes cubren otros muchos males. Pretendia otrosí borCuanto á lo primero, como considerase la inconstancia rar la mancha de haberse apoderado del reino por made las cosas humanas, que no perseveran largo tiempo | las mañas. Demás desto , por cuanto muchos que no en un mismo ser, y en particular que el poder adqui- eran nobles con diversos colores y trazas se apoderia rido por malas manas muchas veces por el aborreci ban de las honras y oficios públicos, y por emparentar miento que resulta en el pueblo es abatido, que su pre los godos nobles con los del pueblo su antigua nodecesor era rey muy esclarecido y amado, y fuera por bleza en gran parte se estragaba y escurecia , 'se proengaño despojado do su grandeza, y que esto la gente veyó de remedio para este daño. Ultimamente, en gran de los godos no lo ignoraba, por todas estas razones se cia del Rey los obispos hicieron una ley de amparo para recelabu de algun revés y trabajo. Parecióle para ase- 1 la reina Liubigolona y sus hijos, dado que el Rey les faltase, en que se muestra lo mucho que temian al puca cias. Andaban estas demandas y respuestas entre Roblo, que por el aborrecimiento del padre no se venga- ma y España al mismo tiempo que Ervigio, sin embargo sen en los hijos y en su madre. Tambien se mandó á los de las diligencias liechas para asegurarse en el reino, obispos que, avisados, acudiesen á la corte para tener se hallaba en gran cuidado por parecerle que el abory celebrar la Pascua juntamente con el Rey. Por una recimiento del pueblo todavía se continuaba , y que carla de Juliano, arzobispo de Toledo, á Idalio, obispo muerto él, sus hijos no serian bastantes para reparar de Barcelona, se entiende cómo se trabó amistad entre este daño. Resolvióse de emparentar con el linaje de los dos por venir el dicho Obispo a la corte á celebrar Wamba , y para esto casar a su hija Cijilona con un homla Pascua, como dejaron ordenado. Firman , en este | bre principal de aquel linaje llamado Egica. Hizose así, Concilio los arzobispos Juliavo, de Toledo; Liuva , de y juntamente le hizo jurar miraria con todo cuidado por Braga; Stéfano, de Mérida, y Floresindo, arzobispo de el bien de la Reina , su suegra , y de sus cuñados. HeSevilla. Parece que este Rey se pretendió señalar en cho esto y quita las algunas leyes de Wamba, algo rijuntar muchos concilios, porque el año luego siguiente gurosas para tiempos y costumbres tan estragadas, y por su diligencia y por mandado del papa Leon, segundo en particular templada la ley que trataba en razon de deste nombre, en Toledo á 14 de noviembre se dió prin | las levas de soldados, falleció de su enfermedad en Tocipio al Concilio décimocuarto toledano, que se juntó ledo á 15 dias del mes de noviembre, dia viérnes, con intento que los obispos de España aprobasen y re- año de 687. Reinó siete años y veinte y cinco dias. Su cibiesen un concilio que poco antes se celebrara en memoria y fama fué grande, aunque ni agradable ni Constantinopla con asistencia de docientos y noventa hourosa. Hobo en tiempo deste Rey en España grande prelados, y entre los concilios generales se cuenta por hambre; la puente y muros de Mérida fueron reparados sexto. No pudieron acudir todos los obispos de España con grande representacion de majestad. El sobrestanto a causa de los frios del invierno y por quedar muy gas- odesta obra y trazador se llamó Sala, como se entiendo tados de los concilios pasados. Concurrieron diez y siete por unos versos antiguos que andan entre las epígramas obispos, casi todos de la provincia cartaginense, y fuera de Eugenio III, arzobispo de Toledo. dellos los procuradores de los arzobispos de Tarragona, Narbona, Mérida , Bragn y Sevilla y de otros obis

CAPITULO XVIII. pos ausentes hasta vúmero de diez. Eslos de comun acuerdo recibieron y aprobaron el susodicho Concilio

