Imágenes de páginas
PDF

tantas tempestades y guerras se seguiría en toda España la quietud y sosiego portanto tiempo deseado, y la luz clara se les mostraria despues de una escuridad tan larga y tan espesas tinieblas.

CAPITULO XIX.

Algunos casamientos de príncipes.

Fué este año dichoso, no solamente para España, sino tambien para todo el mundo y toda la cristiandad, á causa que Gregorio XI, pontífice máximo, honra de los papas, dejado Aviñon, donde estuvo la Silla Apostólica por espacio de setenta años, la restituyó al sagrado asiento y casa de sus antecesores, y se fué á residir lo que le restaba de vida á la santa ciudad de Roma; varon verdaderamente grande y digno de loa inmortal. Las grandes revoluciones de Italiano sufrian la ausencia de los papas. La vírgen santísima Catarina de Sena, de quien hay doce cartas escritas áGregorio, fué la que principalmente le movió átomar este saludable consejo contra lo que sentian algunos cardenales. Decíale con un celo santo y elocuencia del cielo que en cosa tan claramente conveniente, y que á él solo tocaba, no tomase acuerdo con nadie, sino que usase de su propio arbitrio y parecer. Beltran Claquin, por lhaber ganado grandes honras en Francia y acrecentado su estado con el condado de Longavilla, vendió en esta sazon al rey don Enrique la ciudad de Soria y las villas de Atienza y Almazan y los demás pueblos que le diera en Castilla por precio de docientas y sesenta mil doblas, que para aquel tiempo fué una suma asaz grande. La mayor parte le pagó en veinte y seis prisioneros nobílísimos de los que prendió la armada de Castilla en la batalla de la Rochela; por el dinero restante le dió en rehenes á un hijo de don Juan Ramirez de Arellano, llamado como su padre, por estar el tesoro del Rey tan gastado, que no se pudo contar de presente. Para celebrar las bodas de los infantes de Castilla y de Navarrase escogió la ciudad de Soria por estar en los confines de ambos reinos; y por hallarse en lugar tan acomodado para ello quiso el rey don Enrique hacer juntamente las bodas de ambos hijos, como lo tenia concertado. A la infanta doña Leonor trujeron de Aragon á Soria Lope de Luna, arzobispo de Zaragoza, y el embajador Cervellon con gran acompañamiento de señores y caballeros de aquel reino. Vino otrosí á esta ciudad á celebrar su matrimonio el infante don Cárlos, hijo del rey de Navarra. Hizose el casamiento de doña Leonor, hija de don Enrique, en 27 dias del mes de mayo. Túvose respeto en dar el primer lugar al infante de Navarra por ser huésped. En 19 dias del mes de junio se veló el de Castilla don Juan con su esposa doña Leonor. Todo estaba lleno de juegos, fiestas y regocijos, no solo en Soria, sino en todo lo demás de España, por la esperanza que los hombres tenian concebida de una larga paz y estable felicidad. En estos dias vinieron nuevas que don Fernando de Castro, hermano de doña Juana de Castro, el que dijimos que el año pasado se fué á Portugal, murió en Inglaterra. Tenia esperanzas de volverá Castilla y ser restituido por las armas en su patria. Súpose otrosí que Fernando de Tovar, capitan entre los de aquel tiempo de la fama, con la armada de

M-1.

