Imágenes de páginas
PDF
EPUB

!

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

Santo venció una innumerable morisma, y por medio se señaló su torpeza fué que, a manera de mujer, tomó desta victoria libró á los cristianos de un gravísimo tri- el velo y se casó públicamente con un mozo, como si buto, que cada un año entregaban á los moros por pa- fuera su marido; y al contrario, hizo abrir un muchacho rias cien doncellas escogidas, que era una servidum- á manera de mujer para casarse con él : tanto puede un bre miserable. Por esta causa desde entonces se dió apetito desenfrenado. En el teatro, á manera de repreprincipio á la costumbre que tienen los soldados espa- sentante, cantaba y tañia delante de todo el pueblo muboles de apellidar el nombre de Santiago y invocar su chas veces. Pasó tan adelante su locura , que para holayuda al tiempo del pelear. Asimismo en memoria des. garse y cómo por burla puso fuego á la ciudad de Roma, te beneficio por voto se obligaron de pagar cada un año con que se quemó casi toda. Fué grande la indignacion al templo de Santiago de cada yugada de tierras cierta del pueblo por sospechar lo que era; para remedio immedida de trigo ; costumbre que, por haberse alterado puso á los cristianos haber causado aquel daño, y así, muchas veces, los pontifices romanos con diversas fue el primero de los emperadores romanos que los perbulas expedidas a este propósito la ban renovado, y siguió y afligió con todo género de tormentos. Derrahoy dia en gran parte de España se guarda. Tiénese maba por una parte las riquezas que decia solo debian por cierto que el tiempo que estuvo Santiago en Espa- servir de dallas; por otra codiciaba y tomaba contra ña se le llegaron muy pocos discípulos; los que mas razon las ajenas, como monstruo compuesto de vicios dicen, cuentan nueve escogidos entre los demás; es á contrarios. De la hacienda pública era pródigo, codiciosaber, Pedro, obispo de Ebora en Portugal, en cuyo so de los bienes particulares. Por este tiempo el famoso lugar otros ponen á Tesifonte, obispo bergitano, que encantador Apolonio Tianeo, entre otras provincias fué una ciudad no léjos de la que lioy llaunamos Alme- por donde discurrió, vino tambien á España. Lo mismo ria; Cecilio, eliberritano, que era una ciudad cerca hizo el apóstol sau Pablo despues que se libró en Roma de donde hoy está Granada; Eufrasio, illiturgitano; de la cárcel, segun que en la Epistola á los romanos Secundo, obispo de Avila; Indalecio, urcitano (Urci mostró desearlo y pretenderlo. Así lo dicen graves autose entiende era un pueblo que hoy se llama Verga en res, y aun se tiene por cierto que en este viaje puso de los confines de Navarra); Torcuato, accitano, que es su mano por obispo de Tortosa á Rufo, hijo de Simon el lo mismo que obispo de Guadix; Hesiquio, cartesano, Cireneo, aquel que ayudó á llevar la cruz á Cristo, y no lejos de Astorga; por conclusion, Atanasio y Teodo- hermano de Alejandro. Asimismo Beda y Usuardo tesro, guardas que fueron del sepulcro sagrado, como se tifican que dejó por obispo de Narbona á Sergio Paulo, liene por fama, y aun sus sepulcros se muestran del al cual, de procónsul que era en la isla de Chipre, conuno y del otro lado del en que está el Apóstol. Algunos virtió. en siervo de Cristo, segun que en los Actos de los escritores piensan que todos estos que llaman disci- Apóstoles se refiere. Y aun no falta quien diga que llepulos de Santiago, fueron enviados en España por los vó consigo á Jeroteo , por sobrenombre el Divino, maessagrados apóstoles san Pedro y san Pablo para predi- tro de Dionisio Areopagita , de España donde era nalu. car en ella el Evangelio de Cristo. Pelagio , obispo de ral y tenia cargo del gobierno, como persona que era de. Oviedo, que escribió su historia habrá quinientos grande autoridad y prudencia. Otros contradicen todo años, cuenta por discípulos de Santiago á los siguien

esto por razones que aqui no se refieren. Porque lo tes : Calocero , Basilio , Pio , Grisogono, Teodoro, que el Metafraste afirma que el apóstolsan Pedro asiAlanasio У Máximo. La antigüedad destas cosas y de mismo vino á España, los mas eruditos lo tienen por otras semejantes, junto con la falta de libros, hace que

engaño y cosa sin fundamento; verdad es que desde no nos podamos allegar con seguridad á ninguna des- Roma envió á san Saturnino por primer obispo de Tolotas opiniones ni averiguar con certidumbre la verdad.

