Imágenes de páginas
PDF
EPUB

libre de una equivocacion ni de las pasiones de la flaqueza' huniana?

„Tales son, Señor, los fundamentus que ha tenido la comision en proa: poner este artículo, no para embarazar la potestad del obispo, que puede separarse del dictámen de los quatro calificadores, y seguir su opinion en el juicio y en la imposicion de las penas espirituales; sino para que V. M. esté asegurado de la proteccion que debe a los españoles en todos los efectos civiles. El Sr. obispo de Calahorra: „Señor, el artículo 3

de

que se trata en el proyecto de tribunales protectores de la religion, propuesto por la comision, se opone , como otros varios articulos, abiertamente á los cánones y disposiciones de la iglesia católica , que siempre ha reconocido en sus pasto-. res la autoridad y jurisdiccion competente para definir, declarar y jugar las causas pertenecientes á la fe, doctrina y buenas costumbres, como que la tiene inmediatamente de Dios , y en el órden espiritual no depende ni puede depender de autoridad alguna temporal para el régimen de los fieles en asuntos de religion.

, Dirigida la iglesia por el Espíritu Santo, tiene declarado en los soncilios generales que los obispos son los únicos y legitimos jueces, como tambien la forma con que deben estos proceder contra la herética pravedad y demas crímenes opuestos a la rehigion de Jesucristo. Y así el arreglo que ofrece el proyecto de la comision excede las facultades del Cona greso; se sobrepone a la autoridad y suprema potestad de la iglesia ; la deprime conocidamente, y es sin duda alguna grandemente injurioso á la potestad que el divino legislador comunicó a su esposa la iglesia , y que todo católico debe reconocer , respetar y obedecer; no siendo lícito de ningun modo á autoridad alguna temporal prescribir reglas y leyes á la santa iglesia ( que es lo que propone el proyecto de la comisión ), para el gobierno espiritual de los fieles, condenacion de las heregías y de los escritos opuestos a la doctrina del evangelio.

„Juzgo por lo expuesto que dicho proyecto no solo no puede admitirse , sino que tampoco puede discutirse y tratarse de él por un Congrese, católico como V. M. , y por tanto absolutamente lo repruebo." - Declaró el Congreso, á propuesta del Sr. Parada, que el asunto estaba suficientemente discutido ; mas no accedió a la del Sr. Borruld, sobre que la votacion fuese nominal. En su consequencia, babiendo advertido el Sr. Muñoz Torrero que la comision no juzgaba necesario el artículo, sino que solo lo proponia como de mera conveniencia , ¡y procediéndose'á vem far en la forma ordinaria, quedó reprobado por unanimidad.

[merged small][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

1. :

A

conseqüencia de haberse desaprobado ayer el artícnlo 3 se declaró que no habia lugar a deliberar sobre el d que decia :

Los consiliarios asistirán con el juez enlesiástico á ila formacion del silmario , ú á su reconocimiento quando se haga por delegacion , y a todas tas demas diligencias. hasta la sentencia que diere dicho juez'eclesiástico,

1

como tambien al reconocimiento de las que se hagan por delegacion , sin in
pedir el exercicio de la jurisdiccion del ordinario ; j sola poniendo al már-
gen de los proveidos su asenso 6 disenso...',
2.-

Sc leyó el 5 que dice:

Ini strivido ei sumario , si resultare de él causa suficiente para reconte17 al acusado, el juez eclesiástico le hará comparecer, y en presencia do los consiliarios le anoniesturá en los térıninos que previene la citada key de Partida.

Se aprobó , suprimiéndose la expresion : en presencia de los consiliarios.

Leyóse el 6.concebido en estos términos :

Si la acusacion fuere sobre detito que deba ser castigado por la ley con pena corporal, y el acusado fuere lego, el juez eclesiástico pasará testimonio del sumario al juez civil para su arresto , y este le tendrá á disposicion del juez eclesiástico para las demas diligencias , hasta la conclusion de la causa. Los militares no gozarán de fuero en esta clase de delitos. Si el diusado fuere clérigo , procederá por al arresto el juez eclesiástico.

