Imágenes de páginas
PDF
EPUB

zando para entonces la resolucion definitiva. D. Juan salió del territorio cuya mayor parte se puso á merced de D. Fernando, y fue á verse con el de Francia, mientras las tropas de este que marehaban en ausilio de aquel reino habian llegado á Bearne y apoderádose mas tarde de Salvatierra. En Pamplona se juró á D. Fernando como rey, y todos los pueblos se fueron allanando mientras que los ingleses cuyo objeto era acometer la Guyena viendo

que

Don Fernando no les acudia so pretesto de que la Navarra no estaba segura, dieron la vuelta á su tierra. La lucha sin embargo no se habia terminado porque

las

tropas francesas tenian su campo en Salvatierra esperando que D. Juan volviese de Francia con nuevas fuerzas, y el valle de Roncal se alzaba contra los castellanos. En efecto D. Juan penetró en Navarra : de modo que el duque de Alba ya por no tener la gente necesaria á fin de resistir a los enemigos, ya con el recelo de que estos se echasen sobre Pamplona corrio á defenderla ausiliado por un cuerpo de seis mil hombres que llegó por entonces de Casti

. Ha. Los franceses no obstante fueron hiácia aquella ciudad, atacaron bravamente, mas la resistencia de los sitiados y las tropas que fueron en su socorro obligaron a los enemigos á levantar el campo el último dia de noviembre y á volverse á Francia. Entonces las fortalezas que se habian sostenido se entregaron á D. Fernando, de modo que por el rey de Navarra no quedaba ya cosa alguna.

Los Franceses sin embargo lejos de desistir de su intento juutaban nuevas fuerzas con ánimo de entrar otra vez en Navarra ; mas la tregua concertada entre Francia y España en 1.o de abril de 1513 puso fin á la lucha, y el de Navarra no pudo ya contar con ausilios de la otra parte de los Pirineos. La muerte de Luis y el advenimiento de Francisco I hicieron sospechar que la Francia tratase nuevamente de hacer la guerra al Católico por Navarra; mas Don Fernando resuelto á rechazar poderosamente cualquiera tentativa, en 1515 incorporó aquel reino á la corona de Castilla.

Hé aqui puesto finalmente en efecto aquel vasto plan de unidad de todas las provincias de España. Estaba reservado al rey Católin to eo completar lan grande obra para la cual se trabajó durante la!!-

tos siglos. Navarra fue el reino que por mas tiempo se mantuvo emancipado; mas los planes de la providencia no pueden los hombres trastornarlos y quedaron cumplidos en '1515 con la incorpo racion de aquel territorio por cuyo dominio se habian sustentado tantas lides. Ya no hablaremos pues

' de reinos ni de provincias: España es una; y aunque conserva leyes y costumbres diversas no tiene mas que una religion y un rey. Basta : toda España forma una sola monarquía.

Decíamos antes de referir la conquista de Navarra que los asuntos de Italia presentaban muy mal aspecto cuando el primer dia de enero de 1515 murió el rey de Francia dejando aquel trono á Francisco I monarca grande y que por muchos conceptos ocupa un lugar distinguido en la historia de Francia y aun en la de Europa. Apenas habia empuñado el cetro cuando volvió los ojos hácia la Lombardía con ánimo de ir en persona á rematar aquella empresa en que tan varia se habia mostrado la fortuna. Defendian el ducado de Milan quince mil suizos, y ademas los Franceses debian contar por enemigos á algunas tropas italianas y al ejército

y español. Si no desconfiando unos de otros se unieran todos para

paso
á los

agresores, podian estos verse forzados á retroceder á su patria; mas desavenidos los de la liga y en parte discordes acerca de lo que debia hacerse, cada uno se colocó en don