Del rey Egica. constantinopolitano, que ellos contaban por quinto, y El dia antes que muriese Ervigio nombró por su sule pusieron luego despues del Concilio calcedonense, ca cesor en el reino á su yerno Egica; y para que los granfué comun engaño de aquel siglo en España, Africa y des sin escrúpulo de conciencia lo pudiesen jurar por en llirico no recebir el quinto Concilio general que se rey, alzóles el pleito homenaje que á él le tenian hecho. tuvo en tiempo del emperador Justiniano; yerro en que ! La uncion conforme a la costumbre de aquellos tiempos tropezó tambien san Isidoro, como se entiende por di se hizo nueve dias adelante en Toledo, un dia de doversos lugares de sus libros. Alegaban para esto que en mingo, á 24 de noviembre, luna décimaquinta , en la aquel Concilio quinto se reprobaron los escritos de Iba, la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo. Viose edeseno, y de Teodoro, monpsuesteno, y de Teodorito, en este Rey como la memoria del agravio dura mas y obispo de Ciro, que son los tres capítulos tan nombra- es mas poderosa que la del beneficio, ca luego i los dos en aquella era. Decian que el Concilio calcedonense principios de su reinado dió muestra el rey Egica del aprobó y recibió los dichos autores, y que no era licito odio que tenia concebido en su pecho contra su suecondenarlos. Todo esto procedia de no enlender quegro, repudiando a su mujer Cijiluna en venganza de su puedan las personas ser aprobadas dado que sus opi-l padre, dado que tenia della un hijo llainado Witiza. No piones se reprueben, como en efecto fué así, que el falla quien diga que lo hizo á persuasion de Wamba, el Concilio calcedonense aprobó las personas, el quinto cual asimismo debajo de muestra de piedad tenia enConcilio condenó sus escritos. Finalmente, los prelados cubierto el deseo de venganza y el aborrecimiento conde España condenaron los monotelitas y apollinaristas, 1 tra Ervigio hasta lo poslrero de su edad. Demás desto, que ponian en Cristo sola una voluntad, conforme á lo castigó á algunos grandes del reino que tuvieron parte decretado en el dicho Concilio general. Demás desto, en el engaño y privacion del rey Wamba. Estas cosas se una Apologia, compuesta por Juliano, arzobispo de To- reprehenden especialmente en este Rey, que por lo deledo, muy erudita, en nombre del Concilio enviaron á más en virtudes, justicia y piedad se puede comparar con Roma por medio de Pedro, regionario de la Iglesia ro cualquiera de los reyes pasados. Señalóse igualmente mapa, en que se contenian los principales capítulos y en las artes de la paz y de la guerra ; fué colmado y alacabezas de nuestra se. Cuando llegó á Roma , por muer bado de prudencia y de mansedumbre. Allende desto, te del papa Leon presidia en su silla Benedicto, el cual | movido de su devocion por no dar ventaja á los reyes juzgó que en aquella Apologia se decian algunas cosas sus predecesores en el deseo de aumentar la religion, no bien. Entre ellas una era que en la santísima Trini- dió órden que se juntase el décimoquinto Concilio todad la sapiencia procede de la sapiencia, y la voluntad ledano. Concurricron de todas partes sesenta y seis de la voluntad, manera de hablar conforme a lo que en obispos, año del Señor de 688. Juntáronse á 15 de mayo el Símbolo confesamos, Dios de Dios y lumbre de lum en la iglesia pretoriense de San Pedro y San Pablo. Lo bre. El Pontífice juzgaba que semejantes maneras de que principalmente se trató fué averiguar la suerza que hablar no se debian usar, ni extender mas de aquello que tenia el juramento que por respeto del rey Ervigio y por la Iglesia usaba. Ofendiale asimismo lo que Juliano de- su mandado algunos años antes hicieron Egica y los cia de Cristo, es á saber, que constaba de tres sustan- i grandes de amparar á la Reina viuda y á sus hijos. La

« AnteriorContinuar »