Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

cretos.

[merged small][ocr errors]

1563.

[ocr errors]

no que sumariamente sean determinados, guar cediendo de esta cantidad los puedan ver y dedando sus usos y costumbres, no siendo clara terminar dos oidores por votos couformes de mente injustos, y que tengan las audiencias cui- toda conforinidad, y tambien puedan conocer dado

que asi se guarde por los otros jueces in y determinar en todas instancias los pleitos de feriores. (25)

mayor cuantia con la misma calidad como no
LEY LXXXIV.

sea en las de Méjico y Lima, en las cuales es
nuestra voluntad que para ver y

deterıninar D. Felipe II en las ordenanzas de audiencias de 1563. los pleitos de mayor cuantía , concurran tres

votos conformes de toda conformidad , segun Que por causas leves no se envien reçetores á puieblos de indios ni d otras partes.

està dispuesto por las leyes de estos nuestros

reinos de Castilla. (26) Nuestras audiencias tengan mucho cuidado de no enviar recetores á pueblos de indios, ni á

LEY LXXXIX. otras partes por causas leves, sino fuere sobre

D. Felipe Il y la princesa gobernadora en Valladocosas de importancia y conveniencia.

lid a 11 de marzo de 1559. Y en Aranjuez á 27 de

mayo de 1568. Y en Madrid á 18 de enero de 1585. LEY LXXXV.

Y en el Pardo á 23 de febrero de 1589.

Que las audiencias y justicias admitan las peticio-
D. Felipe II en San Lorenzo á 4 de junio de 1586.
Véase la ley 12, tit. 10, lib. 5.

nes que en ellas se presentaren, y hagan dar a las

partes los testimonios que pidieren , los escribaQue los negocios leves de indios se despachen por de

nos los den.

Hemos sido informado que en algunas auLos pleitos y negocios de Indias sobre ma diencia se presentan peticiones en causas y ne. terias de poca iinportancia se despachen por los gocios que importan a las partes; y si son sobre vireyes y audiencias por decretos, y no por pro materias que no convienen a los oidores ó tovisiones, porque sean relevados de daños y cos. can á sus amigos, parientes ó allegados, po des tas todo lo mas que fuere posible.

jan' poner las presentaciones, y lasmandan rom.

per , con pretesto de atrevimiento y desaca to. LEY LXXXVI.

Y

porque conviene remediar este daño, orde. D. Felipe II en la ordenanza 139 de audiencias de nainos y mandamos á puestros presidentes y oi.

dores que oigan a los que ocurrieren , y hagan Que los autos interlocutorios se concluyan con una que se les dé testimonio de lo que le pidieren, peticion en vista y revista.

y por ninguna via se impida el despacho, porLos autos interlocutorios se concluyan en

que de lo contrario nos tendremos por deser

vido. vista y revista con una peticion de cada una de las partes, y no se reciba otra peticion, pe

D. Felipe IV en Zaragoza á 16 de agosto de 1642. na de dos pesos.

Y en esta Recopilacion.

Otrosi porque las partes no dejen de pa-
LEY LXXXVII.

recer ante Nos, y los tribunales

que

les con D. Felipe Il en Madrid á 29 de mayo de 1594.

venga: Mandamos que los presidentes, oidores

y alcaldes del crimen, hagan que los escribanos Que en los autos interlocutorius de mayor cuantia concurran los mismos jueces que en la causa prin

de cámara y los demas que lo fueren, den los cipal.

testimonios que se les pidiereu ; y si la causa.

estuviere fenecida, será la ejecutoria que se Manılamos que en los pleitos de mayor despacha , recaudo y testimonio bastante; y si cuantia, habiendo jueces en la audiencia , con

no lo estuviere, proveerán segun el caso para curra el mismo número en los autos interlocu.

que se pidiere, conforme á derecho. Y asimis. torios reparables por difinitiva, que conforme

mo todos los demas jueces y justicias de las In. á derecho está determinado , lo hayan de ser dias harán dar los testimonios que á las partes sobre lo principal.

tocaren

у

fueren de dar , y los escribanos los LEY LXXXVIII.

darán signados y en pública forma , para que El emperador D. Carlos en las nuevas leyes de 1542.

[merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors]

las partes se puedan presentar ante Nos ó donD. Felipe ll eo Aranjuez á 24 de setiembre de 1568.

de les convenga , pagaudo primeramente a los D. Felipe IV en Madrid á 22 de setiembre de 1626. escribanos los derechos que justamente hubieQue en las audiencias de las Indias sea menor cuan

ren de haber; y si los escribanos no los dieren, lia Crescienios mil maràvedis,

basten dos voI

hechos los requerimientos y protestas de daños tos conformes para la vista y determinacion de y menoscabos

que convengan, provean nuestra ; estas causas, y lo mismo se guarde en las de mayor cuantia , escepto en las de Méjico y Lima.

(26) Por cédula de 3 de agosto del año de 1797 Declaramos y mandamos que en nuestras au

está mandado, que para la imposicion de las penas diencias de las Indias sea y se debe tener por me.

corporales (las cuales determina la misma cédula) se

necesitan tres votos conformes de toda conformidad. nor cuantia para la vista y determinacion de los

Por cédula dirigida a la audiencia de Guatemala, pleitos trescientos mil maravedis, y que no es. sa fecha 19 de octubre de 1805, se manda y declara,

que por la anterior de 3 de agosto no se deroga la

antecedente ley en lo que respecta a los pleitos civi(25) Véase la ley 10, tit. 10, lib. 5, y sobre dere les sea cual fuese su valor, y aun cuando sean de la ehos en pleitos de indios véase la ley 25, tit. 8, li

mayor gravedad bro 5, y sobre los casos en que los ha de defender ó Por lo

que respecta á las audiencias de Lima ý no el fiscal, véase la ley 34 y 35, ti 18, lib. 2. Méjico, véase la nota á la ley 1.a, lit. 17 de este libro.

01

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

esta

reales audiencias lo que fuere justicia para que i que

los oidores no conozcan en visita de cárcel á las partes se les de satisfaccion.

de mas casos que

los contenidos eu las leyes LEY XC.

dadas sobre esta materia.
D. Felipe II en Madrid á 6 de junio de 1587.

LEY XCIV.
Que cuando se mandare sacar proceso de poder de D. Felipe IV en Madrid á 18 de diciembre de 1630.

escribanos del distrito sea por compulsoria. Que las audiencias en el llamar los ministros jura-
Cuando conviniere sacar algunos procesos

dos
para que declaren lo

que

ante ellos hubiere paoriginales de poder de los escribanos de las ciu

sado, guarden lo dispuesto. dades, villas y lugares, y las audiencias hubieren Estando obligados los escribanos de los ayunde proveer y mandar que se saquen , lo hagan tamientos á guardar secreto de lo qne se trata por compulsoria en la forma ordinaria. y provee en ellos asi por razon de sus oficios LEY XCI.

como porque lo tienen jurado, algunas de nues

tras audiencias suelen enviarlos á llamar, y obliEl mismo allí, ordenanza 16. Véase la ley 34, tit. 8, garlos á que revelen y digan lo que se ha tra.

tado en los cabildos, á cuya causa los regidores Que las probanzas de testigos en negocios de audiencias se cometan á los escribanos de los pueblos

de las ciudades no pueden votar, ni tratar de

los negocios con la libertad y secreto que se Las probanzas en pleitos pendientes en nues debe, de que se siguen nuevos inconvenientes: tras reales audiencias se cometan á los escriba- | Ordenamos y mandainos a las audiencias que nos de los pueblos donde se hubieren de hacer; guarden acerca de lo que á esto toca lo que por y no los habiendo, ni receptores, provean lo que leyes reales està dispuesto y ordenado, como esles pareciere conveniente.

tàn obligados , y conforme á ellas no llamen á LEY XCII.

ningun ministro

que

hubierc hecho juramento D. Felipe II en la ordenanza 29 en Toledo á 25 de

para semejantes efectos, si no fuere en lo

que mayo de 1596. Véase la ley 22, tit. 6, lib. 7.

permitiere el derecho , pena de nuestra indige

nacion.
Que ninguno se presente en la cárcel por procura,
dor, y habiendo de dar inhibitoria , sea conforme d

LEY XCV.
esta ley.

