Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]
[merged small][ocr errors][merged small]

Es nuestra voluntad, que los dichos adelantados, ó cabos principales sean inmediatos al consejo de Indias, y ninguno de los vireyes, ni audiencias comarcanas se puedan entrometer en el distrito de sus provincias, de oficio ni á pedimento de parte, ni por via de apelacion, ni proveer jueces de comision, y el consejo conozca de todas las cosas, causas y negocios de gobernacion, de oficio, ó á pedimento de parte por via de apelacion, y suplicacion; y en casos de justicia entre partes en los dichos grados, de las causas civiles, de 6000 pesos y mas; y en las criminales, de las sentencias en que se impusiere pena de muerte, é mutilacion de miembro.

LEY XVI.

Que los descubridores puedan dividir sus provincias y poner alcaldes mayores y corregidores con salarios, y confirmar los alcaldes ordinarios.

Los que capitularen descubrimiento, puedan dividir su provincia en distritos de alcaldes mayores y corregimientos, y alcaldías ordinarias, y poner alcaldes mayores y corregidores, y señalarles salario de los frutos de la tierra, y confirmar los alcaldes ordinarios, que eligieren los concejos.

LEY XVII.

Que los descubridores puedan hacer ordenanzas que se hayan de confirmar dentro de dos años, y entre tanto se guarden.

Asimismo podrán los descubridores principales hacer ordenanzas para la gobernacion de la tierra, y labor de las minas, con que no sean contrà derecho, leyes de este libro, y órdenes dadas á los descubridores, y con calidad de llevar confirmacion del consejo dentro de dos años, y entretanto se guarden.

LEY XVIII.

Que los cabos puedan librar de la real hacienda para reprimir rebeliones.

Permitimos, que el adelantado, ó cabo princi

[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small]

Hacemos merced al cabo, y sucesor principal, y á todos los nuevos pobladores, que fueren en su compañía, de que no paguen alcabala por tiempo de veinte años.

LEY XXI.

Que los pobladores no paguen almojarifazgo por diez años, y el cabo por veinte.

Permitimos, que los nuevos pobladores nopaguen el almojarifazgo que se cobra en las Indias de todo lo que llevaren para provision de sus casas por tiempo de diez años; y el adelantado ó cabo, y sucesor no lo paguen por tiempo de veinte años.

LEY XXII.

Que al dar residencia el adelantado se atienda como hubiere servido, para usar ó no durante ella.

Cuando se hubiere de tomar residencia al adelantado que poblare, se tenga consideracion como ha servido, para ver si ha de ser suspendido de la jurisdiccion, ó dejarle en ella el tiempo que durare la residencia.

LEY XXIII.

Que al que cumpliere bien su asiento se le darán vasallos y titulo con perpetuidad.

Si el adelantado, ó cabo principal hubiere hecho bien su jornada, y cumplido como debe el asiento, nos daremos por bien servido de su cuidado y diligencia para le hacer merced de vasallos, con perpetuidad, y título de marqués, ú otro con que honrar su persona y casa, conforme á lo capitulado.— (V. TITULOS DE CASTILLA.)

LEY XXIV.

Que acabando la poblacion pueda el poblador principal hacer mayorazgo de lo que en ella tuviere, y goce de los minerales pagando el quinto.

Al que hubiere cumplido con su asiento, y hecho poblacion conforme á lo capitulado, le damos licencia y facultad para fundar mayorazgo, ó mayorazgos de lo que hubiere edificado y de la parte que del término se les concede, y en él hubiere plantado y edificado, y mas las minas de oro y plata, y otros mineros y salinas, y pesquerias de perlas, con que del oro, plata, perlas y todo lo demas que sacaren de los dichos metales y minas, el poblador y los moradores de la poblacion, ú otra cualquier persona, den y paguen para Nos, y para nuestros sucesores el quinto, libre de toda costa, pasados los diez primeros años.