sa la de Francia, al cual sucedió Honorato , cántabro Quedará al lector libre el juicio en esta parte.

de nacion, que envió á Firmino, hijo de Firmo, á prediCAPITULO III.

car el Evangelio en lo mas adentro de Francia. Obede

ció él, y predicó primero en Angers, despues en Beoves, Del emperador Domicio Neron.

y últimamente en Amiens; y fué el primer obispo de A Claudio mató con yerbas que le dió un eunuco que aquella ciudad, y en ella derramó su sangre, y como átal le servia de maestresala y le hacia la salva ; otros di- le hacen fiesta y lienen templo consagrado en su nomcen que Agripina, su mujer, por ver emperador á su hi- bre. Monesto, sacerdote de Saturnino, enviado por el jo Domicio Neron, deseo muy perjudicial para ella á Pamplona para enseñar en aquella ciudad y su coinisma. Lo que consta es que pasó desta vida el año marca el Evangelio, fué maestro de Firmino, y le ensede 55 de Cristo. Domicio, su entenado y sucesor, gober- ñó en su tierna edad, ca era natural de Pamplona; pero nó el imperio catorce años, los cinco primeros muy esto sucedió algo adelante. Habia Servio Sulpicio Galbien, como lo testificaba el mismo Trajano; despues ba gobernado la España citerior por espacio de ocho

, con la edad se despeñó en todo género de torpezas y años. Era ya muy viejo y de mas de setenta años cuando crueldades, no de otra manera que cuando una bestia le nombraron emperador con esta ocasion; Julio Vindifiera se suelta de donde está encerrada, que todo lo ce, á cuyo cargo estaba la Gallia Narbonense, alterado asuela, en tanto grado, que dió la muerte á su misma por las.crueldades de Neron y por las demás torpezas madre, con la cual primero habia pretendido usar des- suyas, convidó á Galba como persona de grande autorihonestamente. Lo mismo hizo con una su tia y dos mu- dad, y le requirió por sus carlas que acudiese al remejeres que tuvo, Octavia y Popea, sin perdonar á Séneca, dio de tanto mal con aceptar el imperio. Excusóse Galba su maestro, ni al inclito poeta Lucano, hijo que fué de de hacer esto por su mucha edad y por la grandeza del Mella, liermano de Séneca, ni á otro gran número degen. peligro; por esto el mismo Vindice se declaró y tomó las le principal: cruel carnicería y fea. Pero en lo que mas armas contra Neron. Subido lo que pasaba en la Gallia,

[ocr errors]
[ocr errors]

MAS XO EL SCEPTRO

MI PATRIA DE MI MANO.

[ocr errors]

Galba asimismo en una junta de personas principa

¿QUIÉN YACE AQUI! RUFO. les que de toda España tuvo en Cartagena, con un ra

¿EL QUE AL TIRAXO zonamiento muy cuerdo relató las causas por donde le

VINDICE VENCISTE? sí; parecia, no solo lícito, sino necesario acudir á las armas

TONÉ. ¿PUES QUIÉN ? en aquella demanda y socorrerá la república. Dijo que

y Neron era un cruel monstruo y fiero, cuyos vicios con ningun sacrificio se podian mejor atajar que con su Mucho se alleró Galba con las nuevas del desastre de misma sangre; que todos ayudasen á la madre comun | Vindice; parecia que la fortuna ó fuerza mas alta era afligida y echada por tierra , antes que con aquel fuego contraria á sus intentos. Recogióse casi perdida la esse abrasasen todas las provincias, con el cual casi toda peranza á la ciudad de Clupia (este nombre está corla nobleza romana y muchas otras familias estaban aca- rompido en Plutarco, que pone colonia por Clunia, CObadas; tan grande era la crueldad y fiereza de aquel hom- mo se entiende por las monedas que se hallan en España bre, si se debia llamar hombre, y no antes bestia fiera. de Galba, por las cuales se ve que en aquella ciudad le Lo que por los otros pasaba podia tambien avenir á los dieron el imperio ); pero no tardó de llegar otra nueva demás y á cada cual de los que allí presentes se halla- de la muerte de Neron, con que volvió sobre sí y cobró ban, pues ni la inocencia de la vida ni la honestidad de ánimo. El caso pasó de esta manera. Luego que el Selas costumbres eran parte para librará ninguno de aquel nado tuvo aviso de lo que Julio Vindice en la Gallia y tirano, que se gobernaba, no por razon, sino