D. Felipe II en la ordenanza 12 de audiencias de 1563. Ordenamos que ninguno se pueda presen Y en Madrid á 18 de enero de 1575. En Toledo á 25 tar en cárcel de audiencia real por procurador

de mayo de 1596. D. Felipe IV en esta Recopilacion. aunque tenga poder especial para ello, salvo si Que las audiencias no alcen destierros ni den espetuviere informacion como su parte está presa en

rus, sino en los casos y con las calidades la cárcel, y jurare que el jucz que de la causa

ley. conoce le es sospechoso por justa causa , y en Ordenamos y mandamos á los presidentes tal caso nuestros oidores manden al juez les en

y oidores

que

alcen destierros ni deu cartas vie şignado el traslado del proceso , para que de espera a los deudores de nuestra real hatraido si pareciere que debieren conocer de la cienda, penas de càmara , obras pjas, gastos de causa , le manden traer original a la audiencia, estrados y depósitos , y otras cualesquier cony den à la parte inhibicion para el juez, y ven depaciones ejecutoriadas; y si se ofreciere algun ga el proceso á su costa á buen recaudo , y an

caso en que les pareciere conveniente concedertes de verle los oidores no den inhibicion perpé- la a algunas personas particulares y no en genetua ni temporal ; mas si la parte se viniere á ral, constando primero que los deudores no pue presentar en persona , y

hallaren

que

debe ser recibido, y enviaren juez que conozca de la

den pagar por causas legitimas que han sobrevenido, y dando fianzas í egas,

llanas у

abonaa causa ó llamaren á las partes que vengan das de que pasados seis meses pagarán: Permiacusar , den la inhibitoria, y entre tanto esté

timos que por este térınino les puedan dar esel preso en la cárcel , y no pueda ser dado en fiado hasta que por los autos se vea su culpa,

pera, con que por una misma deuda no se prorogue

ni conceda otra vez.
conforme a las leyes de estos reinos de Castilla,

LEY XCVI.
que en este caso hablan.
LEY XCIII.

D. Felipe IV en Madrid á 1.o de abril de 1635.
D. Felipe IV en Madrid å 24 de marzo de 1624.

Que contra los caballeros de las órdenes en causas

criminales procedan las audiencias y justicias. Que en sala de oidores no se reciban peticiones de condenados á muerte por los alcaldes ordinarios, En algunas audiencias reales de las Indias y con consulta de los del crimen,

en otros tribunales y juzgados de jueces y justiPorque los oidores de nuestras reales au cias nuestras de las provincias de ellas: se ha diencias, donde haya alcaldes del crimen, con ofrecido duda sobre a quien toca el conocipretesto de que está dispuesto, que en las visi miento de las causas criminales de los caballeros tas de cárcel puedan conocer de las causas en que residen en aquellas partes de las órdenes de que hubiere sentencia de vista mandada ejecu- Santiago, Calatrava y Alcántara, cuya administar, admiten en la sala de lo civil peticiones de tracion perpétua Nos tenemos por autoridad algunos reos, condenados por las justicias ordi- apostólica, porqne los caballeros en algunos narias en pena de muerte, inandadas ejecutar casos que han sucedido han pretendido y prelas sentencias con consulta de la sala del crimen, tenden eximirse de la jurisdiccion de las auy los oidores proveen se devuelvan las causas á diencias y justicias, diciendo han de gozar en los alcaldes para qne hagan justicia: Mandamos cuanto a esto de los privilegios que tienen en su TOMO I.