[ocr errors][merged small][merged small]

Habiéndose de hacer descubrimiento, pacificacion, ó poblacion de provincia, que confinare, ó estuviere inclusa en las de virey, ó audiencia por capitulacion con virey, ó audiencia ó persona, que la pueda hacer en las Indias, se dé y conceda, con título de alcaldía mayor, ó corregimiento, por via de colonia, de alguna ciudad de las Indias, ó de estos reinos, ó por via de asiento, con titulo de alcaldía mayor, ó corregimiento; y al cabo que capitulare se le conceda lo mismo que al adelantado, escepto que ha de estar subordinado en lo que toca á gobernacion al virey, ó audiencia en cuyo distrito estuviere inclusa, ó con él confinare: y en cuanto á la jurisdiccion por via de acusacion y querella, tenga recurso á la audiencia, y tambien por via de apelacion y suplicacion, como en los otros alcaldes mayores y corregidores, y tómeseles residencia, y pague el salario conforme á los demas.

LEY XXVI.

De 1680.— Que se hagan las capitulaciones con forme á las leyes de este titulo y circunstan

[merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small]

LEY PRIMERA •

Que para hacer la pacificacion precedan las diligencias de esta ley.

Ordenamos, que para mejor conseguir la pacificacion de los naturales de las Indias, primero se informen los pobladores de la diversidád de naciones, lenguas, idolatrias, sectas, y parcialidades que haya en la provincia, y de los señores á quien obedecen. y por via de comercio procuren atraerlos á su amistad con mucho amor y caricia, dándoles algunas cosas de rescates a que se aficionaren, sin codicia de las suyas, y asienten amistad, y alianza con los señores, y principales, que pareciere ser mas parte para la pacificacion de la tierra.

LEY II.

Que hecha amistad con los naturales se les predique la santa conforme á lo dispuesto.

Asentada la paz con los naturales, y sus repúblicas, procuren los pobladores que se junten, y comiencen los predicadores, con la mayor solemnidad y caridad que pudieren, á persuadirles, que quieran entender los misterios y artículos de nuestra santafé católica, y á enseñarla con mucha prudencia y discrecion por el órden que se contiene en el título de la santa fé católica,

[merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small]

sion, particularmente, por nuestro consejo de Indias para que mandemos proveer jnsticia y castigar tales escesos con todo rigor.

LEY VI.

Que siendo la gente doméstica puedan dejar en la tierra al sacerdote que se quisiere quedar.

Cuando los descubridores vieren, y esperimentaren, que la gente es doméstica, y con se. guridad puede quedar entre ellos algun sacerdote clérigo ó religioso, dejen al que voluntariamente se quisiere quedar para que los doctrine , y ponga en buena policia; prometiéndole de volver por él dentro de un año, y antes si fuere po. sible, y asi lo cumplan precisamente.

LEY VII.

De 1523. — Que si para la seguridad fuere conveniente, se puedan hacer casas fuertes ó llanas, sin daño de los indios.

Si despues de hechas las diligencias referidas entendieren los descubridores y pacificadores, que conviene, y es necesario para servicio de Dios nuestro Señor, y nuestro, y propia seguridad, vivir y morar en la provincia, isla ó sitio, que pacificaren, hacer algunas fortalezas, ó casas fuertes, ó llanas en que vivir, procuren con mucha diligencia y cuidado fabricarlas en las partes y lugares donde estén mejor, y se puedan conservar, y perpetuar sin daño, nimal trato de los indios, ni tomarles por fuerza sus bienes, ni hacienda; antes bien les hagan buenas obras, y con el tratamiento los animen y halaguen, en atencion de que los deseamos hijos de la iglesia, y que vengan en conocimiento de Dios nuestro Señor, y con amor, y voluntad sean nuestros vasallos.

LEY VIII.

Que no se consienta que á los indios se les haga guerra, mal, ni daño; ni se les tome cosa alguna sin paga. Ordenamos y mandamos á los gobernadores, cabos, y nuevos descubridores, que no consientan ni permitan hacer guerra á los indios, si no fuere en los casos espresados en el titulo de la guerra, ni otro cualquier mal, ni daño, ni que se les tome cosa ninguna de sus bienes, hacienda, ganados, ni frutos, sin que primero se les pague, y dé satisfaccion equivalente, procurando, que las compras y rescates sean á su volun

[merged small][ocr errors][merged small]