por

fuerza despues Galba en España hicieron, que fué levantarse y antojo. Si su propio peligro no bastaba para desper- contra Neron y tomar las armas, entraron en pensatarlos, mirasen á lo menos por sus hijos, por salvará los miento que podrian derribar al tirano. Con este intento cuales las mismas bestias se meten por el bierro y por las hicieron un decreto en que declararon á Neron por enellamas, forzadas del amor natural que tienen a los que migo de la patria. Llegó el negocio á que sus mismas engendraron. Acaso se hallaba presente un niño que, sin gentes y criados le desampararon, como suelen todos respeto de su tierna edad, habia sido desterrado á Mallor- aborrecer á los malos. Huyó él y escondióse cerca de ca por Neron. Encendidos pues los que presentes esta- Roma en una heredad de un su liberto llamado Faonban con tal espectáculo y con el razonamiento que les te; allí, perdida la esperanza de salvarse, por no venir hizo Galba, con grande alarido, que todos se levantarón, á las manos de sus enernigos, se dió á sí mismo la muerle apellidaron Augusto y emperador; mas él no quiso te en edad que tenia de treinta y dos años. Desta maneaceptar el tal nombre, antes protestó que seria capitan ra acabaron las maldades deste principe, y en él la aldel pueblo romano y lugarleniente del Senado contra cuña de los Césares y Claudios, que tantos años tuvieron Neron, que fué una modestia notable. Mucho ayudó para el imperio de Roma. Túvose por entendido, principalllevar adelante estos intenlos Olon Silvio, gobernador mente entre los cristianos, que sano de la herida , y que á la zazon era de la Lusitania, y los años pasados que a su tiempo se mostraria al mundo con oficio de tuvo grande cabida con Neron; que aprobó el consejo Antecristo. Lo cierto es que Galba, avisado de lo que de Galba, y resuelto de correr la misma fortuna con él, pasaba , acordó de partir sin dilacion para Roma; llevó acuño todo el oro y plata, que tenia en gran cantidad, en su compañía para guarda de su persona y para loilo para los gastos de la guerra y paga de los soldados. Por lo que sucediese una legion de soldados escogidos de todo lo cual fuera digno de inmortal renombre si aco- todas las partes de España. Llevó otrosí á Fabio Quinmetiera tal empresa en odio del tirano, y no pretendie- tiliano , natural de Calahorra , que fué aventajado en la ra vengar sus disgustos particulares y la afrenta que le profesion de la retórica. Sus instituciones oratorias cshizo Neron en tomarle por su combleza á Popea Sabina, tuvieron perdidas por mas de seiscientos años. Hallósu mujer; para gozar de la cual mas á su voluntad con las y sacolas á luz Pogio Florentin en tiempo del coninuestra de honrar á Oton le alejó de Roma y le hizo cilio de Constancia en cierto monasterio de aquella ciugobernador de la Lusitania, que era lo postrero de Es- dad. Las declamaciones que andan al fin de aquella paña y del mundo. Hecho esto y despues de la muerte

.

obra en su nombre, por el mismo estilo, se entiende que dió Neron á Oclavia, su mujer, hija del emperador fueron de otro autor. A la sazon que acabó Neron era Claudio , se casó con Popea , que fué nuevo dolor para cónsul en Roma Silio Itálico, que fué el año de Cristo el otro marido y nueva afrenta. Tuvo Oton, así por es- de 69. Los mas sienten que este cónsul fué español; ta ayuda como por ser persona de ingenio, el primer Crinito dice que nació en Roma, pero que su descen-; lugar acerca del nuevo Emperador , aunque en compe- dencia era de España; Gregorio Giraldo afirma que en tencia de Tito Junio, su lugarteniente; bien que se le lo uno y en lo otro hay engaño, y que fué nalural de adelantaba en ser mas amado del pueblo, porque sin los Pelignos, pueblos del reino de Nápoles, y nació en mirar á interés daba la mano á los necesitados, y Junio un lugar de aquella comarca llamado Itálica, de que acostumbraba á vender los favores del nuevo Princi- procedió el engaño de los que le hicieron de España por pe, por donde tenia ofendida gran parte de la gente y haber en ella otra ciudad del mismo nombre. La verdad de los soldados. Julio Vindice en la Gallia, donde se de- es que con la edad, dejado el gobierno de la república, claró contra Neron, vencido en batalla, se dió á sí mismo se retiró en cierta heredad que tenia camino de Nápola muerte. Virginio Rufo, que fué el que le desbaraló, les, en que pasaba la vida y se entretenia en los estuno quiso tomar el imperio para sí como pudiera, antes dios de poesía ; y en particular escribió en verso lelo remitió todo á la voluntad del Senado, que fué una róico la segunda guerra Púnica que hicieron los romaseñalada templanza y modestia. Esto mando que des nos contra los cartagineses. Por el mismo tiempo flopues de su muerte se declarase en un dístico cortado en reció en Roma Séneca, llamado el Trágico, de las tragesu sepultura y lucillo en latin , que hace este sentido: dias que compuso muy elegantes, a diferencia de Seneca