Castilla hizo grandes daños en la costa de Inglaterra, destruyendo, robando, quemando y asolando muchos pueblos y campos, rozas y labranzas de aquella isla. De Soria, concluidas las fiestas, se pasó el rey don Enrique á Búrgos; príncipe esclarecido en las demás naciones, y en su reino bienquisto. Tenia intento por el favorque halló en Francia de acudirla con todas sus fuerzas contra los ingleses y pagalles el bien que della recibió, á la sazon que don Alonso, su hijo, conde de Jijon, con ligereza juvenil, mudado de voluntad acerca del casamiento con doña Isabel, hija del rey de Portugal, por no efectuarle se fué á Francia y á la Rochela por mar, mas el Rey, su padre, le hizo venir desde ápocos dias. En los postreros dias deste año falleció don Gomez Manrique, arzobispo de Toledo. Juntáronse en su cabildo los canónigos de aquella iglesia para elegir sucesor; no se concordaron, antes, divididos los votos, los unos eligieron á don Pedro Fernandez Cabeza de Vaca, dean de la misma iglesia; los otros nombraron á don Juan García Manrique, sobrino del difunto, que era hijo de su lhermano el adelantado Garci Fernandez Manrique, y de arcediano de Talavera le pasaran primero áser obispo de Orense, y despues de Sigüenza; favorecia á este el Rey con grandes veras, porque era afin y allegado de don Juan Ramirez de Arellano. El Arzobispo difunto avisó á su muerte que no eligiesen en su lugar al dicho su sobrino, porque era inquieto, sino al dean. Acudieron al papa Gregorio para que determinase estas diferencias; él, no teniendo por canónica ninguna de las dos elecciones, dió el arzobispado ádon Pedro Tenorio, y do la iglesia de Coimbra, cuyo obispo era, le pasóá la de Toledo, varon de muchas prendas, letras y erudicion. En Italia y Francia anduvo peregrinando y desterrado; estudió en Tolosa y Aviñon y Perosa; en el estudio de Boloña tuvo por maestro á Baldo, famoso jurista, y él mismo leyó derechos en Roma. Fué hombre de grando prudencia por el uso y experiencia que tenia de muchos negocios, de grande pecho y valor, aventajado entre los hombres mas señalados de aquel tiemp0. Fué arcediano de Toro en la iglesia de Zamora; su padre, Juan Tenorio, comendador de Estepa y trece de la órden de Santiago; su madre, doña Juana, está enterrada en la colegial de Talavera; sus hermanos Juan Tenorio y Melendo Rodriguez anduvieron con él desterrados en tiempo del rey don Pedro. Su hermana doña María Tenorio casó con Fernan Gomez de Silva, cuyo hijo Alonso Tenorio fué adelantado por su tio de Cazorla. Murieron por estos dias algunos varones principales de Navarra, en particular don Rodrigo Urriz, señor rico y de grande autoridad, fué por mandado de su Rey preso y degollado en la ciudad de Pamplona en los últimos dias de marzo del año de 1376. Causáronle la muerte unos tratos mal encubiertos que traia con el rey de Castilla. Era fama se queria pasar á él, y entregalle los castillos de Tudela y Caparroso; yo sospecho que sin razon y falsamente se creyó esto, porque no es verisímil quisiese turbar aquel caballero tan presto la paz que se acababa de asentar. Don Bernardo Folcaut, obispo de Pamplona, murió en 7 de julio en Italia en la ciudad de Anagnia, donde vivía desterrado de su iglesia; la libertad, gravedad y autoridad deste Prelado le hicieron odioso á su Rey, ópor haberse mal gobernado, como arriba

[ocr errors]

queda apuntado. Fué elegido en su lugar don Martin Calva, doctísimo en ambos derechos pontificio y cesáreo, y tenido por tan eminente, que muchos le igualaban á Baldo, tan famoso letrado y excelente en aquella facultad. Don Fadrique, rey de Sicilia, falleció en Mecina á27 dias del mes de julio; dejó por heredera del reino y de los ducados de Atenas y de Neopatria á su

hija doña María, de que resultaron nuevas esperanzas, y á muchos príncipes se les dió materia de diferencias y debates sobre la pretension del casamiento desta Infanta y codicia del reino de Sicilia. Amenazaban otrosí nuevas pretensiones y revoluciones, en particulará los aragoneses se les presentó buena ocasion de dilatar y ensanchar sus estados.

yN DEL Tomo palmenO DE LAS OBRAS DEL PADRE JUAN DE MARIANA.