Si fuere necesario para que mejor se pacifiquen los naturales, concederles inmunidad de tributos por algun tiempo, y otros privilegios y exenciones, permitimos que se les concedan, y lo que se les hubiere de prometer, sea considerado antes con mucho cuidado y deliberacion, y despues de prometido, guardado enteramente, de forma que se les penga en mucha confianza de la verdad. Que llegando los capitanes del Rey á cualquiera provincia, y nuevo descubrimiento de las Indias, hagun luego declarar la santafé a los indios, ley 2, tit. 1, lib. 1. Que no queriendo los indios recibir de paz la santa fe, se use de los medios, que alli se contienen, ley 4. V. NUEVAS POBLACIONES.

DESCUENTOS por pagas anticipadas para ultramar, ó por consignaciones que se dejan en la Peninsula.-Correspondencia de monedas.

Art. 197 de la Ordenanza de Intendentes de 1803.

En los ajustamientos que se formaren por las contadurías de ejército ó de provincia para pagas de tropas, ministros y demas individuos de los cuerpos, y han de visar los intendentes como queda dicho, será uno de sus cuidados, que no se omita la práctica de los ordinarios descuentos que se debieren hacer, así por razon de inválidos, monte-pio, hospitalidades y víveres, como por cargos particulares de anticipaciones que hayan recibido, ó consignaciones que tengan señaladas algunos á sus familias en España, advirtiéndose, que por real órden circular de 6 de agosto de 1776 está declarado para todo género de reintegros, que el peso de 8 reales de plata antigua (que son de á 16 cuartos cada uno) ó de 128 cuartos, ó de 15 reales y 2 maravedís de vellon de España, que es lo mismo, corresponde en Indias al peso corriente ó comun de

aquella moneda, y al contrario; de manera que por cada 15 reales y 2 maravedís de vellon que se hubieren anticipado en España á los cuerpos ú oficiales de ejército, y no se hubiesen devengado durante su viage a Indias, se les ha de descontar en los primeros ajustes y de los sueldos vencidos alli un peso de aquella moneda corriente, y por la misma regla se les ha de abonar un peso corriente ó comun de lndias por cada peso de 15 reales y 2 maravedís de vellon, que hubieren vencido en el viage sobre lo anticipado en España. Y asimismo por cada 15 reales y 2 maravedís de vellon que algunos oficiales ú otros empleados hubieren dejado consignados en estos reinos, se les ha de descontar en América un peso de aquella moneda corriente ó comun, ó 10 reales 21 “/4 mrs. de ella por cada 20 rs. vn. de España, ó un real de la misma de Indias por cada real de plata antigua, ó de á 16 cuar. tos, que en estos reinos se hubiere anticipado, vencido ó consignado, lo cual es una misma cosa.»- (Eacactamente conforme este testo con el del articulo 254 de la ordenanza de 86.) La real órden circular de 6 de agosto de 1776, que cita el trasuntado artículo 197, despues que establece el modo de regular los descuentos por anticipaciones hechas ó consignaciones de los militares sobre las cajas de la Península, que ha de ser al respecto de peso fuerte por sencillo de 128 cuartos, ó de 15 reales y 2 maravedís vellon, concluye mandándolo observar, «sin escepcion de la tropa ni otra alguna clase de empleados, siguiéndose la misma regla en todo abono ó pago que se haga en cajas reales de cualquiera especie que sea, sin embargo de cualquiera otra orden ó práctica que haya en contrario.» La de 15 de setiembre de 1776 para la regulacion de mercedes ó pensiones antiguas situadas en Indias fija estas reglas. Que las concedidas desde el descubrimiento hasta la pragmática de 14 de octubre de 1686 en ducados de plata, ó puramente ducados sin otra espresion, se entiendan de 11 reales y un maravedí de plata columnaria: que las posteriores de ducados de vn., ó puramente ducados sin otra espresion se paguen á 11 reales de vellon, de los que 5 en Indias valen dos pesos y 6 reales de plata fuerte: que las igualmente posteriores al 14 de octubre de 1686 de ducados de plata doble ó antigua se regulen á20 reales 25 # avos de maravedí de vn., que 17 de ellos en Indias componen 17 pesos 5 reales

« AnteriorContinuar »