El Sr. Oliveros previno que debian entenderse comprehendidos en el artículo todos los eclesiásticos, asi seculares como regulares.

- El Sr. Morros , apoyado en que se trataba solo de los delitos de heregia'

, 'dixo que no se debia poner en duda si merecian pena corporal, seguin lo mandaba la ley de Partida. << El Sr. Larrazabal contestó que no es herege el que no es pertinaz en el error; que segun la clase del delito se determinaria la pena corporal, y que esta seria correspondiente a la pena espiritual: que del sumario resultaria si merezia ó no pena corporal: porque el artículo suponia que el acu: sado: de heregía habia sido amonestacio , y que no habiendo surtido efecto la 'amonestacion, habia mérito para que la causa continuase : en cuyo caso el juez eclesiástico debia hacer que se asegurase, la persona del reo.

El Sr. Martinez (D. José) se opuso; añadiendo que si el artículo hubiera de entenderse de esta manera , entonces no habia mas que entregar el reo al juez civil, luego que se juzgase por el obispo: que el espíritu de la iglesia en esta parte era el de la mansedumbre, y que por lo tanto debian preceder las admoniciones.

El Sr. Alcayna opinó que mientras durase la causa no debia pasarse el sumario a la autoridad civil; por lo qual convenia que se concediese facultad' al obispo para prender y custodiar á los teos, porque de lo contrario seria un tribunal ridículo: que esto lo exijia la circunstancia de que regularmente habria reos, no solo en la capital, sino en todos los puntos del obispado, donde 110 podria el obispo executar las diligencias necesarias no teniendo los reos a su disposicion.. T

El Sr. Golfin deseaba que la comision expresase quando se entendia el desafuero.

A lo que contestó el Sr. Moragues, que el desafuero debia entenderse despues de calificado el delito.

Deseando algunos señores diputados que se declarase discutido el artículo, se preguntó si continuaria la discusion, y se resolvió por la afirmativa.

El Sr. Golfin, conviniendo con el Sr. Moragues en que debia entender

se el desafuero despues de calificado el delito , dixo que no hallaba inconveniente en que el militar fuese castigado por su juez respectivo; pues en la ordenanza habia una ley que mandaba que todos los militares fuesen cristianos católicos, apostólicos, romanos ; por lo qual todo herege era infractor de la ordenanza militar, y debia ser castigado como tal: de consiguiente los reos de este delito , aun quando debieran castigarse por las leyes civiles , podia hacerlo el juez militar , así como lo hacen en otros muchos casos en que juzga segun las leyes civiles.

El Sr. Argüelles dixo que la comision no habia quitado fuero alguno á los militares, porque estos ne lo tenian en esta clase de delitos, como tampoco en otros muchos casos , y que era necesario expresarlo en el decreto; porque si no , quizá alguno, creyendo tenerlo, no querria sujetarse al ordinario; que la Inquisicion prendia y juzgaba á los militares por sí: y que aunque tenia entendido que estaba mandado que se pidiese licencia á los gefes del reo para prenderle, esto no siempre se habia observado; que él no tenia inconveniente en que tuviesen fuero los militares aur en esta clase de delitos, siempre que no resultase inconveniente de ello.

El Sr. Calatrava convino en que no debia entenderse el desafuero hasta que se hallase calificado el delito. Extrañó que el Sr. Alcayna hubiese pedido que se diese facultad al ordinario para prender y custodiar en su cárcel á estos reos : cosa, dixo, nunca tista en España, y prohibida por una ley de la Recopilacion (que leyó), y por otras muchas. Añadió que era cierto que la Inquisicion lo hacía así ; pero que lo hacia no como tribunal eclesiástico, sino como civil , de cuya autoridad gozaba , y que el Congreso no podia abandonar una regalía de esta naturaleza.

El Sr. Qliveros advirtió que los militares en esta clase de delitos estaban sujetos á los ordinarios , y no al vicario general castrense , porque esto no estaba comprehendido en las bulas de esta jurisdiccion.

El Sr. Laguna hizo observar que el militar no perdia el fuero hasta que se hallase calificado su delito; en cuyo caso se le degradaba y entregaba á la autoridad civil para que le juzgase como á qualquier otro ciudadano.