INDICE.

[ocr errors]

DiscURSO PRELIMINAR. J. . . . . . . .
HISTORIA GENERAL DE ESPAÑA.
LIBRO PRIMERO. - CAPÍTULO PRIMERO. - De la venida de
Tubal y de la fertilidad de España.
Cap. II.- Del asiento y circunferencia de España. .
Cap. nu.-De los montes y rios principales de España.
Cap. iv.- De dos divisiones de España, la antigua y la
moderna. . . . . . . . . . . . . . .
Cap. v. – De las lenguas de España. . . . .
Cap. vii.-De las costumbres de los españoles. .
Cap. vii.- De los reyes fabulosos de España. .
Cap. viii.- De los Geriores. . . . . . . . . .
Cap. ix. - Del rey Hispalo y de la muerte de Hércules.
Cap. x.-De Hespero y Atlas, reyes de España.
Cap. x - De Siculo, rey de España.
Cap. XII.- De diversas gentes que vinieron á España.
Cap. xiu.-De las cosas de Abides y de la general seque-
dad de España. . . . . . . . . . . . . . .
Cap. xiv.- Cómo los celtas y los de Rodas vinieron á Es-
paña. . . . . . . . . . . . . . . . .
Cap. xv.- De la venida de los de Fenicia á España. .
Cap. XVI.- Cómo los cartagineses tomaron á Ibiza y aco-
metieron á los mallorquines.
Cap. XVII.- De la edad de Argantonio.
Cap. xvin.-Cómo los fenicios trataron de apoderarse de
Es, aña. . .
Cap. xix. - Cómo los cartagineses se levantaron contra
los de Cádiz. .
Cap. xx. - Cómo Safon vino en España. .
Cap. xxi.- Cómo Himilcony Hannon descubrieron
vas navegaciones.
Cap. xxII.- De la navegacion de Hannon. . . . . .
LIBR0 II.- CAPÍTULo paumero.-Que Hannon y sus herma-
nos volvieron á su tierra. . . . . . . . . . . .
Cap. II.-De las cosas por los españoles hechas en Sicilia.
Cap. III.- Cómo la guerra de Sicilia se movió de nuevo.
Cap. Iv.- De lo que hizo Hannon. . . . . . . . .
Cap. v. - De una embajada que se envióá Alejandro, rey
de Macedonia.
Cap.vi.- De la primera guerra púnica contra Cartago. .
Cap. vii.- Cómo Amilcar vino otra vez á España. . . .
Cap. vuI.- De lo que Asdrúbal hizo. . . . . . . .
Cap. ix. - De la guerra saguntina. .
Cap. 1.-Del principio de la segunda guerra púnica contra
Cartago. . . . . . . . . . . . -
Cap. 1.- Cómo Aníbal pasó en Italia.. -
Cap. xii.-De lo que sucedió por el mismo tiempo en Es-
paña. . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cap. III.- De la batalla que se dió junto al lago Trasi-
III10. • • ,
Cap. xiv.- Cómo Publio Scipion vino á España.
Cap. xv.- Cómo Asdrúbal no pudo entrar en Italia.
Cap. xvi. - Cómo los cartagineses fueron maltratados en
muchas partes de España. . . . . .

17
18

19
20

26
27

28
31
32

id.
34
56
37

[ocr errors]