57

no

[ocr errors][ocr errors]
[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

favor

» Y. que sus causas se han de remitir al | adelante pendieren en nuestras audiencias rea . juez ó tribunal que debe conocer de ellas, y las les de Méjico y Lima, en cuya determinacion audiencias y justicias no lo pueden hacer : or hubiere discordia entre los oidores , no habien. denamos y mandamos á las audiencias reales, do otros á quien se remita su vista y determialcaldes de el crimen , y à todos y cualesquier nacion, se remitan a los alcaldes del crimen que nuestros jueces y justicias, y jueces de comi se hallaren en la sala , los cuales sean llamados sion de nuestras Indias Occidentales, Islas y

para que los vean eu remision y por todos se Tierra Firine, que siempre que se ofrecieren al determinen ; y si todavia hubiere discordia en gunos casos criminales contra cualesquier caba la deterininacion de ellos, de forma que conforjleros de las tres órdenes, hagan justicia y pro

me à derecho no haya sentencia, en tal caso cedan conforme a derecho en ellos, que asi es

nombren al fiscal en conformidad de lo dispuesnuestra voluntad.

to ; y si todavia discordaren, se nombren abo. XCVII.

gados como está proveido, para que los vean y

determinen juntamente con los jueces. D. Felipe II en la ordenanza 6 de 1563. En Madrid á 20 de movieinbre de 1578. Y en la ordenanza 14 en

LEY XCIX. Toledo á 25 de mayo de 1596. D. Felipe Illen Aranjuez à 23 de mayo de 1607.

D. Felipe IV en San Lorenzo á postrero de oclubre.

de 1637. Que en la determinacion de los pleitos haga sen. tencia lo

que le pareciere á la mayor parte de los Que baste un oidor para ver en remision los pleijueces, y faltando se haga conforme á esta ley. los de mayor cuantia en las audiencias de Lima y

Méjico, y en qué casos. En la deterıninacion de los pleitos civiles o criminales que se siguieren en las audiencias,

Si remitido el pleito de mayor cuantía en haga sentencia lo que á la mayor parte de los

las audiencias de Lima y Méjico no se hallare vidores pareciere, y estando iguales nombren aquel dia sala de tres oidores para verlo en repor tercero al fiscal que fuere de la audiencia,

mision por estar ocupados o impellidos, suplienno siendo parte en los negocios y pleitos de dis

do en sala de alcaldes o detenidos por otros accordia , y si no hicieren sentencia y todaviacidentes, se aguarde á que estén sio impediy

mento ú ocupacion, y los presidentes lu procu. o tres, sin sospecha, como mejor les pareciere ren disponer para mayor facilidad del despacho; para la determinacion del pleito, y ejecútese y si no hubiere mas de un oidor , sea bastante lo que la

: inayor parte determinare , aunque la para ver y determinar el pleito con los remitenmayor parte no sea mas que dos; y si en la au tes; y en caso que no haya oidor, sean llamados diencia no hubiere mas de dos oidores, ellos los alcaldes que se hallaren en la sala del cris solos puedan conocer y determinar todas las di men, y asi se ejecute lo proveido. chas causas , y si estuvieren conformes, val

LEY C. ga su sentencia, y en caso de discordia elijan jucces en la forma sasodicha; y si en la audien

D. Felipe II en la Cardiga á 29 de mayo de 1581. cia no hubiere mas de un oidor pueda el solo Que de pleitos remitidos en discordia se declaren los ordenar los procesos en todas las dichas causas puntos a los que hubieren de votar . y volen primehasta concluirlas en difinitiva, hacer informa

ro los remitentes. ciones y dar inandamientos para prender, y

Remitido el pleito en discordia se declaren concluso el pleito, para la determinacion de el

å los
que

de nuevo le hubieren de votar, los se elija y nombre al fiscal o acompañado, que puntos sobre que es la remision, y todos se junconforme à lo referido pareciere, y lo misino ten á votar y voten primero los jueces remitense baga en todos los artículos perjudiciales que

[ocr errors][merged small]
[ocr errors]

tes; y asi se guarde en todos los casos y negoincidieren , y no se puedan reparar por la sen.

cios que se remitieren a los alcaldes del crimen tència difinitiva ; y si la causa fuere civil, de doude los hubiere; y lo mismo se entienda cuandoscientos pesos, y inenos, él solo pueda deter

do fueren nombrados los fiscales y letrados. minar en vista y revista : y lo mismo pueda ha

LEY CI. cer en las causas criminales siendo sobre palabras ligeras , con que si no hubiere tanto nú