El Sr. Giraldo dixo que se debian observar con los militares las mismas formalidades que con los demas ciudadanos: que el ordinario, así mo pasa el aviso correspondiente al juez civil para que tenga á su disposicion al reo , del mismo modo debia hacerlo con el inilitar , en lo qual se favorecia á este : que antes no se podia prender al militar por esta clase de delitos sin que precediese órden del rey por la secretaría de la Guerra: que no le constaba si se habia observado ó no esta disposicion; pero que era indispensable que el reo estuviese á disposicion del ordinario, para que pudiese verificarse la instruccion del sumario, lo qual no podria ser sin la audiencia del interesado.

Declarado el punto suficientemente discutido , se aprobó el artículo hasta las palabras, conclusion de causas , substituyéndose , á propuesta del Sr. Mexía , á la palabra civil la de respectivo. El período siguiente , que habla de los militares , pasó á la comision para que expresase los términos en que habia de entenderse. El último período se aprobó, añadiendo a la paLabra clérigo la expresion: ya sea secular , ya regular. Leido el artículo 7 se invirtió á propuesta del Sr. Giraldo el órden,

Gggg

CO

anteponiendo los artículos 8, 9 y 10. De consiguiente se procedio á la discusion del 8., cuyo tenor es como sigue:

Las apelaciones seguirán los mismos trámites , y se harán para ante los jueces que correspondan, lo mismo que en todas las demas causas ccler siásticas.

El Sr. Ximenez Hogo: „Señor, este artículo adolece de los mismos vicios que algunos de los artículos que anteceden, porque no va conforme a los sagrados cánones y derecho comun, ni está arreglado á la ley de Partida que se restablece, ni á ninguna otra; ni menos está al alcance de la potestad civil el dar reglas y disposiciones sobre el punto que contiene. Se trata de apelaciones en materias de fe sobre puntos de hecho y de derecho: se trata de sacar las causas de esta naturaleza, sin excluir ninguna, aunque sean puramente doctrinales, del conocimiento y jurisdiccion del propio obispo; y se trata de llevarlas ante un juez ó tribunal incompetente, para que anule , revoque', modifique ó varíe las sentencias dadas por los jueces natos у únicos,

, y que son tales por institucion divina; en una palabra, se trata de interponer estas apelaciones ante los jueces que correspondan, como en las demas causas eclesiásticas; es decir, ante el metropolitano y el tribunal de la nunciatura. Esto es lo que arroja la inteligencia natural y obvia del artículo , y no puede tener otra sin que se trate de confundirnos.

„Si se hablara , Señor, de apelaciones en las causas de fe ante los con-cilios, ó ante el primado de la iglesia universal, o quien tenga comunicadas sus facultades, no tendria dificultad el artículo presente , aunque siempre quedaria por resolver una question que no se toca , y que es muy importante; á saber: si por estas apelaciones quedaria suspenso el efecto de las penas y censuras eclesiásticas impuestas por el propio obispo, como quedan en ciero tas apelaciones sobre otras causas. La disciplina de la iglesia nos ha ensenado que por las apelaciones de esta especie no dexaban los reos de quedar excomulgados , siendo tratados y reconocidos como hereges , en fuerza de la sentencia de sus obispos, sin perjuicio de que sus causas se abriesen ó exâminasen por los Papas ó por los concilios.. Pero querer que estas apelaciones se hagan ante otro obispo, qual es el metropolitano, ú ante otro tribunal mas impertinente, es a la verdad tan desconocido en la antigüedad eclesiástica, como contrario a los derechos y jurisdiccion de los diocesanos.