xII.- Cómo se comenzó la guerra de Sertorio.
xIII. - Cómo Metello y Pompeyo vinieron á España.
Cap. XIv.- Cómo Sertorio fué vencido y muerto.
Cap. XV.- Cómo Pompeyo apaciguó á España. . . . .
Cap. Xvn. - Cómo Cayo Julio César vino en España. .
Cap. xvII.- Del principio de la guerra civil en España.
Cap. xvin.-Cómo los pompeyanos fueron en España ven-
cidos. . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cap. xix. - De lo que Longino hizo en España. . . . .
Cap. xx. - Cómo en España se hizo la guerra contra los
hijos de Pompeyo. . . . . . . . . . .
Cap. xxi.- Cómo César volvió á Roma. J . . . . .
Cap. xxII.- Cómo despues de la muerte del César se le-
vantaron nuevas alteraciones en España. . . .
Cap. xxIII.- De la cuenta llamada era. . . . . .
Cap. xxiv.- De la guerra de Cantabria. -
LIBR0 IV.- CAPÍTULo PRIMERO. - De la venida del Hijo de
Dios al mundo.
Cap. II.-De los emperadores Cayo y Claudio. . .
Cap. III.- Del emperador Domicio Neron. . . . .
Cap. iv. – De los emperadores Flavio Vespasiano y
hijos... . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cap. v.- De los emperadores Nerva, Trajano y Adriano.

[ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

Pág. "

Cap. v.— De los tres emperadores Antoninos. . . 96

Cap. vii. – De los emperadores Severo y Caracalla. 97

Cap. vii.— De los emperadores Heliogábalo y Alejandro. 98

Cap. ix. – De los emperadores Maximino, Gordiano y Fi-

lipo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

Cap. x. – De los emperadores Valerianc, Gallieno, Clau-

dio y Aureliano. . . . . . . . . . . . . . . 100

Cap. x.— De algunos otros emperadores. . . . . . 102

Cap. xii.— De los emperadores Diocleciano y Maximianq. 105

Cap. xIII. — En qué parte de España está Elbora. . . 10

Cap. xiv. – La descripcion de Elbora. . . . . . . 105

Cap. 1v. – De los emperadores Constancio y Galerio. . 106

Cap. 1vi.— Del emperador Constantino Magno.. 107

Cap. vii. – De los hijos del gran Constantino. . 100

Cap. xvil. – De los emperadores Juliano y Joviano. . 111

Cap. xix. – De los emperadores Valentiniano y Valente. id.

Cap. xx.– De los emperadores Graciano, Valentiniano y

Teodosio. . . . . . . . . . . . . . . 112

Cap. xxi. – De los emperadores Arcadio y Honorio. . 115

L1DIR0 V. - CAPÍTULo PrixERo. - Cómo diversas naciones

vinieron á España. . . . . . . . . . . . . 116

Cap. II. – Cómo los godos vencieron á las demás naciones

bárbaras en España. . . . . . . . . . . . 119

Cap. III.- Del reino de Teodoredo. . . . . . . . 121

Cap. iv. – De Turismundo y Teodorico. . . . . . . 124

Cap. v.-De la muerte del rey Teodorico y del rey Eurico. 126

Cap. vii.— Del reino de Alarico. . . . . . . 128

Cap. vii.-De los reyes Gesaleico, Teodorico y Amalarico. 130

Cap. vin. — De los reyes Teudis y Teudiselo.. 133

Cap. ix.- De los reyes Agila y Atanagildo. . . . . . 155

Cap. x. – De las dos hermanas Galsuinda y Brunequilde. 157

Cap. xI.- De los reyes Liuva y Leuvigildo. . . ..., 138

Cap. xII.- De la guerra de Hermenegildo.. 140

Cap. xIII.- De la muerte del rey Leuvigildo.. . 143

Cap. xiv.-De los principios del rey Recaredo. . 146

Cap. v. – Del Concilio toledano tercero... . . . . . 148

LIBROVI.- CAPITULo painero.- De la muerte del rey Re-

caredo. . . . . . . . . . . . . . . . . . 149

Cap. II. – De los reyes Liuva y Witerico y Gundemaro. 151

Cap. m.- Del reinado de Sisebuto. . . . . 153

Cap. 1v. - De los reyes Suintila y Rechimiro. 155

Cap. v. – Del rey Sisenando. . 156

Cap. vii. Del rey Chintila. . . . . . . . . . . 157

Cap. vii. - De la vida y muerte del bienaventurado san

Isidoro. . . . . . . . . . . . . . . . . . 158

Cap. vu.-De los reyes Tulga, Chindasvinto y Recesvinto. 160

Cap. ix.-De tres concilios de Toledo. . . . . . . 161

Cap. x. - De la vida de san Ilefonso. . . . . . . 163

Cap. x.— De la muerte del rey Recesvinto. . . . . . 165

Cap. xin. — De la guerra narbonense, que se hizo en tien-

po del rey Wamba. . 166

Cap. xuI.- Del castigo de los conjurados. . . . 170

Cap. xiv. – De las demás cosas del rey Wamba. . . . id.