D. Felipe II en Córdoba á 12 de abril de 1570. mero de abogados para acompañarse en los ca

Que en pleitos remitidos á los alcaldes entren d vo

iar en los acuerdos y se salgan luego sus referidos , se acompañe con otras personas de letras cuales quiera que hubiere : y en cuan

Si se remitieren algunos pleitos en discor

dia lö á las audiencias de Méjico y Lima se guarde Mejico ó Lima á alguno ó algunos de los al

los oidores de nuestras audiencias de la orden contenida en la ley siguiente. (27)

caldes del crimen, babiéndolos visto y estando LEY XCVIII.

informados, entreu los alcaldes en los acuerdos, D. Felipe II en Madrid á 19 de diciembre de 1568.

voten de palabra, y no por escrito, y hecha seu• Y allí á 19 de dicieinbre de 1578. D. Felipe IV en

tencia se salgan luego. San Lorenzo a postrero de octubre de 1637.

LEY CII. Que da la forma de ver y determinar los pleitos remitidos en discordia en las audiencias de Méjico

D. Felipe II en el Escorial á 4 de julio de 1570,

pítulo 15. Lus pleitos y negocios pendientes ó

Que el oidor mas moderno que se hallare en el acuer. que

do escriba en el libro los votos de los demas oidores (27) Véase la nola á la ley 88 de este título y

ó alcaldes. libro.

Porque cuando algun pleito se remite en

ti

са

Lima.

mos que

por todos los

que

dia,

discordia en nuestras audiencias de Lima ó Mé. | sentencia

que han de dar, y que alli se ordene jico á los alcaldes del crimnen de ellas, y estos y escriba en limpio, y firme antes que se provienen a votar al acuerdo , reparan los oidores nuncie, ó á lo menos cuando se hubiere de

prosi han de asentar sus votos en el libro: Manda-nunciar , venga escrita en Jimpio, y se firine cuando se ofrecieren semejantes nego

que

fueren en el acuerdo, auncius, el oidor inas moderno de los que se halla- que el voto ó los rolos de alguno o de algunos ren en él à votar, escriba los votos de los oido.

no sean conformnes á lo que la sentencia contieres y alcaldes en el libro de acuerdo, y no el ne: por manera que á lo menos en los negocios alcalde.

ordinarios no se pronuncie la sentencia, hasta LEY CIII.

esté acordada

у escrita en limpio, y firmaD. Felipe II en 18 de mayo de 1572.

da, y despues de publicada no se pueda mudar Que todos los jueces firmen las sentencias de pleitos traslado de ella à la parte, si la pidiere, pena

cosa alguna, y luego el escribano de allí el remitidos.

de dos pesos para los estrados. (28) Asi en los pleitos que los oidores remitieren

LEY CVII. á los alcaldes, como en los que los alcaldes remitieren á los oidores, firmen todos los que hu

D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 19 de octubre bieren votado y sentenciado.

de 1565. LEY CIV.

Que todos los jueces firmen lo que la mayor parte

hubiere determinarlo, aunque hayan sido de parecer D. Felipe II en el Pardo á 2 de diciembre de 1578.

contrario. Que los abogados á quien se remitieren pleitos juren el secreto, y voten despues de los oidores , y so

Mandamos que en todos los negocios que

å lo los ausentes voten por escrito.

nuestras audiencias ocurrieren y se determinaCuando se remitiere algun pleito en discor

rea, firmen todos los jueces lo

la ma

que por , y se juntaren los jueces a determinarlo,

yor parte se hubiere resuelto, asi en sentencias voten primero los oidores que hubieren remi

difinitivas como en autos interlocutorios, y tido el negocio, como dicho es, y despues de

otras cualesquier determinaciones y provisioellos los fueren nombrados, de forina que

nes, aunque hayan sido de voto y parecer conque estando todos juntos se vote y determine, y por

trario. escrito voten solamente los ausentes; y cuando

LEY CVIII. los jueces nombrados no fueren alcaldes, sino

D. Felipe II en Tomar á 17 de abril de 1581. abogados, ú otras personas que no tengan he

Que los oidores rubriquen los autos perjudiciales. cho juramento del secreto, se les tome de

que

Ordenamos le guardaràn, para que no se pueda saber lo

que

los oidores rubriquen todos que hubieren votado.

los autos perjudiciales que proveyeren. LEY CV.