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

el Filósofo, con quien no se sabe si tuvo algun deudo, oriente tomaron ocasion para probar tambien ellas venbien que muchos lo sospechan por convenir en el nom- tura y nombrar emperador, como lo hicieron con mabre y ser casi del mismo tiempo. Quintiliano hace men- yor acierto y prudencia que las demás. cion de una sola tragedia que andaba en nombre de Séneca el Filósofo, que debió perderse con el tiempo.

CAPITULO IV. Volvamos á Galba que, llegado á Roma, gobernó el imperio por espacio de siete meses; al cabo dellos los

De los emperadores Flavio Vespasiano y sus bijos. soldados de su guarda, que llamaban pretorianos, en un motin que levantarou le dieron la muerte. Estaban ir- Flavio Vespasiano, cabeza que fué y fundador del li

у ritados por no darles el donativo de que les dieran in- naje nobilísimo de los Flavios, en tiempo del emperatencion, y que ellos esperaban. Principalmente se ofen- dor Claudio y por su mandado hizo la guerra en Ingaladian de la severidad de Galba , cosa que costumbres tan terra y en una isla llamada Vecta, puesta entre Francia estragadas no llevaban bien; y en particular los alteró y la misma Ingalaterra, que dejó del todo sujeta. Con cierta palabra que se dejó decir, es á saber, que él no esto y con las muchas victorias que ganó en esta emcompraba , sino que escogia los soldados. El que los presa se hizo muy conocido; pero por correr adelante alborotó últimamente fué Oton, por ver que Galba los temporales muy turbios, se retiró y se fué á vivir á adoptó poco antes por su sucesor en el imperio á Pison, cierto lugar apartado, de do el año penúltimo de Neron mancebo de grandes prendas y parles. Doliase que lo le llamaron para encargarle la guerra contra los judios, que á él se debia por lo mucho que le ayudara y sirvie- gente porfiada y que con grande obstinacion andaban ra se hobiese dado á otro que no lo merecia. Concer- alborotados. Grandes dificultades tuvo en esta empretose con algunos de aquellos soldalos, y á cierto dia sa, mas al fin salió con lo que pretendia. Tenia sujeseñalado se hizo llevar en una silla á los alojamientos tada casi toda aquella provincia cuando sus mismos solde los pretorianos, donde sin tardanza fué saludado por dados le nombraron y hicieron emperador. Muciano, emperador. Desde allí revolvió contra Galba, y le dió gobernador que era de la Suria, por una parte, y por la muerte juntamente con Pison y Tito Junio; pero el otra Tiberio Alejandro, á cuyo cargo estaba lo de Egip. poder adquirido por maldad no le duró mucho, ca so- to , le convidaron y exhortaron á lomar el imperio; y Jamente tuvo el imperio por espacio de noventa y cinco tomada resolucion, hicieron cada cual á sus legiones dias. Fué asi que las legiones de Alemaña, á ejemplo de que le jurasen por tal, que fué abrir camino a las olras lo que hiciera el ejército de España , pretendieron que provincias para que con grande voluntad se declaratambien podian ellos dar emperador á la república, y sen. Era necesario lo primero acudir á Italia, donde en efecto, nombraron por tal á su general Aulo Vitellio. Vitellio estaba apoderado. Tomó este cuidado Muciano; Juntósele la Gallia sin dificultad; España andaba en ba- mas anticipóse Antonio Primo, que estaba en Pannonia lanzas. Acudió primero Oton , y por tenella de su parte, ó Hungría, y fué el primero que por parte de Vespale otorgó que tuviese jurisdiccion sobre la Mauritania siano rompió por Italia, y cerca de Verona desbarato Tingitana; de que resultó por largos tiempos que los de un ejército de Vitellio. Sucedieron otros muchos tranaquella tierra acudian con pleitos á la audiencia ó con- ces, que se dejan; en conclusion, el mismo Vilellio el vento que los romanos tenian en Cádiz, y aun quedó nono mes de su imperio fué en Roma muerto en edad sujeta á los godos el tiempo que fueron señores de Es- de cincuenta y siete años. Con esto Vespasiano , depaña. Sin embargo, Lucio Albino, gobernador de la jando á su hijo Tito para dar fin á la guerra judáica, Mauritania, para asegurar mas el partido de Oton, pasó pasó á Egipto, y desde Alejandría se hizo á la vela con en España; pero fué rechazado y forzado á dar la vuella buenos temporales; aporló á Italia, y llegó el año 72 de por Cluvio Rufo, al cual Galba dejó en el gobierno de Cristo. En Roma, con gran voluntad del Senado y del España, y despues de su muerte estaba declarado por pueblo, entró en posesion del imperio, que estaba para Vitellio. La conclusion y el remate destas diferencias para perderse por la revuelta de los tiempos y por la fué que Oton, rodeado de grandes dificultades, salió al mala traza de los emperadores pasados. Gobernó la reencuentro á los enemigos hasta Lombardia , do los su- pública por espacio de diez años enteros con tanta pruyos fueron vencidos cerca de un pueblo llamado Be-dencia y virtud, que fuera del conocimiento de Cristo, briaco, situado entre Verona y Cremona. Y él, luego que casi ninguna cosa le faltaba. Algunos le tachan de collegó la nueva deste desastre, en Brijelo donde se habia dicioso; pero excúsale en gran parte la grande falta do quedado, se dió la muerte con sus mismas manos en los tesoros públicos y los temporales tan revueltos, deedad que era á la sazon de treiuta y ocho años. Pare- más de grandes edificios que levantó en Roma , entro cióle que con esto se excusaba que no fuese adelante los demás el templo de la Paz y el Anfiteatro, dos obras aquella guerra cruel y perjudicial para ambas las par- de las mas soberbias del mundo. Fué el primero de los tes y para todo el imperio. Con el aviso desta victoria, emperadores romanos que señaló salarios cada un año á Vitellio desde la Gallia, en que se entretenia, pasó los retóricos latinos y griegos para que enseñasen aquel montes y se metió por Italia ; llegó por sus jornadas á arte en Roma. Acabó su hijo de sujetar la provincia do la ciudad de Roma, en que hizo su entrada armado y Judea, entró por fuerza y asoló la santa ciudad de Jerurodeado de soldados no de otra manera que si triunfara salem, triunfó en Roma juntamente con su padre. La de su patria. Esto y ser el progreso de su gobierno se- pompa y aparato sué muy grande ; llevaban delante, enmejante á estos principios le hizo muy odioso. Habia tre otras cosas, el candelero de oro y los demás vasos y pasado su edad en torpezas, y con el poder continuaba ornamentos muy ricos y muy preciosos del templo de la libertad de los vicios y mayores maldades; por esta Jerusalem. Grande fué el número de los judíos cautivos; causa comenzó á ser tenido en poco, y, las legiones del parte dellos, enviados á España, hicieron su asiento en