Cap. xv.– De los nombres de los obispados que habla en

tiempo de Wamba. . . . . . . . . . . . . . 172

Cap. xv.-De otra division de obispados que hizo Cons-
tantino Magno. . . . . . . . . 473

Cap. xviI.- Del rey Ervigio. . . . . . . 174

Cap. xviuI.- Del rey Egica. . . . . . 173

Cap. xix. - Del rey Witiza. 477

Cap. xx. – De la genealogía destos reyes. 178

Cap. xxi. – De los principios del rey don Rodrigo. id.

Cap. xxII.-De la primera venida de los moros en España. 180

Cap. xxiii. – De la muerte del rey don Rodrigo. . 181

Cap. xxiv. — Que los cristianos se fueron á las Astúrias. 183

Cap. xxv.– Cómo Muza vino á España. 18

Cap. xxvi.- De los años de los árabes. . . . . . 186

Cap. xxviI.- De lo que hizo Abdalasis. . . . . . . . 187

LlBRO VII.- CAPÍTULO PRIMERo.– Cómo el infante don Pe-

layo se levantó contra los moros. . . . . . . . 188

Cap. II.–Cómo los moros fueron por don Pelayo vencidos. 191

Cap. III.- Lo demás que hizo don Pelayo. . . . 192

Cap. iv. - Del rey don Alonso, llamado el Católico. . 195

Cap. v. - De dos linajes los mas principales entre los

Dmoros. . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cap. vii.- De los reyes Froila, Aurelio y Silon. . . . .

196
|

[merged small][ocr errors][ocr errors][subsumed][ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors]

Cap. II.- De la guerra de Mallorca. . . . . . . .
Cap. x. - De la guerra de Zaragoza. . . . . . . .
Cap. x. - Del scisma de Burdino, natural de Limoges. .
Cap. xII.- De las paces que se asentaron entre Aragon y
Castilla. . . . . . . . . . . . . . .
Cap. xIII.- De los principios del reino de Portugal.
Cap. xiv.- De las guerras que el rey de Castilla hizo con-
tra los horos. . . ,
Cap. XV.- Cómo don Alonso, rey de Aragon, fué muertó.
Cap. XVI.- De nuevas guerras que hobo en España entre
los principes cristianos. .
Cap. xviI.- Que don Alonso, príncipe de Portugal, se
llamó rey. . . . . . . . . . . . . .
Cap. XVIII.- Cómo los fieles ganaron áAlmería. . . .
Cap. xix-Cómo la ciudad de Lisbona se ganó de los m0-
TOS,
Cap. xx.-Cómo se halló el cuerpo de san Eugenio. . .

LIBR0 XI. - CAPÍTULO PRIMERO.- Cómo los almohades vi-

nieron á España. . . . . . .

Cap. II.- Cómo murió don Carcía, rey de Navarra. . .

Cap. III.- De la venida á España de Luis, rey de Francia.

Cap. IV.- De la muerte del emperador don Alonso. . .

Cap. Y.- Cómo don Sancho y don Fernando sucedieron á

su padre. . . . . . . . . . . .

Cap.vi. - De los principios de la caballería de Calatrava.

Cap. vii.- Cómo el rey don Sancho de Castilla falleció. .

Cap. viII.- De nuevos movimientos que se levantaron en

Castilla. . . .

Cap. ix.-De la muerte de don Ramon, principe de Aragon.