„El obispo', Señor, no reconoce superior entre los demas obispos, segun exclamaba S. Cipriano en uno de los concilios de Africa; ni deben ser responsables por punto general, sino a Dios y á su conciencia en sus juicios espirituales , salva siempre la autoridad: divina é infalible de la santa iglesia. Sabemos las dificultades que hubo en todos tiempos para haber de acomodarse los obispos aun con las decisiones de los Papas sobre matesias de fe, á

pesar

de

que lo reconocian como al primado de la iglesia y centro de su unidad. Sabemos lo que resistió el misino S. Cipriano al Papa S. Esteban sobre la question de los rebaptizantes: lo que s. Policarpo se opuso al Papa S. Victor en la causa de la Pascua; y en fin las contestaciones

que ha habido entre muchos Papas y obispos sobre varios puntos de doctrina, sin que por eso fuesen estos últimos declarados por cismáticos. ¿Y sin embargo de todo esto', queremos ahora sujetar á los obispos diocesanos á los juicios y sentencias de los obispos de las metrópolis en todas las sausas de fe , lo mismo que en las demas causas eclesiásticas ? ; Queremos

hacerlos inferiores y dependientes en lo que ni Dios ni la iglesia los ha hecho? ¿Queremos que cedan en sus juicios , contra su juicio y contra su conciencia , a aquellos en quienes no reconocen, ni mas jurisdiccion, ni mas autoridad, ni mas ilustracion humana ni divina en los puntos de la fe, cuyo depósito les ha entregado el mismo Dios?

„Todos saben que los metropolitanos son de institucion puramento eclesiástica ; que pertenecen á una gerarquía exterior y accidental de pura disciplina ; que no tienen , ni se les ha dado por el derecho mas jurisdiccion ni autoridad sobre los obispos sufragáneos, que en aquellos puntos que dicen relacion al gobierno económico y político eclesiástico de sus iglesias, y que solo deben prevalecer sus sentencias y juicios en materias de disciplina y de observancia. Pero en puntos de creencia religiosa, en artículos de doctrina, en causas puramente de fe, como son muchas de las que se trata , no tienen ni pueden tener intervencion, ni mucho menos autoridad para refore mar los juicios de los obispos que estan asignados á sus metrópolis

. Regístrense los concilios y los cánones ; exâmínense las historias eclesiásticas; desenvuélvase la disciplina de la iglesia , á ver si se encuentra alguna vez que los metropolitanos por sí y ante sí hayan sido , por punto general, autorizados

para esto. „Dixe como son muchas de las que se trata; porque bien puede haber causas de fe sobre puntos de puro hecho, sobre excesos canónicos en la imposicion de las penas eclesiásticas, y sobre el modo de proceder contra las reglas establecidas, en que pudieran tal vez interponerse estas apelaciones; pero en materias puramente doctrinales, y con la generalidad indefinida con que se expresa este artículo, ni son admisibles, ni menos corresponden hacerse ante los metropolitanos , ni tampoco se consentirán ni deben consentirse por los obispos.

„Pues si esto es así, y sin salir de los términos de la gerarquía episcopal; ¿qué no deberemos decir, si se trata de extender las apelaciones, y de que pasen, como las demas causas eclesiásticas, al tribunal de la nunciatura? Èsto, Señor, seria ya enteramente intolerable. Sujetar los juicios de los obispos en puntos de creencia y de doctrina , en que son los únicos jueces por institucion divina, á un tribunal de presbíteros, que ni por Dios, ni

por la iglesia , ni por su primado, ni por nadie tienen autoridad para conocer en estas causas; seria el extremo hasta donde podia llegar el trastorno de los derechos divinos y eclesiásticos, el envilecimiento de los obispos, la usurpacion de sus derechos y facultades que tanto se trata de restablecer, y los excesos por último de la potestad civil.

Es verdad que en este artículo 8 nada se habla , ó por mejor decir no se nombra la nunciatura ; pero tambien es cierto que se dice que se hagan las apelaciones ante los jueces que correspondan, lo mismo que en las demas causas eclesiásticas, ¡Y quáles son los jueces de apelacion que cori responden a las demas causas sobre asuntos eclesiásticos? No hay otros que el metropolitano, y despues de este el tribunal de la nunciatura ; porque ni al Papa se permitirian estas apelaciones por punto general, ni menos se celebran concilios generales, ni son freqüentes, como debieran los concilios de provincia, que son los únicos tribunales á quien corresponden estas apelaciones.

„Bien habrá podido quererse significar otra cosa por la comision; pero

« AnteriorContinuar »