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

la ciudad de Mérida. Así lo testifican sus libros; si fué de la presencia del principe se partiese descontento. así 6 de otra manera, no lo determinamos en este lu- Acordóse cierta noche que ninguna merced habia hecho gar. Lo que consta es que les vedó morar de allí ade- aquel dia; dijo á los suyos: Amigos, perdido hemos este lapte ni reedificar la ciudad de Jerusalem; demás desto, dia; y es así, que los principes han de ser como Dios, que al principio de sa imperio, con intento de granjear que ni se cansa de que le pidan, ni sin pedille de hacer á España y sosegarla, que estaba inclinada y aun de- á todos bien. Con estas virtudes granjeó tanto las voclarada por Vitellio, otorgó á todos los españoles que luntades, que comunmente le llamaban regalo y degozasen de los privilegios de Latio ó Italia para que leile del género humano. Cortóle la muerle los pasos fuesen tratados como si hobieran nacido en aquellas muy fuera de sazon, ca no pasaba de 42 años. Tuvo el partes. Por este tiempo Licinio Larcio era pretor de la imperio solos dos años, dos meses y veinte dias. FalleEspaña citerior. Deste se refiere que fué tan aficionado ció á 13 del mes de setiembre, año de Cristo de 82. No -á las letras, y en particular por esta misma razon ha- se averigua que haya por este tiempo sucedido en España cia tanto caso de Plinio, que al tanto vino á la sazon cosa alguna notable; parece estaba sosegada, y con la con cargo de cuestor á España , que deseaba comprar paz reparaba y recompensaba los daños del tiempo pasaalgunos de sus libros, como su Historia natural y otros do. Tenia tres gobernadores, como se dijo arriba; el de algunos por gran suma de dinero. Deste Licinio se en- Ja Bética, el de la Lusitania y el de la España Tarracotiende que edificó la puente de Segovia, obra de mara- nense; todos se llamaban pretores, que ya se habia torvillosa traza y altura, tanto, que el vulgo piensa que fué nado á usar este nombre. En la Bética se contaban ocho edificio del demonio; otros atribuyen esta puente al em- colonias romanas y otros tantos municipios, que eran perador Trajano, pero ni los unos ni los otros alegan menos privilegiados que las colonias, á la manera que razon concluyente. Lo mas cierto es que un pueblo de entre nosotros las villas respecto de las ciudades. Las Galicia, que hoy se llama Betanzos y antiguamente Fla- audiencias para los pleitos eran cuatro: la de Cádiz, la vio Brigancio, y otro que se llama el Padron, y antes se de Sevilla, la de Ecija y la de Córdoba. La Lusitania llamó Iria Flavia, demás desto el municipio llamado tenia cinco colonias y un municipio, que era Lisboa, llaFlavio Axatinano, hoy Lora, con otros pueblos de se- mada por otro nombre Felicitas Julia; tres audiencias: mejantes apellidos, fueron fundados por personas del la de Mérida, la de Badajoz, la de Santaren, que entonlinaje de Vespasiano, que todos se llamaban Flavios, ces se llarnaba Scalabis. La España citerior ó Tarrapor lo menos en gracia deste emperador ó de alguno conense tenia catorce colonias, y aun algunos señalan de sus hijos tomaron los apellidos sobredichos que an- mas, trece municipios, siete audiencias, es á saber: la liguamente tuvieron. Pocos años ha que en los montes de Cartagena , la de Tarragona, la de Zaragoza, la de de Vizcaya se halló una piedra con esta letra : Clunia , que es Coruña , la de Astorga, la de Lugo, la