Cap. x-Cómo don Alonso, rey de Castilla, visitó el reino.

Cap. xI.-De las bodas de don Alonso, rey de Castilla. .

Cap. xII.- De la confederacion que se hizo contra don

Pero Ruiz de Azagra. . . . . . . . . . . . .

Cap. xIII.- Del principio de la caballería de Santiago. .

Cap. xiv.- Cómo los de Castilla ganaron la ciudad de

Cuenca. . . . . . . . . . . . . . . . .

Cap. xv.- Cómo don Alonso, rey de Portugal, fué preso

por el de Leon. .

Cap. xwn.-Cómo murieron los reyes de Portugal y de Leon.

Cap. ivil.- De varias confederaciones que se hicieron

entre los reyes. . . . . . . . . . . . .

Cap. viii. - Cómo se perdió la jornada de Alarcos.

Cap. ix.- De lo que sucedió en Portugal. . . .

Cap. xx. - De la guerra que se hizo contra Navarra.

Cap. xxi.- Cómo el rey de Aragon fué á Roma. . . .

Cap. xxII.- De las paces que se hicieron entre los reyes.

Cap. 1xIII.-Cómo se comenzó la guerra contra los moros.

Cap. 1xiv.- Cómo la victoria quedó por los cristianos. ".

Cap. xxv.- Del fin desta guerra. . . . . . . . .

LlBR0 XII.- Capítulo Panao. Cómo los albigenses

alteraron á Francia... . . . . . . . . . . . .

Cap. II.- Cómo murió el rey de Aragon. . . . . . .

Cap. III.- Que el rey don Alonso de Castilla falleció. . .

Cap. iv.- Cómo en Castilla y Aragon hobo revueltas y

GuerraS. . . .

Cap. v.- Cómo los de la casa de Lara se apoderaron del

gobierno de Castilla. . . . . . . . . . . . .

Cap. vii.- De lo restante hasta la muerte del rey don En-

rique de Castilla. . . . . . . . . . . . . . .

Cap. vii. - Cómo alzaron por rey de Castilla á don Fer-

mando, llamado el Santo. . . . . . . . . . . .

Cap. viii.-En España se fundaron monasterios de diver-

sas religiones. . . . . . . . . . . . . . .

Cap. ix. - Cómo se casaron los dos reyes don Fernando

de Castilla y don Jaime de Aragon. . . .

Cap. 1.- El rey don Fernando apaciguó otras nuevas al-

teraciones. . . . . . . . . . . . . . . . .

Cap. XI.- De la guerra que se hizo á los moros. . . .

Cap. xii.-Que el rey don Fernando volvió á la guerra del

Andalucía. . . . . . . . . . . . . . . . .

Cap. xiii.- Que se volvió de nuevo á la guerra de los mo-

[ocr errors]
[ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors][ocr errors]

Cap. XVII.- El principio que tuvieron las conquistas de

Córdoba y Valencia. . . . . . . . . . . . .

Cap. xvil.- Cómo la ciudad de Córdoba se ganó de los

D005. • • • • · . . . . . . . . .

Cap. xix. - Cómo se ganó la ciudad de Valencia. . . .

LIBR0XIII.- CAPÍTULo PRIMERo.–Cómo muchos pueblos

fueron tomados por los nuestros. . . . . . . . .

Cap. 1.- Cómo el reino de Murcia se entregó. . . . .

Cap. III.- Cómo el rey don Fernando partió por el Anda-

lucía. ·· · · - . . . . . . . . . . . . .

Cap. iv.- Que don Sancho, rey de Portugal, fué echado

del reino. . . . . . . . . . . . . . . .

Cap. v.- Principio de la guerra de Sevilla. . . . .

Cap. v.- Que en Aragon se puso entredicho general.

Cap. vii.- Que Sevilla se ganó. , . . . . . . .

Cap. viII.- De la muerte del rey don Fernando. , , .