LEY CIX. D. Felipe III en el Pardo á 21 de noviembre de 1600.

D. Felipe II en el Pardo á 26 de febrero de 1572. Que las audiencias no revoquen las sentencias

lose Que no se firmen sentencias, autos ni provisiones

en los estrados á las horas de audiencia. Porque determinando los alcaldes ordina.

Los presidentes, oidores y alcaldes del cririos de las ciudades donde hay audiencias rea

men no firmnen seutencias, autos, provisiones les , muchos pleitos de palabra, asi en lo tocan

ni otros despachos, estando en los estrados à te al servicio de Yanaconas, como en otros de las horas de audiencia, porque no se indios, conforme a lo que está ordenado, acae

ocupe

la

. ce algunas veces que la parte que se siente agra- | estrados den el espediente que conviene, con

vista y despacho de los negocios: y fuera de los viada da peticion en la audiencia, quejándose forme se estila en nuestras reales audiencias de del alcalde que lo sentenció, y diciendo muchas

estos reinos de Castilla. cosas falsas, y en la audiencia sin inas informacion la relacion de las partes, revocan que

LEY CX dan

у por nulas las sentencias: Mandamos

que
cuando

La princesa gobernadora en Valladolid á 23 de felo susodicho acaeciere, la audiencia haga pare- brero de 1558. D. Felipe Il en la ordenanza 10 de cer ante si al alcalde que hubiere determinado 1563. El mismo en la ordenanza 18, ep Toledo á 25 la

dé razon de la causa, para que le inovió,

de 1596. que

mayo y no provea eu ello de otra forma.

Que las audiencias para fuera de las cinco leguas, LEY VI.

despachen provisiones selladas; y para dentro de

ellus mandamientos. El emperador D. Carlos y la emperatriz gobernadora en Madrid á 12 de julio de 1530. Ordeuauza 14 de

Mandamos que las provisiones, ejecutorias audiencias. D. Felipe Il en las dichas ordenanzas

y otras cartas que dieren las audiencias para de 1563. Ordenanza 144.

fuera de las cinco leguas, vayan libradas en Que da la forma de ordenar y pronunciar las sen

nuestro nooibre, título, y sello real y registro, tencias.

que tuvieren el sello y registro lleven los Ordenamos y mandamos que al tiempo que derechos que por nuestros aranceles reales, da. los ojdores acordaren la sentencia llainen al escribano de la causa, y secretamente le manden (28) Se debe llamar al escribano ó al relator en escribir ante ellos los puntos y el efecto de la su caso, segun la Instruccion de Rogeutes.

de

y los

:

re

[ocr errors]

me

[ocr errors]

dos para

cada una de las audiencias les estu ponerse los instrumentos necesarios bayan de viere mandado; y las provisiones que se die. volver las partes a seguir los pleitos. ren para dentro de las cinco leguas vayan por

LEY CXV. via de mandamiento ejecutorio, inserta en el la

D. Felipe II en Madrid á 26 de mayo de 1573. ejecutoria sin sello, ni registro, que digan: Nos

Que el sello y registro pusen

lo los oidures etc., las cuales sean obedecidas y

que

determinaren

los oidores ó la mayor parte, aunque no lo firme el cuinplidas como cartas y provisiones selladas

presidente y el escribano de cámara lo refrende. con nuestro nombre y sello real, y las partes li.

Mandamos que si reusaren los presidentes bremente usen y puedan usar de estos manda

firmar lo proveido por las audiencias ó la mamientos , y presentarlos ante la justicia que les

lo yor parte, firmen los oidores, y

pase

el pareciere y bien visto les fuere, que de ello

gistro y sello, y refrende el escribano de cámadeba y pueda conocer.

ra, y los presidentes guarden las leyes de este LEY CXI.

libro sin escusa ni dilacion. (29) El emperador D. Carlos y la reina gobernadora año

LEY CXVI. de 1530.

El einperador D. Carlos en Barcelona á 20 de noviemQue los mandamientos para prender dentro de las

bre de 1542, ley 15 de las nuevas. cinco leguus , vayan firinados por lo menos de dos Que las provisiones que las audiencias despacharen oidores.

sean con sello y titulo real.