de Braga. Acostumbraban asimismo los pretores, aca

bado el tiempo de su gobierno entre tanto que aguarque quiere decir: «Aquí yace el cuerpo de Bilela, sierva daban el sucesor, á llamarse legados ó tenientes, y no de Jesucristo.» Y porque tiene notada la era 103, algu- propretores como se usaba antiguamente. Echose de nos entienden que falleció por este tiempo, y aun quie- ver y campeó mas la bondad del emperador Tito con el ren ponerla en el número de los santos sin bastante sucesor que tuvo y sus desórdenes, que fue su hermafundamento, antes en perjuicio de la autoridad de la no Domiciano, persona desordenada y que degeneró Iglesia, que no permite se forjen libremente nuevos mucho de sus antepasados, y fué mas semejable á los nombres de santos, ni es razon que así se haga. Yo Nerones que á los Flavios. Sus vicios y torpezas fuetengo por mas probable que aquella piedra no es tan ron de todas suertes; su locura tan grande, que, lo antigua, antes que le falta el número milenario, como que ninguno de sus predecesores hiciera, mandó que a se acostumbra á callarle, y que solo señalaron los de- su mujer diesen nombre de Augusta, y á él mismo de más años; y es cierto que en tiempo de Vespasiano señor y de dios. Publicó un edicto, por el cual desterró no estaba introducida la costumbre de contar los años de Roma y de toda Italia a todos los filósofos, como lo por eras; fuera de que la llaneza de aquel letrero no da dice Suetonio. Yo por filósofos entiendo los que abramuestra de tanta antigüedad ni tiene la elegancia y zaban la filosofia cristiana, por señalarse en costumprimor que entonces se usaba, como se pudiera mos- bres y bondad, a la manera que los filósofos se aventatrar por una epistola de Vespasiano, que pocos años hajaban en esto á los demás del pueblo; por lo menos es se halló en Cañete, pueblo que antiguamente se llamó cosa averiguada que Domiciano persiguió á los cristiaSabora, cuyas palabras cortadas en una plancha de co- nos de muchas maneras. A san Juan Evangelista envió bre no me pareció poner aquí, ni en latin, porque no las desterrado á la isla de Patmos; dió la muerte á Marco entenderiantodos, ni en romance, porque perderian'mu- Acilio Glabrion cuatro años despues que fuera cónsul; cho de su gracia. En nuestra Historia latina la hallará asimismo quiló la vida por la misma causa á Flavio quien gustase destas antiguallas. Llegó el emperador Clemente, persona otrosi consular, y á su mujer Flavia Vespasiano á edad de setenta años; falleció en Roma de Domicila envió desterrada a la isla de Ponza , sin ressu enfermedad á 24 dias del mes de junio, año de nues- peto del deudo que tenia con entrambos. Deste destiertra salvacion de 80. Fué dichoso, así bien en la muerte ro fué adelante esta señora traida á Terracina, y por que en la vida, por dejar en su lugar un tal emperador mandado del emperador Trajano dentro de su aposento como fué Tito, su hijo, ca en todas las virtudes se igualó la quemaron con todas las criadas que le hacian coma su padre, y se le aventajó mucho en la afabilidad y pañía. Esta carnicería que hacia Domiciano de crisblandura de condicion y en la liberalidad de que sien- tianos, se entiende le aceleró la muerte, que pronospre usaba, tanto, que decia no era razou que ningung ticaron muchos rayos que cayeron por espacio de ocho