Cap. Ix.- De los principios de don Alonso el Décimo, rey

de Castilla. . . . . . . . . . * . . . . .

Cap. x.- El rey don Alonso fue elegido por emperador.

Cap.xI.-Los grandes de Castilla se alteraron contra el rey

don Alonso. . . . . . . . . . . . .

Cap. XII.- Que se puso entredicho en Portugal. , , ,

Cap. XIII.- Cómo los reyes de Aragon y de Sicilia empa-

rentaron. • • . . . . . . . . . . . .

Cap. xiv.-Que los Merinos se apoderaron de Africa, .

Cap. XV.- Que se renovó la guerra de los moros. , ,

Cap. XVI.- Que la emperatriz de Grecia vino á España. .

Cap. XVII—Que don Jaime, rey de Aragon, vino áToledo.

Cap. xvuII.- Que el rey de Aragon partió para la Tierra-

Santa. . . . . . . . . . . . . .

Cap. xix. - San Luis, rey de Francia, falleció. . . . .

Cap. xx.-De la conjuracion que hicieron los grandes con-

tra el rey don Alonso de Castilla. . . . .

Cap. xxi.— De nuevas alteraciones que sucedieron en Ar

80. • • - • . • • • • • • · • •

Cap. xxi.- El rey don Alonso partió para tomar posesion

del imperio. . . . . . . . . . . . . . . .

LIBIR0 XIV.- CAPÍTULO PRIMER0. - Cómo el rey de Mar-

ruecos pasó en España. . . . . . . . . . . .

Cap. 1.- De la muerte del rey don Jaime de Aragon. .

Cap. III.- Que las discordias de Navarra se apaciguaron.

Cap. iv.- De diversas hablas que tuvieron los reyes. .

Cap.v. - Cómo don Sancho se rebeló contra su padre. .

Cap. vii.- De la conjuracion que hizo Juan Prochita con

tra los franceses en Sicilia. . . . . .

Cap. viI.- De la muerte de don Alonso, rey de Castilla. .

Cap. viii. - De los principios del rey don Sancho. . . .

Cap. 1x. - De las muertes de tres reyes. . . . . . .

Cap. x-De cierta habla que hobo entre los reyes de Fran-

cia y Castilla. . . . . . . . . . . . . . . .

Cap. xI.- Que se trató de librar los hermanos Cerdas, y

Carlos, príncipe de Salermo, fué puesto en libertad. .

Cap. xii. - De nuevas alteraciones que se levantaron en

Castilla. . . . . . . .

Cap. xIII.- De algunas hablas que tuvieron los reyes. .

Cap. xiv.- Que don Juan de Lara se pasó áAragon. . .

Cap. xv.- Cómo los tres reyes de España emparentaron

entre sí. . . .

Cap. xvn. - De la muerte del rey don Sancho. . . . .

Cap. xvil.- Cómo don Fadrique fué alzado por rey de Si-

[ocr errors]

cilia. . . . . . . . - - · · · • · · - · ·

LlBIR0 XV-CAPiTULo primeRo.-De nuevos alborotos que

sucedieron en Castilla. . . . . . . . . . .

Cap. 11–Que el rey don Eernando de Castilla se desposó.

Cap. III.- Del año del jubileo. . . . . .

Cap. 1v.- De Raimundo Lullo. . . .

Cap.v. – De las bodas del rey don Fernando. . . .

Cap. vii. – De la muerte del pontífice Ronifacio. . .

Cap. vii.- De la paz que entre los reyes de España se

hizo en el Campillo. . . . . . . . .

Cap. viII.- Clemente V, pontífice máximo. .

Cap. ix. - Que la guerra de Granada se renovó. . . .

Cap. x. - Cómo extinguieron los caballeros templarios..

Cap. xI.-De la muerte de don Fernando el Cuarto, rey de

Castilla. .

Cap. XII.- De los principios del reinado de don Alonso el

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]
« AnteriorContinuar »