Para Los oidores de nuestras audiencias donde

que las audiencias tengan la autoridad no hubiere alcaldes del crineu conozcan dentro que conviene, y se cumpla y obedezca mejor lo en la ciudad donde la audiencia residiere, y que en ellas se proveyere y mandare: Es nuescinco leguas eu contorno de las causas crimina

tra voluntad que las cartas, provisiones y otras les en primera instancia , con que los manda. cosas que se proveyeren, se despachen y libren mientos de prision vayan señalados

por titulo nuestro, y con nuestro sello real, las lo

por nos de dos oidores.

cuales sean obedecidas y cumplidas como cartas

y provisiones firmadas de nuestro nombre.
LEY CXII.

LEY CXVII.
El emperador D. Carlos y el principe gobernador en
Valladolid á 24 de abril de 1545, cap. 3.

D. Felipe II en la ordenanza 25 de audiencias de 1563.

Y en la ordenanza 25 en Toledo á 25 de mayo de Que en dar mandamientos ejecutorios fuera de las

1596. Véase la ley 6, tit. 1.o, lib. 7. cinco leguas se guarde la costumbre.

Que las audiencias puedan enviar pesquisidores con. En algunas audiencias hay costumbre de dar

tra las justicias que no hubieren dado cumplimiento

á sus cartas y provisiones. generalmente mandamientos ejecutorios fuera de las cinco leguas para todos los pueblos y par

Si los gobernadores, alcaldes mayores y tes de sus distritos y jurisdicciones, siendo con

otras justicias no cumplieren las cartas y provi. tra alcaldes y regidores y otros oficiales de la siones que las reales audiencias despacharen en justicia , ó estando sometidos à las tales audien

nuestro nombre, siéndoles intimadas, y no cias: Mandamos donde estuviere introduque

oonstare que tuvieron justa causa para sobrecida esta costuinbre se guarde sin hacer nove

seer en el cumplimiento de ellas, pueda la audad alguna.

diencia que las hubiere despachado enviar en

tales casos ejecutorias, con salario à costa de LEY CXIII.

los culpados, para que las hagan cumplir, sin D. Felipe IV en Madrid á 18 de diciembre de 1633, embargo de lo proveido cerca de no enviar las

audiencias pesquisidores. Que el acuerdo de oidores puede despachar ejecutorias en todos casos , y obligar á los alcaldes á que

LEY CXVIII. las guarden.

D. Felipe II en Aranjuez á 21 de mayo de 1576. Permitirnos á los acuerdos de oidores donde hay alcaldes del crimen que puedan proveer provisiones de audiencias conozcan las audiencias y

Que sucediendo delitos sobre cumplir ejecutorias y autos y despachar ejecutorias en todos los casos

no los alcaldes. que ocurrieren , asi de dudas con los alcaldes,

Si sobre el cumplimiento de ejecutorias y como en los demas, y obligar a los alcaldes á

provisiones emanadas de la sala del presidente que las guarden.

y oidores de nuestras audiencias de Lima y MéLEY CXIV.

jico, y dependientes de ellos sucedieren algunas El emperador D. Carlos en Valladolid á 19 de enero

muertes o delitos, la averiguacion y castigo de de 1537.

ellos, y el enviar jueces que los averigüen, perQue las ejecutorias lleven insertos los autos sustan

tenecen a los oidores, por ser dependientes de ciales,

causas tratadas ante ellos, y los alcaldes del

crimen no se entrometan en esto. En las ejecutorias que por nuestras audiencias fueren despachadas se ponga relacion de

LEY CXIX. la demanda y escepciones de las partes, y las El emperador D. Carlos en Castellon de Ampurias, sentencias de los jueces y autos del proceso, y y el principe D. Felipe á 28 de octubre de 1518. Y otras cualesquier escrituras que sean substan

reinando, en la ordenanza 19 de audiencias de 1563. ciales y necesarias, de forma que vayan como

(29) Mandlóse observar en cédula de 20 de occonvenga , y no se dé causa que por dejar de tubre de 1709.

[ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »