Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors]
[ocr errors]

SUBLEVACIÓN

DE

TUPAC-AMARÜ.

El día 4 de Noviembre de 1780, el cacique de Tungasuca, José Gabriel Tupac-Amaru, apresó en su cacicazgo al corregidor D. Antonio Arriaga, llamándole con pretesto de haber motín en aquel pueblo: hecha esta prision, practicó lo mismo con los comensales y criados, y entre ellos su teniente Cisneros.

El dia 10 ahorcó al corregidor, mandando cercar la plaza con muchos indios, y mas de 200 españoles que habian sido llamados bajo la firma del mismo corregidor, porque ya tenia las cartas escritas para todos los pueblos, las que le hizo firmar durante su prision. El pregonero decia ser de orden de S. M, para mas autorizar el hecho. Igualmente publicó que se quitaban repartimientos, aduanas y mitas de Potosí, para alentar á sos aliados.

El dia 19 bajó á Quiqnijana a practicar lo mismo con el corregidor de Quirpicanchi, Cabrera, quien escapó por aquel entonces de la muerte por aviso que le dieron. Saqueó toda su casa, de donde se llevó 23,000 pesos: los efectos que tenia almacenados para hacer su repartimiento los distribuyó todos á los indios y á la gente que llevaba consigo. Pasó al obrage de Parupugio que saqueó, derribando aun las paredes á barreta. En el obrage de Pumacanchi, que esta

^ ba muy aperado de todos efectos, practicó lo mismo, reservándolo

.^ para carcel de sus prisioneros.

Luego que prendió al corregidor de Tinta, se posesionó de toy^ dos sus bienes, surtiéndose de bastante cantidad de pesos; porque fue*>b ra del caudal del corregidor, estaba junto el tercio de tributos de Sa n Juan, que eran 18,000 pesos, ó 22,000, segun otros.

[ocr errors]

t

Desde el dia 10 daba dos reales de sueldo á los indios, y á los españoles, cuatro: se ignora el número de unos y otros, porque son varias las opiniones. Con la noticia de este hecho, se aprontaron en el Cuzco los soldados, bajo el mando de Escajadillo y Landa, y salieron á la expedicion el miércoles 15, agregándose á estos los de las provincias de Paucartambo y Quispicancha, y entre todos componian el número de 604 hombres, que llegaron á Sangarará: el viernes 17 se acamparon en la plaza, y el sábado, á las 5 de la mañana, viendose cercados de tanta copia de indios, resolvieron meterse en la iglesia, en compañia del cura, ayudante y 30 y tantas mugeres, las mas indias ó casi todas. Inmediatamente escribió Tupac-Amaru una carta, en que les convidaba con la paz: respondieron los españoles que no la querian. Segunda vez escribió carta al cura, para que se saliese de la iglesia con su compañero, consumiendo á Nuestro Amo. Viendo que no habia respuesta, mandó decir Tupac-Amaru saliesen de la iglesia todos los criollos y mugeres. Con esta propuesta quisieron practicar la salida muchos de los criollos, y la embarazaron con espada en mano, haciendo muchas muertes, y violando el templo del Señor: de tal modo, que el cura se vio obligado á enviar recado á Tupac-Amaru para que contuviese aquel desorden. Poco despues, la pólvora que tenian dentro de la iglesia se prendió, y no se sabe si con ayuda de algun cañon voló un pedazo de la techumbre, y desplomó un pedazo de pared.

Descubierta esta, dispararon un cañon á la parte donde estaba Tupac-Amaru, inmediata al lienzo caido, y murieron siete indios del tiro. Pelearon valerosamente los europeos, y particularmente Escajadillo y Lauda: el primero, saliendo de la iglesia con puñal y pistola con igual destreza, hasta que le faltaron las fuerzas por los muchos garrotazos que caian sobre él: y el segundo murió, atravesado por la barriga de una lanza, en la porfía de quererla sacar con violencia el que se la habia pasado, y él en resistir este impulso.

De los 604, solo quedaron 28 heridos, todos criollos; á los que hizo curar Tupac-Amaru, dandoles libertad para que se fuesen: los restantes 576 murieron, entre ellos 20 y tantos europeos: de los conocidos apenas se dá razon. De los indios murieron 15, y quedaron heridos 30 y tantos.

Esta relacion de la tragedia de Sangarará á la letra la dio el mismo Tupac-Amaru en Azangaro á D. Miguel Andrade, ayudante en aquel pueblo, negando ser exacto haber mandado quemar aquella iglesia, porque se habia figurado el pasage de otra suerte. La verdad quédese en su punto; pero si lo que refiere Tupac-Atnaru es cierto, el castigo fué del cielo, por el execrable delito que cometieron los españoles, de profanar la casa de Dios.

Desde el dia 10 empezó á escribir cartas á diferentes caciques, mandándoles prendiesen á sus corregidores, tenientes y demas dependientes, y dando ordenes para que se embargasen sus bienes. Estas cartas iban acompañadadas de los edictos que habian de publicar dichos caciques en sus respectivas provincias, promulgando que se acabarian los pechos de repartimientos, aduanas y mitas de Potosí con el exterminio de los corregidores.

El cacique de Azangaro, Chuquiguanca, y el de Umachiri, Pucacagua, manifestaron estas órdenes á sus corregidores,y en fuerza de ello alistaron sus tropas, exortando al mismo fin á las comarcanas provincias para que se pusiesen en movimiento. La de Azangaro ya estaba en Ayavirí esperando las demas confederadas: la de Carabayá tambien esperaba á las demas en Santa Rosa : las de Puno y Chucuito habian tomado la marcha hasta cerca de Pucará, con un trozo de la de Lampa; donde las hicieron volver los corregidores y demas oficiales, dando á un mismo tiempo orden se retirase la tropa de Azangaro al mismo Lampa. Se ignora el motivo de esta orden, tan intempestiva y ruinosa, porque franqueó el campo al enemigo, para que sin contradiccion saqueara muchos pueblos del Collado, arruinando el capital de las haciendas convecinas, destrozando en unas mas que en otras: porque como el indio es insaciable en comer á costa agena, muchos dias para un almuerzo no eran suficientes 4,000 borregos: los mas no tenian mas sueldo que el pillage, á usanza de los tartaros. No hay número fijo de los indios: unos dias sou mas y otros menos de 6,000 para adelante.

El dia que entraron en Ayaviri, pretendieron que no bajaban de 20,000 , porque sin mas aliciente que el libertinage para robar, venian de los pueblos mas remotos. El dia de Santa Bárbara asomó la tropa de Tupac-Amaru á Macari por los altos, donde quemó la carcel: diligencia que ha practicado en toda la carrera.

El 5 repartió su tropa en tres trozos: la de la derecha fué á destrozar los bienes y estancias del cacique Pucacagna en Umachiri y sus comarcas: la izquierda se encaminó á Queque en busca del mayordomo para ahorcarlo: aunque no lo egecutó por conmiseracion, sin embargo de haberlo encontrado; pues fué este el que prendió al so

« AnteriorContinuar »