[ocr errors]

BIC IACET CORPUS BILELAE SERVAE IESU CHRISTI.

[ocr errors]
[ocr errors]

les daba y per

[ocr errors]

meses continuos. Su codicia al tanto le hizo muy odio- en tiempo del papa Eugenio III, y por su mandado 80, porque luego se apoderó de las riquezas de los már- yendo al concilio que se celebraba en Rems de Francia, tires. Algunos para ganalle la voluntad acusaron al de camino en Paris tuvo noticia de aquel cuerpo santo, mayordomo de Domicila, por nombre Estefano, de tener y acabado el concilio la dió en España; que de todo encubierta y usurpada la hacienda de su señora. Fue punto estaba puesta en olvido cosa tan grande. Esta avisado del peligro, acudió al remedio con ponerse á fué la primera ocasion de traer aquella santa reliquia á olro mayor, y fué que se conjuró con ciertas personas Toledo. Lo demás de aquel sagrado cuerpo, á instande dar la muerte al que se la tramaba , como lo puso cia del rey de España don Filipe el Segundo, dió su por obra dentro de su mismo palacio á 18 de setiem- cuñado Cárlos IX, rey de Francia, para que asimismo bre, año de nuestra salvacion de 97. Era á la sazon Do- se trajese á la dicha ciudad, donde entró con grande miciano de cuarenta y cinco años; tuvo el imperio aparato y majestad el año de 1565; y en la iglesia Mequince años y cinco meses. Su muerte dió mucha pena tropolitana fué puesto en propia capilla debajo del altar á los soldados, porque, para asegurarse,

mayor. No falta quien sospeche que un cierto Filipo, nilia cuanto querian ; á todos los demás sué tan agra- enviado por san Clemente por obispo en España , ó un dable, que entre los denuestos que le decia el pueblo, Marcelo, que san Dionisio en Francia le dió por comlos sepultureros le llevaron á sepultar en unas andas co- pañero, como se ve en la Vida de San Clemente, esmunes sin pompa ni honras algunas. En el Senado que crita por Micael Sincello, fué el que nosotros llamase juntó luego, sabida su muerte, muchos fueron los mos Eugenio, y que este nombre de Eugenio, que es baldones que se dijeron contra él; y porque no quedase lo mismo que bien nacido, le dieron por la nobleza de memoria de cosa tan mala y otros escarmentasen de su linaje, y el otro, cualquiera que fuese de los dos, era seguir sus pisadas, mandaron que en toda la ciudad bor. su nombre propio que recibió de sus padres. Muévense rasen y derribasen las arinas y insiguias de Domiciano, á sospechar esto por no hallarse mencion de san Eugeejemplo que imitaron las demás provincias, como se nio en algun autor grave y antiguo, y asimismo porque da á entender por una letra que está en la puente del no hay alguna otra memoria de los sobredichos Filipo rio Tamaga , cerca de Chaves, pueblo de Galicia , que y Marcelo. Pero estas conjeturas ni son bastantes del antiguamente se llamó Aquae Flaviae , donde los nom- todo, ni del todo se deben menospreciar; podrá cada bres de Vespasiano y de Tito están enteros, y el de Domi- cual sentir como le agradare. Cosa mas cicrta es que ciano picado. Parece por aquella letra que aquella puen- en tiempo deste Emperador florecieron en Roma tres te se hizo en tiempo destos tres emperadores. Por lo poetas españoles muy conocidos por sus versos agudos que toca á España, Domiciano publicó un edicto muy y elegantes ; el primero fué Marco Valerio Marcial, veextraordinario; mandó que en ella no se plantasen al- cino de Bilbili, pueblo situado cerca de donde hoy está gunas viñas de nuevo. Debia pretender que no se de- Calatayud; el segundo Cayo Canio, natural de Cádiz; jase por esta causa la labor de los campos y la semen- el postrero Deciano, nacido en Mérida la Grande. tera; decreto por ventura digno que en nuestro tiempo se renovase.. Por estos mismos tiempos Eugenio, pri

CAPITULO V. mer arzobispo de Toledo, derramó su sangre por la fe de Jesucristo; su martirio pasó desta manera. San Dio

De los emperadores Nerva , Trajano y Adriano. nisio Areopagita desde la Gallia, donde predicaba el Por muerte de Domiciano el Senado nombró por emEvangelio, envió á san Eugenio, como se tiene por perador á Cayo Nerva, viejo de grande autoridad, pero cierto, para que hiciese lo mismo en España. Obede- ocasionado á que por el mismo caso le menospreciasen. ció el santo discípulo á su maestro, echó la primera Conoció este peligro, y en parte le experimento. Acorsemilla del Evangelio por aquella provincia muy ancha, dó para asegurarse de adoptar por hijo y nombrar por y particularmente en la ciudad de Toledo hizo mayor compañero suyo y sucesor á M. Ulpio Trajano, hombre diligencia y fruto. Despues , ya que quedaba la obra principal y muy esclarecido en guerra y en paz; era bien encaminada, con intento de visitar á su maestro, español, natural de Itálica, ciudad puesta inuy cerca de que estaba muy adentro de Francia, partió para ella. Sevilla. Dió asimismo por ningunos los decretos y edicPrendiéronle ya que llegaba al fin de su viaje; y conocido tos de Domiciano, con que muchos volvieron del despor los soldados del prefecto Sisinio, gran perseguidor tierro, y en particular san Juan Evangelista, de la isla de cristianos en aquellas partes, le quitaron la vida. Su de Patmos á su iglesia de Efeso. Algunas otras cosas sagrado cuerpo echaron en un lago llamado Marcasio, de se ordenaron á propósito de concertar la república y donde con el tiempo, ya que la Francia era cristiana, reparar los daños pasados. Imperó Nerva solos diez y Hercoldo, hombre principal, por divina revelacion le hizo seis meses, y por su muerte Marco Ulpio Trajano, su sacar y.llevar á Diolo, que era una aldea por allí cerca, y hijo adoptivo, se encargó del imperio por el mes de feen ella edificaron un templo de su nombre para mas brero del año de nuestra salvacion de 99. Igualaron sus honrarle. Desde allí, con ocasion de cierto milagro, fue muchas virtudes á la esperanza que dél se tenia. Ayudó trasladado y puesto en el famoso templo de San Dioni- á su buen natural la excelencia del maestro , que fué el sio, que está á dos leguas pequeñas de Paris. Pasaron gran filósofo Plutarco, cuya anda una epistola escrita al adelante muchos años, hasta que en tiempo del rey mismo Trajano al principio de su imperio, no menos elede Castilla don Alonso el Emperador, y por su interce- gante que grave en sentencias. La suma es avisarle cómo sion y la mucha instancia que sobre ello hizo, Ludovi- se debia gobernar; que si enderezase sus acciones conco VII, rey de Francia, su yerno, le dió un brazo de forme á la regla de virtud y enfrenase sus antojos, fásan Eugenio para que se trajese á Toledo. Fué gran cilmente gobernaria á sus súbditos sin reprehension; parte para todo don Ramon, arzobispo de Toledo, ca que el desórden de los principes no solo acarrea daño

[ocr errors]
[ocr errors]
« AnteriorContinuar »