, de le plugo, y los suizos saliendo de Milan llegaron a las manos con los franceses á cuya cabeza se hallaba Francisco I. Los dias 13 y 14 de setiembre y buena parte de la noche inmediata duró la pelea que sostuvieron los suizos con una bravura á toda prueba ; mas el refuerzo recibido por el enemigo decidió a su favor la suerte de la batalla. Milan se rindió, entregóse luego el castillo en donde se había refugiado el duque, y este fue preso y

conducido á Francia. Todas las ciudades se sometieron al vencedor, concertose con él el pontífice, y el virey dió la vuelta á Nápoles, cuyos habitantes amagaban alterar la quietud del reino. Todos estos sucesos no trajeron la

que al contrario ofrecian un porvenir harto azaroso. A fin de disponerse para las guerras cuyo sostenimiento pudiera ser necesario, el rey Católico

paz, sino

atajar a

se concerto con la Inglaterra aliándose estrechamente; y cuaudo mas dispuesto parecia para sustentar el honor de las armas españolas agravoșele la enfermedad que de muchos años le molestaba, y en el monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe del lugar de Madrigalejo, aldea de Trujillo, falleció entre una y dos de la noche del 29 de enero de 15.16, hallándose en la edad de sesenta y cuatro años. Algun tiempo antes habia otorgado testamento en que nombraba gobernador del reino al infante D. Fernando, mas en el que hizo en el dia anterior á su muerte nombró su heredera y sucesora en todos los reinos á su hija D." Juaua la Loca, y gobernador general á su nieto D. Cárlos; y mientras este estaba ausente encargó el regimiento de Aragon á su hijo natural D. Alfonso arzobispo de Zaragoza, y el de Castilla al cardenal Ximenez de Cisneros. El cadáver de D. Fernando fue llevado á Granada y puesto en la misina sepultura que el de su esposa D.a Isabel, segun ambos

, lo habian prevenido; y mas tarde fueron colocados en un sepulcro de mármol cuando se acabó la capilla real mandada construir por los mismos.

FIN DEL TOMO SEGUNDO.

DE LAS MATERIAS CONTENIDAS EN ESTE TOMO.

TOMO SEGUNDO.

Paginus.

[merged small][ocr errors][merged small]
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

23 26 41 42 id 50

.

.

.

[blocks in formation]
[ocr errors]
[merged small][ocr errors]
[blocks in formation]
[ocr errors]
[blocks in formation]

D. Sancho IV, el Bravo.
Minoridad de D. Fernando IV, el Emplazado.
D. Fernando IV, el Emplazado.
Reseña general.
Continua el reinado de D. Fernando IV.
Sucesos particulares de la corona de Aragon.
Caida de la orden del Temple.
Espedicion de los Catalanes y Aragoneses á Levante.
Continua el reinado de D. Fernando IV. .
Menoría de D. Alfonso XI.
Alfonso XI, apellidado el Justiciero ó el Vengador.
D. Pedro el Cruel.
D. Eorique II, el Dadivoso.
D. Juan I.
Menoría de D. Enrique III, apellidado el Doliente.
D. Enrique III, el Doliente.
Menoría de D. Juan II.
Parlamento de Caspe.
Continua la menoría de D. Juan II.
D. Juan II.
D. Enrique IV el Impotente.
Guerras de Navarra y Cataluña.
D.a Isabel y D. Fernando.
Ojeada á los moros.
Los Judíos.
Continua el reinado de Fernando

ý

de Isabel.

[ocr errors]
[blocks in formation]
[merged small][ocr errors][merged small][merged small]

174 199 215 231 234 257 266 314 331 350 385

[merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

401 408

Descubrimiento del Nuevo Mundo.
Continua el reinado de los reyes Católicos. .
Ojeada general..
D. Felipe I, apellidado el Hermoso y D.a Juta la Loca.
Regencia de D. Fernando el Católico.

410 416 437 457 460

[ocr errors]

FIN DEL indice.

Nota. Al fin del tomo 3.o darémos el señalamiento del lugar en que deben colocarse las láminas de los tres que componen la obra.

« AnteriorContinuar »